LA PRIMERA VEZ EN MÁS DE 100 AÑOS DE HISTORIA

Lo nunca visto en la NFL: una pareja se casa en el descanso de un partido de su equipo

Los 70.000 espectadores que asistieron al partido entre los Buffalo Bills y los New England Patriots fueron testigos de excepción de una boda

Foto: Mackenzie Park y Jordan Binggeli, tras convertirse en marido y mujer (Foto: Twitter/Buffalo Bills)
Mackenzie Park y Jordan Binggeli, tras convertirse en marido y mujer (Foto: Twitter/Buffalo Bills)
Autor
Tiempo de lectura2 min

Vestidos de boda, con su altar, más de 70.000 testigos y en el centro de un campo de fútbol americano: así fue la boda más mediática de este pasado fin de semana, un enlace que tuvo lugar en el estadio de los Buffalo Bills y que unió en matrimonio a dos aficionados locos por este equipo de la NFL.

Mackenzie Park y Jordan Binggeli querían que el día más importante de su vida fuera recordado no solo por ellos, sino por todos los aficionados al fútbol americano. Y por eso decidieron casarse en mitad de un partido cuando su equipo jugara en casa. El día elegido fue el domingo 29 de septiembre y el partido, el que enfrentó a los Buffalo Bills con los New England Patriots.

Para que no faltara de nada, Mackenzie y Jordan contaron con un reverendo de lujo para su ceremonia, el exjugador de los Bills Kyle Williams. Y, además, la presencia de sus familiares y amigos a pie del improvisado altar, para que se sintieran únicos y especiales. No había un sitio mejor en el que estos dos forofos del fútbol americano pudieran casarse.

Una locura logística

Para que todo saliera bien, los trabajadores de los Bills tuvieron que luchar contra el reloj. El descanso de los partidos de la NFL dura, por norma, 12 minutos, pero se fueron a los 14. Entre medias tuvieron que colocar el altar, las flores e, incluso, el sistema de sonido para que todo el mundo pudiera seguir el enlace.

Shaena Kershner, vicepresidenta de marketing de los Buffalo Bills, asegura al Washington Post que planearon "una boda con la asistencia de 70.000 personas, por lo que la logística de que todo saliera en el momento perfecto ha sido realmente difícil. Además, queríamos brindar una experiencia de boda completa, por lo que tuvieron peluquería y maquillaje en el propio estadio y hubo tarta y un primer baile después del partido".

Los novios intercambiaron sus anillos, se dijeron sus votos y recibieron el que, sin duda, es el regalo soñado por todo fan de la NFL: Kim Pegula, propietaria de la franquicia, acompañó a la pareja sobre el césped y les regaló dos entradas para la próxima Super Bowl. Ahora solo falta que su equipo, los Bills, se clasifiquen para hacer aún más felices a Mackenzie y Jordan.

La dueña de los Buffalo Bills regaló a los novios dos entradas para la próxima Super Bowl

Lo único malo del día más importante de su vida es que su equipo perdió su primer partido de la temporada: los Bills cayeron ante los Patriots por 10-16, pero siguen conservando uno de los primeros puestos de la Conferencia Americana. Por primera vez en más de cien años de historia, la NFL albergó una boda en mitad de un partido: Mackenzie y Jordan ya son marido y mujer.

Deportes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios