Es noticia
Menú
Muere la campeona paralímpica Marieke Vervoort al recibir la eutanasia
  1. Deportes
TENÍA LOS PAPELES FIRMADOS DESDE 2008

Muere la campeona paralímpica Marieke Vervoort al recibir la eutanasia

Ganó cuatro medallas olímpicas entre Londres 2012 y Río 2016 y ya había avisado de sus intenciones para cuando su dolor fuera insufrible

Foto: Marieke Vervoort, tras ganar su última medalla en los Juegos de Río 2016 (Reuters/Jason Cairnduff)
Marieke Vervoort, tras ganar su última medalla en los Juegos de Río 2016 (Reuters/Jason Cairnduff)

Marieke Vervoort abrió los informativos durante los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro. Era el año 2016 y la atleta belga había conquistado su cuarta medalla en unos Juegos: las dos primeras, un oro y una plata en Londres 2012; las dos últimas, una plata y un bronce, en Río 2016. Pero la noticia no fueron sus medallas: Marieke anunció que había decidido acabar con su vida.

La decisión no la tomó entonces, sino que los papeles los había firmado en el año 2008 en previsión de un empeoramiento de su estado. Pero sí lo hizo público cuando supo que había concluido su última participación en unos Juegos Paralímpicos. Anunciaba que estaría preparada para cuando su condición física empeorara tanto que no la permitiera vivir. Y ese momento llegó este martes 22 de octubre.

Foto: Imagen de archivo de una protesta contra la eutanasia. (Reuters)

Marieke Vervoort recibió la eutanasia en Bélgica, uno de los pocos países en los que es legal. Tenía 40 años y llevaba enferma desde los 14, sufriendo un proceso degenerativo que la obligó a vivir en una silla de ruedas. Por si fuera poco, también padecía episodios epilépticos: uno de ellos le sobrevino mientras cocinaba pasta en 2014, provocando que se vertiera agua hirviendo sobre sus piernas y tuviera que ser ingresada durante 4 meses en un hospital.

Una vida ejemplar

Pese a sufrir su enfermedad desde la adolescencia, Marieke Vervoort demostró ser una mujer especial. Apostó por el deporte y practicó atletismo, natación y baloncesto, lo que le ayudó a vivir una vida plena y satisfactoria. Pero su cuerpo se iba degenerando por dentro y avisó de que pondría punto y final a su vida cuando ese proceso le provocara un dolor insufrible.

placeholder Marieke Vervoort gano cuatro medallas paralímpicas, dos en Londres y dos en Río (Reuters/Jason Cairnduff)
Marieke Vervoort gano cuatro medallas paralímpicas, dos en Londres y dos en Río (Reuters/Jason Cairnduff)

En una entrevista concedida a The Telegraph en 2017, Marieke explicaba que "no quiero sufrir más. Es muy difícil para mí ahora. Me deprimo más y más. Nunca tuve estos sentimientos antes. Lloro mucho. Todos me ven alegre, ganando medallas, siendo fuerte, pero no ven el otro lado. Por eso, cada paralímpico es, para mí, un campeón".

Los problemas de Vervoort le impedían conciliar el sueño normalmente, por lo que había noches en las que apenas podía dormir unos minutos: "No puedo dormir por la noche. Mi psicóloga lo sabe. Quiero que ella esté conmigo cuando muera. Ella trabaja en el hospital pero incluso me dice: ‘Es mucho lo que estás pasando. Nunca he visto nada como esto'".

La gente llorará, pero quiero que también den gracias por la vida que tuve, por el hecho de que estoy feliz ahora que estoy en paz

Marieke Vervoort se hizo con una Labrador llamado Zenn que la ayudó en su día a día, ladrando cuando iba a tener un episodio epiléptico y ayudándola con la compra cuando salía a la calle. Incluso la ayudaba a ponerse y quitarse los calcetines o a recoger todo lo que se caía al suelo: “No me puedo imaginar la vida sin ella”.

La campeona paralímpica tenía claro que su vida llegaría a su fin, pero lo afrontó con todo el valor del mundo: "La gente llorará, pero quiero que también den gracias por la vida que tuve, por el hecho de que estoy feliz ahora que estoy en paz". Marieke Vervoort fue un ejemplo para deportistas y para toda la sociedad.

Marieke Vervoort abrió los informativos durante los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro. Era el año 2016 y la atleta belga había conquistado su cuarta medalla en unos Juegos: las dos primeras, un oro y una plata en Londres 2012; las dos últimas, una plata y un bronce, en Río 2016. Pero la noticia no fueron sus medallas: Marieke anunció que había decidido acabar con su vida.

Eutanasia
El redactor recomienda