exigen la dimisión del presidente Cabello

El gran motín en el bádminton español (que Carolina Marín lleva años esperando)

Todos los trabajadores de la FESBA, dos vicepresidentes y la mayoría de presidentes de las territoriales exigen a David Cabello su dimisión. Carolina ya lo pidió una vez y lo volverá a hacer

Foto: Carolina Marín celebra un punto en el Masters de Indonesia. (EFE)
Carolina Marín celebra un punto en el Masters de Indonesia. (EFE)

"Después de una profunda reflexión, quería informaros de que no me presentaré a la reelección como presidente en las próximas elecciones de la FESBA. Además, la intención es solicitar el adelanto electoral, para que así el nuevo presidente y su equipo puedan abordar, con el mayor tiempo posible, todos los importantes acontecimientos y retos que el bádminton español tiene por delante. Os informaré con mayor detalle en la próxima reunión de JD, que os adelanto que convocaremos durante el Internacional de España sub 17 de Benalmádena, y de la que recibiréis información en breve".

Así, con un escueto comunicado que envió con nocturnidad y también alevosía a su Junta Directiva, la Comisión Delegada y los presidentes de las territoriales, intentó despachar David Cabello lo que debería haber sido su dimisión fulminante como presidente de la Federación Española de Bádminton (FESBA). De hecho, esto es lo que les aseguró a sus vicepresidentes que haría tras las graves irregularidades que desvelamos en El Confidencial y, lo más importante, que el Consejo Superior de Deportes (CSD) tiene en su poder, tal y como le comunicaron personalmente la semana pasada en una reunión a la que fue citado en la sede del CSD.

[Así es la cara oscura del bádminton español]

Sin embargo, Cabello no termina de abandonar el cargo y la paciencia se ha agotado en la sede de Ferraz. El Internacional de España sub-17 de Benalmádena al que hace referencia se disputa del 7 al 9 de febrero. Demasiado lejos lo fía el jienense para seguir como presidente, pues todos los trabajadores de la FESBA, empezando por su recientemente dimitido director general, le exigen que dimita. Lo mismo que dos de sus tres vicepresidentes, la navarra Marta Puente y el andaluz Carlos Longo, y la inmensa mayoría de los presidentes de las territoriales, pues los que no se han postulado en su contra, tampoco lo han hecho a su favor...

Mientras Cabello se resiste a dimitir, se siguen conociendo irregularidades cometidas en la FESBA bajo su mandato. Aquí adelantamos algunas de las encontradas en la inspección que se está realizando de las cuentas del 2017 y en breve se conocerán las del 2018, que a buen seguro serán más cuantiosas. Irregularidades que está por ver si se quedan en el ámbito administrativo o trascienden al penal, algo que en el caso del todavía presidente del bádminton español sería muy delicado, pues cabe recordar que David Cabello ya fue condenado a seis meses de cárcel por plagio junto a su mujer, Esther Puga.

Lógicamente, aquella gravísima condena de la que finalmente se libró Andreu Camps, actualmente secretario general de la Federación Española de Fútbol (RFEF), le trajo problemas con la Universidad de Granada, donde apenas le ven. Normal, pues, según las liquidaciones presentadas, pasa fuera de la ciudad nazarí más de 300 días al año.

En una reunión mantenida en la sede de la FESBA el pasado sábado 11 de enero, el director general reconoció las graves irregularidades cometidas al amparo de su presidente y, junto a los vicepresidentes allí presentes, manifestó que era el momento de pedirle a Cabello su dimisión. El encargado de comunicárselo fue el propio director general —cuya dimisión, por cierto, el presidente ha tardado cinco días en comunicar a la Junta Directiva—, aunque después se lo ratificaron el vicepresidente del área deportiva y presidente de la federación andaluza, Carlos Longo, quien está decidido a limpiar y regenerar la FESBA junto al presidente de la vasca, Andoni Azurmendi, y el de la valenciana, Ferrán Feliu.

David Cabello, presidente de la Federación Española de Bádminton. (EFE)
David Cabello, presidente de la Federación Española de Bádminton. (EFE)

Carolina Marín, que ha vivido lo acontecido los últimos días desde Indonesia, ya conoce la marcha del director general y confiaba en que a esta le siguiera la del presidente, algo que la campeona española ya pidió públicamente en junio de 2015. Desde entonces, en El Confidencial se ha denunciado la irregular gestión de David Cabello, pero sorprendentemente ningún medio se ha hecho eco. Desgraciadamente, esta es la tendencia de muchos colegas, informar o, mejor dicho, distraer con banalidades y mirar para otro lado en cuestiones que conllevan un compromiso con la información y con aquellos a quienes se informa. La política deportiva es aburrida, pero imprescindible, de ahí que haya que vigilarla y, en caso de encontrar irregularidades, denunciarlas. ¿Sensacionalismo? No, se llama Periodismo...

El año 2018, que es el que ahora está investigando el CSD, presenta irregularidades similares a las de 2017 y pronto se conocerán detalles de ellas, aunque podemos adelantar que la cifra casi duplica lo aprobado: 41.132,03 euros, para ser exactos. Además, el liquidado presidente de la FESBA no cambió su manera de actuar en 2019, cuyas cuentas no están siendo investigadas por el momento, pero pueden deparar una sorpresa aún mayor. Prueba de ello es el préstamo que tuvo que pedir al CSD en lugar de trabajar por optimizar los apoyos de sus patrocinadores, quienes lógicamente están muy molestos con esta situación. Sirva de ejemplo el caso de Toyota, que también patrocina a Carolina Marín, por no hablar de lo que sucede con el BWF World Tour de Barcelona...

Año tras año engañando a la Asamblea

El CSD ya le avisó hace unos años de que no podía cobrar con esta formula irregular, pero Cabello hizo caso omiso y engañó a la Asamblea General año tras año. Primero, con el convenio entre la Fundación Universidad de Granada y la FESBA que el CSD le cortó. Y luego, a partir de 2017, cobrando gran cantidad de dinero en kilometrajes, dietas de alimentación y retribuciones por día, muchas de ellas ficticias, para llegar a los importes que ante el CSD no estaban informados como retribución del presidente.

Las liquidaciones ficticias tendrá que devolverlas íntegramente. Ya no por mandato del CSD, lo cual podría derivar en algo más complejo, sino por el propio mandato interno de las personas que tomen el control de la FESBA después de tantas dimisiones que han habido y a buen seguro seguirán habiendo. Tales prácticas no son de extrañar, pues el comité de auditoria y control interno de la FESBA está formado por miembros de esta propia federación, quienes de este modo se auditan a ellos mismos, algo que el CSD también ha indicado que debe cambiar de forma urgente.

Carolina Marín, junto a Ratchanok Intanon, tras la final de Indonesia. (EFE)
Carolina Marín, junto a Ratchanok Intanon, tras la final de Indonesia. (EFE)

La situación es ya insostenible y solo la inmediata dimisión de Cabello podría paliarla. Carolina Marín regresa la semana próxima de otra exitosa gira asiática —este domingo fue subcampeona en Indonesia— y su equipo técnico, con Fernando Rivas al frente, no quiere distracciones, aunque no duden de que la campeona olímpica y tricampeona mundial se sumará a este motín que ella misma inició cuando pidió la dimisión de un personaje al que no soporta. El bádminton español tiene grandes retos deportivos este 2020, además del Mundial de 2021 en Huelva, y su liquidado presidente los está poniendo gravemente en riesgo por resistirse a dimitir.

La regeneración de la FESBA solo puede empezar sin un David Cabello que miente hasta cuando pasa información para intentar maquillar su inminente salida. ¿Qué es eso de que cuando él llegó a la FESBA en España había 2.000 licencias federadas de bádminton y ahora hay 30.000? Pues no, había 5.000 y 15 años después hay 8.000, contando las de las territoriales y a pesar del fenómeno Carolina. Y eso que no hablamos de las andanzas de Cabello por Latinoamérica, la presunta adulteración de la Liga Nacional de Clubes y de otras aventuras que si algo reflejan es su poca talla moral. Tiempo habrá de desvelarlas, al menos mientras siga siendo el presidente de una federación y de un deporte que le quiere fuera. De la FESBA y del bádminton.

Deportes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios