El 'tiki-taka' del balonmano español para luchar por un nuevo oro europeo
  1. Deportes
Tercera final seguida

El 'tiki-taka' del balonmano español para luchar por un nuevo oro europeo

Los de Jordi Ribera desplegaron una amplia variedad de recursos para derrotar a Eslovenia, selección de infausto recuerdo. Croacia espera en la final. La Selección intentará revalidar su corona continental

Foto: Los jugadores españoles celebran el pase a la final del Euroepo. (Reuters)
Los jugadores españoles celebran el pase a la final del Euroepo. (Reuters)

La selección española de balonmano derrotó este viernes por 34-32 a la de Eslovenia y disputará este domingo en Estocolmo la final del Europeo contra Croacia (16:30h). Los de Jordi Ribera intentarán revalidad el título, toda vez que ya se proclamaron campeones en 2018. No era Eslovenia un rival fácil, ya en anteriores ocasiones España había caído derrotada contra los balcánicos, jugadores que llevan años empapándose de los conocimientos de técnicos españoles en diferentes ligas. Tanto es así que, de hecho, Eslovenia practica un juego muy parecido al del combinado nacional. Sin grandes nombres, su balonmano es muy respetable. Sin embargo, esta vez no les bastó. El producto original superó a la copia y España luchará por otro oro en la tercera final consecutiva a nivel continental, la sexta de la historia. Casi nada.

Además, los chicos de Ribera podrían asegurarse la clasificación directa a los Juegos de Tokio si vencen este domingo. Premio doble. Solo hay una plaza disponible, el fin de esta generación. Colgarse el oro supondría esquivar un preolímpico con rivales complicadísimos. Los máximos goleadores de España estuvieron definitivamente este viernes en la pista tras superar Álex Dujshevaev un golpe en la rodilla y Ángel Fernandez, un resfriado. Se notó. Fondo de armario y empuje moral para un partido que significaba mucho. La Selección superó el atasco inicial, cinco minutos en blanco que generaron ciertas dudas, y empezó a carburar gracias a tipos como Enterríos, Solé y Guardiola, que firmaron las mejores jugadas del primer tiempo y nos pusieron por arriba a los diez minutos. Contras rápidas, buena intimidación defensiva y varias recuperaciones para ir soltando piernas y ganando en confianza. En ese sentido, España preparó un duelo a fuego lento, estudiando a su rival y evitando caer en precipitaciones innecesarias al inicio para meter el turbo poco despúes. Solo dos pérdidas en la primera manga para el 20-15 al descanso.

España y Eslovenia se enfrentaron en un duelo apasionante en semis del Europeo. (EFE)
España y Eslovenia se enfrentaron en un duelo apasionante en semis del Europeo. (EFE)

Ojo a las desconexiones

España controlaba el encuentro con facilidad, a su gusto. Las rotaciones daban los respiros necesarios por si hacía falta utilizar piernas frescas al final. Mientras, Eslovenia acumulaba fatiga. Coordinación y solidaridad. Los chicos de Ribera desprendían tranquilidad, ideas claras. Ljubomi Vranjes, el técnico rival, intentaba tensionar la defensa española con algún cambio táctico, pero los 'Hispanos' seguían robando balones sin cesar, castigando cualquier error. España tuvo un ligero bajón en el segundo tiempo que hizo que los eslovenos se acercaran a un tanto. No obstante, la Selección se mantuvo lo suficientemente compacta como para no permitir fisuras de calado.

Cabe tener especial cuidado con estas desconexiones en el futuro, contra Croacia ya nos costó un empate en la fase de grupos y, precisamente, ellos volverán a ser los rivales en la gran final. Álex Dujshebaev marcó el gol de la calma cuando el tiempo tocaba a su fin, con Eslovenia jugándose el todo por el todo en busca de las tablas. Había tensión y ciertos nervios, pero el combinado nacional salió airoso después de un trabajo sensacional en todos los sentidos, especialmente en la circulación de la pelota. 98% de efectividad en los pases, más de 750 en el cómputo total. Lección de 'tiki-taka' que, normalmente, llegó a concretarse con envíos al fondo de la portería eslovena. La variedad de recursos llevó a España a una nueva final que le podría clasificar para Tokio, ciudad donde se puede soñar con cosas más grandes. ¿Por qué no?

Real Federación Española de Balonmano (RFEBM) Jordi Ribera Alex Dujshebaev Eslovenia
El redactor recomienda