segunda en el mundial de Gwangju

La sorprendente primera derrota en el 400 de Katie Ledecky, el prodigio de la natación

La autraliana Ariarne Titmus superó a la estadounidense, que hasta este sábado había ganado cuatro oros en la distancia entre campeonatos del mundo y Juegos Olímpicos

Foto: Katie Ledecky se hundió en los últimos 50 metros y acabó segunda en los 400 libre. (Reuters)
Katie Ledecky se hundió en los últimos 50 metros y acabó segunda en los 400 libre. (Reuters)

Ariarne Titmus, una nadadora australiana de 18 años, se ganó este sábado un lugar en los libros de historia no solo de la natación, sino del deporte. Y no por ganar el oro en los 400 libre de los Campeonatos del Mundo de Natación que se están celebrando en Gwangju (Corea del Sur), sino por ganar a Katie Ledecky, el prodigio de la natación, ganadora de cinco medallas en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, cuatro de ellas de oro.

Desde su irrupción en 2012, cuando ganó el oro en el 800 de los Juegos Olímpicos de Londres con apenas 15 años, Ledecky había ganado casi todo. En su palmarés lucían hasta este sábado 15 medallas individuales entre campeonatos del mundo y Juegos Olímpicos. Solo una no era de oro: la plata en los 200 libres del Campeonato del Mundo de Budapest celebrado hace dos años. La italiana Federica Pellegrini le superó en 45 centésimas y Ledecky terminó empatada en la segunda posición con la australiana Emma McKeon.

En el 400, Ledecky no había perdido. Fue campeona del mundo en 2013, 2015 y 2017 y campeona olímpica en 2016 (en 2012 no participó en esa prueba). También se ha colgado en oro en los campeonatos pan-pacíficos de 2014 y 2018. En Gwangju perseguía su cuarto título mundial en la distancia, su 15ª medalla de oro en una cita mundialista, pero lo evitó Ariarne Titmus.

"Mis piernas estabas muertas"

Sucedió además de una manera sorprendente. Ledecky lideraba la prueba en el último giro, pero se hundió en los últimos 50 metros como nunca había hecho. Comenzó el último largo con 62 centésimas de ventaja sobre Titimus y terminó a 1,21 segundos de la australiana. La norteamericana fue la más lenta de las ocho finalistas en ese 'sprint' final. "Llegué al último giro y sentí como si me tensara", explicó Ledecky. "Mis piernas estaban muertas".

"Mi preparación física ha sido muy buena para este campeonato, esperaba ser mucho más rápida", dijo Ledecky. "Sabía que iba a ser una carrera dura, estaba nerviosa". Ledecky ya había batido a Titmus en el 400. Lo hizo el año pasado en el Campeonato Pan-Pacífico de Tokio. Ledecky ganó con 1,16 segundos de ventaja sobre la australiana. Fue la menor ventaja en todas sus victorias en grandes campeonatos, lo que da una idea de la superioridad de la norteamericana, una de las mejores nadadoras de todos los tiempos.

El podio del 400 libre del Campeonato del Mundo de Gwangju (Corea del Sur). (Reuters)
El podio del 400 libre del Campeonato del Mundo de Gwangju (Corea del Sur). (Reuters)

"Es la más grande de todos los tiempos", dijo Titmus tras colgarse el oro. "Me siento muy normal, ha sido solo una carrera. No había presión. Solo quería luchar tan fuerte como pudiera. En los últimos 50 metros lo di todo", explicó la nueva campeona del mundo de 400.

"Obviamente esto duele un poco, no es algo familiar y es diferente. Necesito recuperarme", dijo Ledecky, a quien le quedan aún cuatro pruebas, empezando por el 1.500 en el que se estrenará este lunes. Después nadará el 200, el 800 y el 4x200 libre.

Deportes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios