estados unidos presentó pruebas esta semana

'Hackers', espías y filtraciones: la guerra de Rusia contra las autoridades antidopaje

Estados Unidos acusó esta semana a siete espías rusos por 'hackear' varios organismos antidopaje y robar documentos que luego hizo públicos 'Fancy Bear', un falso grupo de activistas

Foto: La AMA fue uno de los organismos 'hackeados' por los supuestos espías rusos. (Reuters)
La AMA fue uno de los organismos 'hackeados' por los supuestos espías rusos. (Reuters)

El 18 de julio de 2016, el abogado canadiense Richard McLaren presentó un informe que recogía las conclusiones de una investigación independiente encargada por la Agencia Mundial Antidopaje (AMA). Las 103 páginas del Informe McLaren, como se conoció al documento, detallaban el funcionamiento de una maquinaria de dopaje de Estado en Rusia que alcanzó su cénit en los Juegos Olímpicos de Sochi 2014 y de la que durante años se beneficiaron más de 1.000 deportistas. Ese mismo día, multitud de direcciones IP fueron usadas para escanear la red de la AMA en busca de puntos de acceso.

Unos días después, el 24 de julio, el Comité Olímpico Internacional (COI) anunció su decisión de excluir a los deportistas rusos de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. Al día siguiente, la web de la AMA sufrió un ataque de denegación de servicio (DoS), que consiste en saturar el servidor con multitud de peticiones de acceso, lo que acaba por bloquear la página.

El cartel de 'se busca' con las caras de los siete supuestos espías rusos. (Departamento de Justicia de Estados Unidos)
El cartel de 'se busca' con las caras de los siete supuestos espías rusos. (Departamento de Justicia de Estados Unidos)

La inteligencia rusa

El origen de ambas acciones estaba en Rusia. En concreto en el Departamento Central de Inteligencia (GRU, por sus siglas en ruso), la agencia de inteligencia de las Fuerzas Armadas Rusas. Eso es lo que afirma el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, que este jueves acusó de manera formal a siete agentes del GRU por conspiración, entre otros delitos. Las autoridades detallan cómo 'hackearon' a varias organizaciones antidopaje, entre ellas la AMA y la USADA, agencia estadounidense; el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS); y la FIFA. "Fueron objetivo del GRU por su papel en la investigación o por su condena pública del programa de dopaje de Estado ruso y por su apoyo, o participación, en las sanciones a deportistas rusos", dice el documento de acusación.

Esos supuestos agentes lograron acceso a la intranet de esas instituciones de distinta forma. Empezaban investigando a trabajadores para conseguir información que pudieran utilizar más adelante para infiltrarse. Luego creaban falsas webs con nombres muy parecidos a las oficiales (wada.arna.org en vez de wada.ama.org, por ejemplo). Y por último enviaban correos electrónicos con links que redirigían a los trabajadores a esas webs falsas, donde les pedían identificarse con su usuario y contraseña. Al hacerlo les robaban sus credenciales. Es lo que se conoce como 'spear phising'.

Un ejemplo: uno de los siete acusados envió un correo el 4 de agosto a once trabajadores de la AMA haciéndose pasar por el jefe técnico de ese organismo. En el correo les pedía que clicaran en el link que les enviaba para autentificar sus credenciales. "Apróximadamente cuatro empleados de AMA clicaron y permitieron a los conspiradores robar sus credenciales, que luego usaron para acceder a cuentas de AMA", asegura el Departamento de Justicia.

Viajes a Río de Janeiro y Lausana

Ese no fue el único método utilizado. Los supuestos espías también realizaron viajes a Río de Janeiro (Brasil) y Lausana (Suiza) para 'hackear' a miembros del COI y de la agencia antidopaje canadiense. En agosto de 2016, durante los Juegos Olímpicos celebrados en la ciudad brasileña, dos de los agentes rusos 'hackearon' la red wifi de la cadena de hoteles en la que se hospedaban muchos cargos del COI, la AMA, el TAS y la USADA.

El 19 de agosto, cuando un cargo del COI accedió al sistema ADAMS, donde la AMA archiva toda la información relativa a la lucha antidopaje (agencias, deportistas, etc.), los agentes rusos le robaron sus credenciales, que utilizaron para descargarse mucha información, asegura el Departamento de Justicia. Semanas después realizaron una operación similar en Lausana, donde robaron los datos de un directivo de la agencia antidopaje canadiense. También penetraron en los portátiles de cuatro cargos de IAAF (Federación Internacional de Atletismo), incluido el del jefe del departamento antidopaje.

Fancy Bear, falsos activistas

Conseguir toda esa información era solo la primera parte del trabajo. La segunda era hacerla pública. Comenzó una campaña de desinformación para favorecer a los intereses rusos, aseguran las autoridades estadounidenses. El objetivo era sembrar dudas y dañar la credibilidad del sistema mundial antidopaje, que meses antes había golpeado a Rusia. Parte de los documentos robados fueron publicados entre septiembre de 2016 y enero de 2018 por Fancy Bear, un grupo de 'hackers' activistas rusos que en realidad era una tapadera. Desde el primer momento las sospechas se dirigieron al GRU.

Uno de los documentos robados y publicados por Fancy Bear.
Uno de los documentos robados y publicados por Fancy Bear.

En septiembre de 2016, Fancy Bear empezó a publicar en su web multitud de documentos, muchos de ellos de exenciones terapéuticas, mecanismo por el cual las autoridades antidopaje permiten que un deportista tome una sustancia prohibida por prescripción médica. La intención era hacer creer que muchos deportistas se dopaban con el visto bueno de los mismos organismos que habían castigado a Rusia. En total, hasta principios de 2018, fueron publicados documentos de casi 250 deportistas de unos 30 países. Entre ellos estaban los españoles Mireia Belmonte y Rafa Nadal.

"Muchos de los documentos de AMA publicados por los conspiradores no reflejaban con precisión su forma original", dice el Departamento de Justicia. Cientos de medios en todo el mundo, incluido El Confidencial, se hicieron eco lo publicado por Fancy Bear. El Departamento de Justicia asegura que entre septiembre de 2016 y enero de 2018, los espías contactaron con 116 periodistas a través de dos cuentas de Twitter del falso grupo de 'hackers' y con otros 70 por correo electrónico.

Dos años después del comienzo de esa operación de desinformación, la AMA, uno de los organismos 'hackeados', readmitió a la Agencia Antidopaje Rusa (RUSADA) hace dos semanas. Lo hizo sin que hubiera reconocido las conclusiones del Informe McLaren, una de las condiciones que le había puesto la propia AMA en su día. El deporte ruso va camino de ser rehabilitado al completo.

Deportes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios