perdió ante países bajos en la final (29-30)

España pierde de manera cruel la final del Mundial femenino de balonmano

España tuvo el lanzamiento para ganar, pero falló y en la siguiente jugada se quedó con un jugadora menos y le pitaron un 7 metros en contra que Holanda marcó para ganar

Foto: La Selección española posa con la medalla de plata del Mundial de balonmano. (Foto: RFEBM)
La Selección española posa con la medalla de plata del Mundial de balonmano. (Foto: RFEBM)
Autor
Tags
Tiempo de lectura4 min

España perdió en el último segundo la final del Mundial de balonmano (29-30) tras una decisión arbitral que le dio a los Países Bajos la opcion de cerrar el partido con un lanzamiento desde los 7 metros. La remontada en la segunda parte dejó a la Selección con el lanzamiento para ganar el oro, pero se le escapó la victoria en un final cruel y para muchos injusto. La derrota deja muy mal sabor de boca e impide también la clasificación directa para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Hay pocas maneras más crueles de perder una final. Tras empatar a 29, España defendió muy bien el último ataque neerlandés y provocó un pasivo. Tras un tiempo muerto, Shandy Barbosa tuvo el lanzamiento de la victoria, pero falló. Ainhoa Hernández bloqueó el saque de la portera neerlandesa, acción que las árbitras castigaron con una expulsión y lanzamiento desde de los 7 metros. Eso dio la opción a los Países Bajos, con solo seis segundos para el final, de anotar el gol de la victoria.

España pasó de rozar la gloria a quedarse con una plata que parece mucho menos de que lo es, el mayor éxito de la selección femenina. Este es el mejor resultado en un Mundial de la selección femenina, que hasta ahora tenía un bronce como tope. En su palmarés también lucen un bronce olímpico (2012) y dos platas europeas (2008 y 2014). Los dos únicos títulos mundiales del balonmano español siguen siendo los conseguidos por la selección masculina en 2005 y 2013.

Remontada en la segunda parte

La selección consiguió igualar un partido que tenía muy complicado en la segunda parte. Tras un gran inicio en el que se colocó 6-2, España estuvo once minutos sin marcar, pero el botín de goles de los primeros minutos le permitió seguir por delante. La defensa y la portería neerlandesas fueron mejorando y Países Bajos se fue al descanso con ventaja (13-16). La ventaja fue aumentando y España llegó a ir cinco abajo a 20 minutos del final (17-22).

Le costó, pero poco a poco fue acercándose. Los robos en defensa propiciaron contragolpes que aprovechó para ir recortando la diferencia. En ataque estático, el juego con los extremos fue la salvación. España tuvo opción de empatar a poco más de dos minutos para el final, pero Tess Wester paró el lanzamiento al contragolpe de Shandy Barbosa, la máxima goeladora de la Selección en la final con 7 goles.

Parecía que se había escapado la opción, pero un robo permitió a Marta López empatar en otro contragolpe. Países Bajos volvió a perder el balón tras un pasivo en el siguiente ataque, lo que le dio la opción a España de marcar un gol que, como mínimo, habría asegurado la prórroga. No lo consiguió y lo que vino después fue un final que pasará la historia del balonmano español, no solo por el resultado, sino por cómo se produjo.

La decisión que decantó la final

Ainhoa Hernández se colocó delante de Wester e impidió su saque. El balón salió rebotado hacia Shandy Barbosa. La pareja arbitral paró el partido y expulsó a la jugadora española y lanzamiento desde los 7 metros. La norma dice que un jugador puede estar fuera del área, pero no puede tocar el balón hasta que no ha cruzado la línea.

Hernández saltó desde fuera con los brazos extendidos, pero luego los movió hacia adelante. ¿Tocó el balón antes de que saliera del área? La pareja arbitral, que no revisó la jugada porque en este torneo no había vídeoarbitraje, parece que interpretó que sí. El reglamento también dice que en los 30 últimos segundos del partido, si el balón no está en juego (situación que se produce cuando lo coge la portera, como sucedió en esa acción), se castiga con la expulsión y los 7 metros que un rival impida o retrase el saque para evitar un lanzamiento o una ocasión clara de gol.

Esa decisión decantó la final de un Mundial. La neerlandesa Lois Abbingh superó a Darly Zoqbi y dejó a España sin su primera medalla de oro y sin la clasificación para los Juegos Olímpicos. Fue un final cruel para la primera final de la selección femenina española de balonmano.

Deportes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios