ya está en la final del campeonato de europa

Locura por Carolina Marín en Huelva: nunca tanta gente se juntó para ver bádminton

Carolina Marín está a una victoria de ganar por cuarta vez el Campeonato de Europa de bádminton, que este año se disputa en su ciudad natal

Foto: Carolina Marín persigue su cuarto título europeo, algo que no ha conseguido ninguna jugadora. (EFE)
Carolina Marín persigue su cuarto título europeo, algo que no ha conseguido ninguna jugadora. (EFE)

Que Carolina Marín es una estrella del deporte lo demuestran hechos como los de esta semana en Huelva, sede del Campeonato de Europa de bádminton. Hace un lustro era impensable que una ciudad española organizara un evento tan importante de un deporte casi desconocido en España. Pero Marín es capaz de atraer a miles de personas al pabellón onubense que lleva su nombre para verla pelear por el título continental. El miércoles, en su debut, había unas 3.000 personas en el recinto. Este sábado, en la semifinales, casi 5.000.

Hay muy pocos deportistas en España que atraigan tanta gente. Y los que hay compiten en deportes más practicados que el bádminton. Si en cualquier parte del país, la gente acudiría a ver en masa a Marín, en Huelva su capacidad de convocatoria se multiplica. Tras superar en semifinales a la danesa Mia Blichfeldt por 21-17, 21-16, este domingo se medirá a la rusa Evgeniya Kosetskaya en la final.

"He venido aquí para ganar el título con mi público", dijo el viernes tras ganar en cuartos de final. Marín nunca esconde que su objetivo es ganar. Ya lo hizo antes de los Juegos Olímpicos de 2016, cuando declaró que viajaba a Río de Janeiro para colgarse el oro. Y así lo hizo. Igual que en los mundiales de 2014 y 2015 y en los campeonatos europeos de 2014, 2016 y 2017. Si vence también este domingo se convertirá en la primera con cuatro títulos, uno más que la danesa Camilla Martin, campeona de Europa en tres ediciones seguidas entre 1996 y 2000.

En Huelva, Marín juega en casa. La campeona olímpica pasa mucho tiempo en Indonesia, India o Malasia, donde el bádminton se sigue mucho más que España y la idolatran. La imágenes de decenas de aficionados esperando para hacerse fotos con ella y pedirle que les firme un autógrafo que se están viendo esta semana en Huelva son habituales cuando juega en Asia.

Imagen del Pabellón Carolina Marín de Huelva durante el Campeonato de Europa de Bádminton. (EFE)
Imagen del Pabellón Carolina Marín de Huelva durante el Campeonato de Europa de Bádminton. (EFE)

Hacía seis años que Marín no jugaba en Huelva. "Para mí esto es muy emocionante, es un sueño", dijo esta semana. "Lo voy a vivir por primera vez en mi vida. Sentir a toda esa gente y empujándome a que yo consiga el oro europeo el domingo. Eso es lo que más necesito. Jugar un Europeo en mi casa es muy distinto a los que he jugado anteriormente. Sentirme arropada va a darme ese empujoncito en la pista. Y no me hace más ilusión porque sea el cuarto, sino por conseguirlo en casa. Eso lo significa todo para mí".

En las gradas están sus amigos y su familia, que no tiene muchas ocasiones de verla competir en directo. Su madre Toñi, su abuela Carolina... Todos llevan disfrutando con ella unos días, viéndola superar una a una a sus rivales hasta plantarse en la final. También quieren verla colgarse este domingo la medalla de oro, pero si no lo consigue tampoco será un drama. Carolina Marín ya ha ganado provocando una locura por el bádminton esta semana en Huelva.

Deportes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios