"TODOS ESTAMOS TOCADOS DEL CUELLO"

La crítica de Jesús Calleja (y su 'adiós') al Dakar: "Para mí, Sudamérica se ha acabado"

Jesús Calleja no pudo terminar el Dakar tras un accidente. El leonés seguirá pilotando, pero se muestra muy crítico con esta edición y asegura que no volverá con el formato actual

Foto: Jesús Calleja, saludando durante esta edición del Dakar. (@JesusCallejaTV)
Jesús Calleja, saludando durante esta edición del Dakar. (@JesusCallejaTV)

Jesús Calleja no pudo lograr su objetivo de terminar por primera vez un Dakar. El leonés sufrió un accidente en las dunas y ha tenido que volver anticipadamente a España, aunque también aguijoneado en su intención de volver a intentarlo. Pero en otro Dakar diferente. Recién aterrizado en España, atendía a El Confidencial para contar su aventura. Sin olvidar posibles planes con Fernando Alonso. Pero esta última es otra historia.

“Sí, mi afición por el motor está intacta, pero creo que este año haré otro programa de entrenamientos con más horas de coche y correr algunas pruebas más. Y luego, todos estamos esperando qué va a hacer la organización”, explica Calleja aún en caliente. “Si repiten el formato de este año yo no voy, porque premiaríamos lo que ha hecho este año la organización. Para mí, el Dakar se tiene que reinventar, o va a sucumbir”. Veamos por qué un aventurero de amplio recorrido se replantea volver a la prueba más dura del mundo.

"Podía estar entre los 20 primeros"

Calleja apostó para su tercera participación por un Toyota ‘pata negra’ frente a esa “secadora de pelo” del año pasado. ¿Cómo se ha sentido entonces con un ‘pepino’ importante? “Lo primero, el equipo fantástico, y el coche increíble. Y, sobre todo, que te estás midiendo con los mejores de esta disciplina. Nos sabe fatal, porque sabíamos que íbamos bien, y de repente se fue todo a la mierda porque tuvimos una avería bastante gorda”. El carácter siempre jovial y positivo de Calleja no oculta del todo cierta frustración. “Sinceramente, pensaba acabar este Dakar, porque tenía un coche fiable y una estructura muy buena. No ha podido ser. Ya no hay un coche malo entre los primeros, hay muy buenos equipos y pilotos rapidísimos. Pues con un coche con el que apenas entrené el pasado año, que he tenido que aprender a manejar sobre la marcha —había botones que no conocía—, lograr dos veces la vigésimo segunda posición me ha gustado tanto —iba vigésimo quinto cuando abandoné—, porque me he visto con los buenos… Estoy contento en este aspecto, aunque me llevo el jarro de agua fría de no estar en la carrera, porque quería acabar y creo que podía estar en el grupo de los 20 primeros, no tenía ninguna duda por mi progresión dentro del coche”.

¿Y cómo fue el accidente que destrozó su Toyota? “Las dunas [en Perú] eran tremendamente difíciles y estaban llenas de trampas. De Villier me repitió que eran las más difíciles del mundo, especialmente las de Tacna. Normalmente, ves una duna y sabes si va a ser corta y redonda. En ocasiones hay unas cubetas que también puedes intuir. Pero en estas dunas no, porque no siguen el patrón convencional de la formación de una duna. Hay agujeros por todos sitios que parecen campos de minas. Son cubetas muy cóncavas, y si coges la duna con el angulo recto, caes de morro en ella. Aquí la suerte está en qué nivel de destrozo te hace la caída. Todos hemos caído en menor o menor medida en estas trampas”. Pero en su caso no tuvo suerte.

"Todos tenemos el cuello tocado"

El propio Calleja no quiere ocultar su responsabilidad. “Esto no exime mi problema de conducción, pero todo ha ayudado a condicionar tu velocidad, tu ritmo, tu manera de plantear la etapa”, apunta en relación al día de su accidente. ¿A qué se refiere? El leonés comparte otras críticas de veteranos protagonistas de la prueba. "El ‘road book’ ha sido bastante desastre. Llegamos todos al vivac y lo comentábamos. Muchos avisos de peligro 2 y 3 brillaban por su ausencia. Tú lo que haces es dar gas y te comes ese peligro. Nos hemos comido muchos peligros de 2 y 3. Y si el Dakar ya tiene una dureza extraordinaria, esto hace que se convierta en un peligro real para nosotros. En todas las etapas, hablaras con quien hablaras, llegábamos con el cuello tocado. Nunca había ocurrido. Óscar [Fuertes], Cristina [Gutierrez], yo, todos… Esto no había ocurrido nunca. Te comías cosas brutales, pero brutales: zanjas, cubetas... El coche lo aguantaba, pero incluso en mi caso el coche quedó destrozado”.

La caída de Argentina y Bolivia a mitad de año condicionó la organización de esta edición en todos los sentidos. “Una cosa que han hecho terriblemente mal, y es mi mayor crítica, es que, por ejemplo, el día que tuve el golpe hicimos 500 kilómetros de enlace, luego se retrasó la salida hasta las 12 de la mañana... ¿Cómo puedes hacer la etapa reina en las dunas, en el Dakar, en un país donde a la seis se va el sol? Ya te está generando una presión enorme, porque físicamente no te da con ese horario. Imagínate a quien salía en el puesto número 100, toda la carrera de noche. Si a los puestos de arriba ya nos cogía la noche… Los únicos que veían eran los 10 primeros. Y pasar las dunas de noche es muy difícil. O las pasas muy despacio, o te quedas a dormir en ellas. Y esto de los horarios lo han hecho muchas veces. Ya vas mediatizado con la agonía, la ansiedad de la noche, intentas correr más para que no te pille, un 'road book' incompleto... El listón que dejó Marc Coma el pasado año y con este hay mucha diferencia".

"El Dakar en Sudamérica ha terminado"

Pero hay más. “La organización ha hecho otra cosa tan rara como mezclar coches con la categoría 'side by side' con los camiones. Salía el 50 o el 45, aunque al día anterior hubiera sido vigésimo segundo. Y más allá del polvo infernal de los adelantamientos, pasas por donde los camiones han destrozado las dunas antes. Luego, no habrá un piloto al que le preguntes que le guste el 'fesh fesh' (polvo del desierto) ¿Para qué metes entonces dos etapas así? Peterhansel me dijo que nunca había visto nada igual. Era tan brutal que tenías que pararte. Y luego hay pilotos muy agresivos, como los de los Kamaz, que no paran. Yo estaba una vez parado porque no veía nada de nada y por un metro no me aplastó uno de esos camiones. Porque no tocó el día”.

Entonces, con esta experiencia: ¿adiós o no al Dakar? Según Calleja, ha terminado un ciclo en la historia de esta prueba. “Para mí, el Dakar se tiene que reinventar, o va a sucumbir. Ha sido un Dakar donde han tenido que ahorrar tanto por los motivos que todos sabemos, y que lo hemos pagado los pilotos con malas decisiones y un trabajo no bien hecho que termina por hacerte daño. Yo me hecho daño, mi copiloto también, y fuerzas las máquinas a unos niveles...”. Pocos minutos después de esta conversación, se conocía el accidente de Stephane Perterhansel que ha terminado con su copiloto camino del hospital. “Un Dakar muy difícil no me importa, pero dame tiempo para hacerlo. Para mí, desde mi punto de vista, el Dakar en Sudamérica ha terminado. Ya lo hemos visto todo. Los desiertos bonitos y los paisajes espectaculares están en Africa. No sé por qué no se vuelve. Yo hice el Africa Race y, de largo, es la carrera más bonita que he hecho en mi vida. Me pareció fascinante”.

¿Con Alonso en los 'raids'?

Pero Calleja asegura que “no va a dejar las carreras”. ¿Por qué no montarse un ‘pack’ de 'raids' este año con su amigo Fernando Alonso?, le preguntamos bromeando. Lo que también trae a colación el futuro del asturiano en el Dakar. “Todo se hablará”, responde entre risas. “Fernando es un tipo muy duro, pero creo que todavía no se hace a la idea de la dureza extrema que es un Dakar. Pero es un tío muy duro y con un don especial para cualquier coche que coja hacerlo volar”. ¿Correrá entonces el Dakar o no? “Ninguno sabemos lo que piensa ahora la cabeza de Fernando. Soy amigo personal y ni siquiera hablamos de esto. Ni siquiera le pregunto, le conozco muy bien y no te lo va a decir, ni a un amigo ni a nadie. Es evidente que va a hacer la prueba del Toyota, ya te lo digo, y cuando lo haga decidirá si le gusta o no. Él solo tomará la decisión si cree que lo puede ganar o no. No va a correr para quedar entre los cinco primeros. Ya te he dado algunas claves”, termina entre risas.

Termina la vida del piloto, y comienza de nuevo la del aventurero. Calleja está deshaciendo las maletas dakarianas para llenar las televisivas. “Ahora vuelvo a mi vida diaria. Vengo de un viaje, y a la semana siguiente hago otro y ahora hago clic, me reseteo, y el Dakar ya está desactivado. Tengo ya la cabeza puesta en el siguiente viaje. Pero tengo que pensar en qué quiero correr, y luego hablar con mis patrocinadores y tomar mi decisión. Además de esperar a ver qué Dakar nos anuncian para el próximo año". Termina la entrevista. "Ya nos contarás...". No, que quiere añadir algo más: “Quiero mandar mucho ánimo a los españoles, y en especial a Cristina [Gutierrez], tiene un gran futuro en el mundo de los 'raids', conseguirá lo que se proponga…”.

Deportes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios