ESTÁ EN EL PUESTO NÚMERO 31 DE LA GENERAL

La "terrible" jornada que pasó Jesús Calleja y cómo se tragó una duna

Jesús Calleja ha relatado pasado el mediodía de este jueves cómo transcurrió la tercera etapa del Dakar, una de las más duras e imponentes de la presente edición

Foto: Jesús Calleja en esta edición del Dakar.
Jesús Calleja en esta edición del Dakar.

“Sabíamos que iba a ser una etapa muy técnica y muy dura, nos habían avisado. Y ha sido una escabechina tanto por arriba, por el medio y por abajo. Muchas retiradas, coches rotos… terrible. Haber pasado esta etapa para mí es un hito dentro de la carrera que me quita un dolor de cabeza. He recuperado posiciones… de la cuarenta y pico a la número 31”. Jesús Calleja narraba a la prensa en tono pausado y tranquilo sus conclusiones al término de la jornada de este miércoles en el Dakar, la que ha servido para eliminar a favoritos como Carlos Sainz de la general. El aventurero español no va a luchar por la victoria, sino por concluir el raid más duro del mundo, aunque con el “sofisticado Terminator” -como lo definió en una charla con El Confidencial- que tiene entre manos, quién sabe si puede acabar en un top 20.

La que acaba de superar Calleja es una de las etapas claves de este Dakar, edición que el director Étienne Lavigne define como una de las “más duras”. Como muestra, en sus redes sociales ha dejado una imagen en la que se ve cómo se tragó una duna que le ha dejado “un buen dolor de cervicales”. Un impacto frontal del que se acordará el resto del Dakar cada vez que las vibraciones o los golpes que se dé repercutan en su espalda.

Esto sólo acaba de comenzar. El golpe de este miércoles no fue el único inconveniente ya que el día anterior cometió un error por pensar en lo que no debía: "Estábamos bajando una duna impresionante rumbo al mar. El paisaje era tan bonito que perdí la concentración, así que nos quedamos varados y tuvimos que 'palear' hora y media para sacar el coche".

Jesús Calleja, de 53 años, tiene entre sus manos un Toyota Hilux, acompañado por Overdrive, una de las estructuras punteras del Dakar. Este hecho, en la entrevista de hace un mes con El Confidencial, le añadía más presión aunque sigue siendo menor que la de sus rivales: “Ahora con un coche bueno como este se espera que lo hagas bien, tienes otra presión, pero tienes que quitártela de encima, porque mi objetivo es acabar. Nada más. No puedo competir con quien está todo el año compitiendo. Yo, el resto del año hago 23 viajes por el mundo escalando y buceando, y al rally le dedico poco tiempo en comparación a gente que dedica la vida. No me planteo siquiera emularlos. Quiero acabar, y si con el coche que tengo acabo entre los 30 o 40 primeros, pues fíjate…”.

Este jueves en el Dakar es una etapa maratón, lo que significa que según llegue el vehículo al final del día debe salir a la mañana siguiente, con las únicas reparaciones que sean capaces de hacer piloto y copiloto (no pasará por las manos del mecánico). Calleja también calificaba “este jueves y viernes dos días muy importantes” en los que, además, sufrirá “el fech fech, que son superficies formadas por una especie de costra bajo la cual hay arena muy suave y con mucha profundidad”. El leonés ponía énfasis en que en circunstancias normales, con su puesto número 31 podría disfrutar de una buena posición para salir, “pero este año la organización ha mezclado coches y camiones, así que en lugar de partir en la posición 31 vamos a salir más allá del puesto setenta, con lo cual la pista estará destrozada por los camiones”. Desafío Calleja. ¿Cuál será su mensaje al final del día?

Deportes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios