en el mundial de taiwán

El sueño de una medalla en taekwondo a la basura por un error que nadie admite

La pareja formada por Eirim Vaamonde y Aitor Priego se enteró solo unas horas antes de un cambio de norma que les dejaba sin opciones de medalla. Nadie se hace responsable en la federación

Foto: Eirim y Aitor durante uno de sus ejercicios. (Foto: Sandra Gardini/Yidam)
Eirim y Aitor durante uno de sus ejercicios. (Foto: Sandra Gardini/Yidam)
Autor
Tiempo de lectura4 min

Eirim Vaamonde y Aitor Priego son dos taekwondistas que llevaban mucho tiempo preparando su participación en el Campeonato del Mundo de Poomsae celebrado la semana pasada en China Taipéi. Muchas horas de entrenamiento y cientos de repeticiones para dominar un ejercicio con el que aspirar a una medalla. Sin embargo, cuando comenzaron su actuación sabían que no tenían nada que hacer. Que aunque lo bordaran quedarían de los últimos. La razón de eso es un cambio de norma del que no fueron informdos y del que nadie en la Real Federación Española de Taekwondo (RFET) se ha hecho responsable.

Imaginen estar dos años preparando una competición y enterarse solo unas horas antes del comienzo que el reglamento ha cambiado y ahora prohíbe una serie de elementos fundamentales en tu ejercicio, lo que te deja sin opciones de conseguir un buen resultado hagas lo que hagas. Eso es lo que les sucedió hace diez días a Eirim y Aitor.

Los taekwondistas Eirim Vaamonde y Aitor Priego en un ejercicio. (Foto: Yidam)
Los taekwondistas Eirim Vaamonde y Aitor Priego en un ejercicio. (Foto: Yidam)

El poomsae es una modalidad no olímpica del taekwondo que consiste en "un conjunto de movimientos, paradas, técnicas y defensas que debes hacer siempre de una manera", explica Eirim. Salvando las distancias, sería como la kata en el kárate. En el mundial de poomsae también hay competición de estilo libre. "Es más libre, tú creas tu coreografía durante un minuto y con música", continúa la taekwondista.

Ellos eran los representantes españoles en la competición de estilo libre por parejas para mayores de 17 años, en la que son campeones de España. Lo son gracias a un ejercicio que incluye varios apoyos, que es cuando un taekwondista se apoya en otro para impulsarse y subir más alto. "Hay muy pocos 'freestylers' que hagan tantos apoyos como nosotros", explica Aitor.

El problema es que los apoyos estaban prohibidos. Se enteraron doce horas antes del comienzo de los Campeonatos del Mundo, en la reunión de los equipos. Hasta ese momento, nadie en la selección española lo sabía. Cualquier apoyo sería castigado con una deducción de 0,3 puntos. El ejercicio de la pareja española tenía seis, por lo que iban a perder 1,8 puntos. Adiós a cualquier opción de lograr un buen resultado. "Era imposible aspirar a nada con la cantidad de penalizaciones que nos iban a poner", dicen los taekwondistas.

"Hubo una reunión allí de todas las federaciones, donde acudió la persona que mandaba sobre cada federación, e insistieron bastante en que estaban prohibidos los apoyos. Diferentes federaciones se enteraron allí, pero la mayoría ya lo sabían desde hace dos años, pero la española y la ucraniana no, por ejemplo", cuenta Aitor, que dice que la primera versión que recibieron por parte de la RFET es que la norma acababa de ser cambiada.

Eirim y Aitor decidieron seguir adelante con su ejercicio el sábado 17 de noviembre, día en que les tocaba participar. "Aunque quisiéramos, no podríamos modificarlo de modo que quedase de una manera correcta y sin sanciones y tuviese el mismo nivel que tenía", explica Aitor. Unas semanas de margen les habría permitido cambiarsu actuación, aunque eso hubiera supuesto renunciar a buena parte del trabajo que les había llevado meses. Pero no tuvieron ese tiempo: hubo concentraciones con el equipo nacional, contacto con los técnicos de la federación, y nadie les dijo que los apoyos estaban prohibidos. En la RFET se enteraron tan tarde como ellos.

"Si sumamos la penalización (1,8 puntos), nos habríamos puesto segundos. Hubiéramos pasado a la final de segundos. Luego había que hacer otro ejercicio", explica Aitor. "El seleccionador de Brasil quedó encantado con nuestra actuación, nos vino a pedir una foto, pero nos dijo: 'Me parece increíble que hayáis hecho esto, estando prohibido desde hace dos años'. Así fue cómo nos enteramos de los dos años".

Ellos podrían haber ganado la quinta medalla de España, que se llevó un botín de cuatro en el mundial. Un resultado tan bueno a nivel internacional les podría haber dado acceso a becas que ahora se han esfumado. La única disculpa que han recibido es la de Santiago Maroño, vicepresidente de la RFET que comandaba la expedición en Taiwán y que a la vuelta, en el Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, les dijo que sentía lo ocurrido. Nada más.

Aitor y Eirim llegaron a Vigo y se fueron directos al hospital. En la realización del ejercicio, Aitor se lesionó y, a falta de más pruebas, tiene dañados el menisco y el ligamento cruzado anterior. Eso fue el sábado 17 y hasta el 20 no le pudo ver un médico. Tuvo que ir por su cuenta a un centro médico. Igual que tuvo que pagar de su bolsillo (igual que su pareja y buena parte del equipo que compitió en el mundial) el viaje, el alojamiento y la manutención. Unos 2.000 euros por persona. Un precio muy alto que habría aliviado una medalla que nunca tuvieron opción de ganar.

Deportes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios