se impusieron en un gran partido por 41 a 33

Foles, un héroe por accidente, da a los Eagles la Super Bowl contra los eternos Patriots

Nick Foles se encontró con la oportunidad de su vida y la aprovechó delante de un enorme Tom Brady. Justin Timberlake, el recuerdo a Prince y un controvertido anuncio amenizaron la noche

Foto: Nick Foles sorprende a la defensa. (EFE)
Nick Foles sorprende a la defensa. (EFE)

Nick Foles es un héroe por accidente, pero un héroe al fin y al cabo. A los 29 años su carrera iba a ser poco más que un encadenado de trabajos secundarios, estaba llamado a ser 'quarterback' suplente, pasar su vida esperando a una lesión de alguna estrella para tener su momento de gloria. Ese es, exactamente, el guion de esta temporada en la NFL. Carson Wentz, el titularísimo de los Eagles, se rompió poco antes de los play off. Nadie daba un duro por ellos, no con Foles, y eso quizá hace su victoria más dulce. Nunca antes habían ganado una Super Bowl los dueños de la ciudad de la libertad. Esta vez sí, y por todo lo alto, ganando al que quizá es el mejor equipo de todos los tiempos, dejando cariacontecido al mejor 'quarterback' y al mejor entrenador de siempre. Ganar siempre es difícil, hacerlo contra las leyendas aún mucho más.

Fue más partido de defensas que de ataque, un compendio de historias curiosas, de datos imposibles y de jugadas de genio. Porque si Belichick ha perdido eso quiere decir que su rival, Pedersen en este caso, es también un genio. Le planteó un equipo de igual a igual, sabiendo de antemano que para doblegar a Brady hay que mirarle a la cara. Y si los Patriots tienen fama de una creatividad casi infinita ellos decidieron que no se iban a quedar lejos de eso, que también iban a concebir este partido como un lienzo en blanco en el que cualquier cosa cabe.

Una muestra de ello es el 'touchdown' de recepción que hizo Foles. Para ver lo extraño de la jugada hay que decir que en la historia de la Super Bowl, y son ya 53 ediciones, esta fue la primera vez que el mariscal de campo anotaba una jugada de recepción. Así de extraña fue la secuencia. El 'quarterback' engañó a la defensa, pareció susurrar algo a sus compañeros, como si estuviese cambiando la formación, pero no era así, simplemente estaba alertando para que otro compañero cogiese el balón y le buscase a él, a quien nadie esperaba para recibir un balón. Pasmo en los Patriots y una jugada que quedará para siempre en el recuerdo.

Un cuento de hadas

Lo más curioso es que poco antes Brady había intentado sin éxito algo parecido. A él le fallaron las manos en lo que fue algo parecido a un anticipo de lo que iba a pasar solo un poco más tarde: una derrota, algo que nunca aparece en los planes de los Patriots, tan acostumbrados como están a ser campeones. El error en esa jugada, además, fue suyo y solo suyo. Un pequeño matiz, porque durante todo el partido el 'quarterback' estuvo tan sensacional como acostumbra, lanzando más de 505 yardas y tres 'touchdowns'. Claro que lo que él siempre recordará de este partido no será todo eso, que ahí estuvo, sino sus dos fallos, el de recepción y una pérdida de balón justo al final que terminó de decidir el partido. Se fue a la banda a sentarse y agachar la cabeza, la noche no había salido como estaba pensada.

Rarezas hubo sobradas en el encuentro, eso sí, porque hasta se vio como se fallaban dos puntos extras tras 'touchdown'. Dos en el partido, los mismos que se habían visto en toda la historia de las finales de la NFL. Para que ganasen los Eagles, uno de los equipos más gafados de siempre en el deporte estadounidense, no podían pasar las cosas con normalidad, más bien al contrario.

Y entre las rarezas la mayor es Foles. Los Eagles han sido durante el año uno de los mejores equipos, parecían claros favoritos para ser campeones hasta que la desgracia se cebó con Wentz. Pasaban de tener un 'quarterback' de esos que se esperan que estén entre los mejores durante toda la próxima década a un jornalero que después de varios fallos buscaba una última oportunidad. Está por ver si será flor de un día o algún directivo de la NFL decidirá darle en el futuro más oportunidades. Igual no tiene el brazo o la movilidad de otros, pero está claro que no le falta carácter. En situaciones muy complicadas, cuanto más presionado estuvo, siempre fue capaz de salir airoso. Su partido fue excelente, con 373 yardas de pase y tres 'touchdowns' y por eso le nombraron MVP. No podía ser de otra manera.

Timberlake, Prince y Luther King

La Super Bowl es deporte, pero también parafernalia. el 'show' del descanso fue cosa de Justin TImberlake, que repetía por tercera vez en el evento y se convirtió en el artista que más veces ha actuado en el gran partido. Su actuación pasará a la historia por un dúo imposible con Prince, que salió en imágenes y le pusieron a cantar en vídeo. Se jugaba en Minnesota, la ciudad del símbolo y el estadio se llenó de morado, el color de la canción Purple Rain. Mejor eso, sin duda, que la imposible indumentaria de Timberlake, difícil de definir, con colores pardos y dibujos extraños.

Claro que igual lo que muchos recuerdan en Estados Unidos no es todo esto sino un anuncio que hizo a media población del país perder la respiración. Una marca de coches decidió que era un buen momento para vender su producto utilizando a Martin Luther King para escándalo de no pocos (y más tras unas temporadas convulsas en este sentido en la NFL). Utilizar a un ídolo de los derechos civiles, un héroe popular, con fines comerciales es algo que se entiende mejor si se piensa que es la América de Trump, esa en la que los límites se han desbordado y ya nadie sabe a qué atenerse.

Deportes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios