Los 33.000 euros o el cambio de vida que sí deseaba el triatleta Dani Molina
  1. Deportes
NO PODRÁ IR A LOS JUEGOS DE TOKIO 2020

Los 33.000 euros o el cambio de vida que sí deseaba el triatleta Dani Molina

Dani Molina es campeón del mundo, Europa y España de paratriatlón, pero ha conocido estos días que no podrá participar en Tokio 2020 porque su categoría no ha sido incluida

placeholder Foto: Dani Molina, durante un entrenamiento (Foto: Danimolina.com).
Dani Molina, durante un entrenamiento (Foto: Danimolina.com).

Hace 21 años, Dani Molina se encontró repentinamente con un obligatorio cambio de vida cuando sufrió un accidente que le propició la amputación de la pierna por debajo de su rodilla derecha. Ese bofetón de la realidad no le hizo caer, más bien al contrario y animó a su mentalidad e instinto a que persiguiera el sueño que realmente deseaba: ser deportista profesional. Actualmente, Dani es triatleta y campeón de España, Europa y del Mundo (este sábado ha revalidado su título mundial). No tiene ningún oro olímpico porque su categoría, la PTS3, nunca ha sido seleccionada para unos juegos paralímpicos, tampoco los de Tokio 2020. Otra bofetada -de diferente filosofía- que le priva a priori de otro de sus sueños y de 33.000 euros de beca ADO anuales con los que hubiera mantenido a flote todos sus entrenamientos sin otro tipo de preocupaciones. No pasa nada, a Dani nadie le dijo que las cosas fueran sencillas.

La historia de Dani Molina (Madrid, 1974) es la de un atleta diferente. El deporte no sólo le ha proporcionado un medio de vida, sino que es el deporte el que le ha dado las propias ganas de vivir tras un suceso en el que más allá de los daños físicos (además de la mencionada amputación tiene problemas para mover correctamente la rodilla derecha y la cadera) estaba en juego el aspecto psicológico. Nadó, corrió y pedaleó venciendo miedos, obstáculos y otro tipo de problemas cotidianos que provocan que su estancia en la Tierra no sea tan sencilla como para cualquiera de sus vecinos.

Quizás alguien pueda ver un exceso que un atleta paralímpico pueda ser becado con 33.000 euros por mucho que sea campeón del mundo (si no lo fuera, la beca no sería tan cuantiosa), pero ¿qué diferencia hay entre este espejo y el de otros atletas que compiten en JJOO? ¿Cuánto vale ser un referente en el que se mira una sociedad? ¿Cómo se mide ser un modelo de superación? Los éxitos deportivos se pueden mirar en medallas y resultados, y también en la inspiración a centenares o miles de personas.

Tú eres referente, tú también

En España hay unas 60.000 personas con algún tipo de amputación, que habrán debido de abonar entre 3.000 euros y 30.000 (aprox.) por una prótesis. Si se piensa en referente dentro del deporte nacional viene a la mente Rafa Nadal, Carolina Marín, Fernando Alonso, Pau Gasol... Para otros, antes están Teresa Perales, Xavi Torres, Astrid Fina o el mencionado Dani Molina. Todos son espejos y sus logros elevan e impulsan a quienes en ellos se fijan. Un triunfo personal para la victoria colectiva. Por eso, cuanto más alto suene el altavoz que habla de sus éxitos, más personas quedarán incentivadas con dicho logro.

"En Tokio 2020 habrá cuatro categorías de las seis que tiene el triatlón. El pasado lunes ya supe que la mía no iba a estar entre ellas... Sabía que iba a estar difícil, pero uno nunca pierde la esperanza. No sé, van a ir 100 atletas masculinos y si hubieran incluido al resto de categorías hubiera supuesto 20 más, y todo se hace en el mismo día, a la misma hora y sobre el mismo recorrido...", comenta Molina a El Confidencial. ¿Dónde está la línea de quién debe representar a quién en unos Juegos Paralímpicos? "Dicen que estas categorías las han seleccionado en función de los deportistas por cada país, pero tampoco han sido contundentes para explicar un motivo concreto". Quizás, si Dani Molina 'sólo' tuviera la discapacidad de la amputación de su pierna derecha por debajo de la rodilla, sin problemas de movilidad en la mencionada rodilla y en la cadera, su categoría fuera otra y entonces sí estaría en el grupo para Tokio.

Foto: Laurent Vidal, triatleta fallecido este martes.

¿Y el espíritu de los Juegos?

Suena cruel quedarse fuera de unos Juegos por unas molestias de más o una discapacidad diferente y si la filosofía de esta competición es la capacidad de sacrificio y el espíritu de superación del ser humano, ¿quién puede poner una línea y decir este sí y este no?

Afortunadamente, en el caso de Dani Molina no habrá un cambio de planes en su día a día. Sus resultados le permiten sobrevivir con las empresas que confían en su historia y avalan la personalidad de quien nunca se ha rendido ante nada en los últimos 21 años. Tanto que no descarta presentarse a París 2024 con 50 años... "no es imposible, aunque es muy difícil".

Su última parada ha sido la Gold Coast de Australia, donde el 15 de septiembre se ha celebrado un Mundial cuya corona ha protegido. Desde allí ha mandado un nuevo mensaje cargado de fuerza, ánimo y vida, como el que envía cada día entrenando.

PD: Esta vez, Diego animó a Dani.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Triatlón Paratriatlón
El redactor recomienda