LA PROPUESTA DE UN HÁBITO DE VIDA SALUDABLE

"Parecía un predicador, les comía la cabeza...". Así explotó el CrossFit en España

En esta charla con Nono y Nat Díez, los representantes de CrossFit en España y 'culpables' del éxito de esta disciplina dentro de nuestras fronteras, explican su crecimiento desde el inicio

Foto: Nono y Nat Díez, los dos representantes de CrossFit en España. (Foto: Instragram @ElCoachNono)
Nono y Nat Díez, los dos representantes de CrossFit en España. (Foto: Instragram @ElCoachNono)

“El primer curso de formación en España fue en 2010, en un box en Tenerife. Seríamos 15 personas, entre ellas 5 españoles, había ingleses, suecos… Al principio lo utilicé como herramienta personal para mis entrenamientos en el gimnasio de Madrid donde trabajaba. Buscaba algo más que los típicos ejercicios -sota, caballo, rey-. Comencé a entrenar yo solo y pronto me acompañaron un par de personas. Parecía un predicador, les comía la cabeza...”. Antonio 'Nono' Aguirre es actualmente uno de los dos representantes de CrossFit en España (junto con Natalia Díez) y, si no la primera, una de las primeras personas que comenzó a practicar esta disciplina en la Piel de Toro de forma regular. Aunque cuente sus inicios en tono jocoso, hoy en día es su vida e imparte un par de cursos de instrucción al mes a los que acuden 30-40 personas que continúan esta 'evangelización' por todo el territorio nacional.

Al principio, afiliarse a CrossFit para poder impartir clases y desarrollar los métodos del creador Greg Glassman suponía una inversión de 500 dólares al año. Ahora, afiliarse a la marca estadounidense suponen 3.000 dólares anuales. Además, el curso para ser instructor cuesta 1.000 dólares. “Antes (sobre 2011) éramos cuatro gatos en España, menos de 25 personas conectados por redes sociales”, comenta Nono a El Confidencial, quien conoció esta disciplina en 2009 durante un viaje a Australia, realizó el curso anteriormente mencionado en 2010 y en 2011, “cuando fui al primer congreso mundial de paleodieta y salud, en Los Ángeles, coincidió con los CrossFit Games… eso ya me trastocó del todo la cabeza”.

Hoy en día, en España hay unos 400 boxes y en torno a 1000 instructores. El ritmo es de unos 60 'trainers' nuevos al mes y con esa cifra, España ocupa el séptimo puesto mundial de crecimiento. Por encima están países como Inglaterra, Francia, Italia y unos cuantos asiáticos, donde la fiebre por el CrossFit acaba de llegar, "algo impensable hace unos años", comenta Nat Díez. Este incremento en boxes, afiliados y alumnos ha provocado que exista un departamento nacional de relación con los mencionados afiliados y unos canales de redes sociales propios, algo clave para entender la expansión de una disciplina que fiel a sus orígenes -y "para preservar la esencia"- no permite que ninguno de sus afiliados esté vinculado a una cadena de gimnasios o similar.

Nono, natural de Garrucha (Almería) estudió INEF y su interés por ejercicios, dietas y hábitos saludables nuevos le llevaron a esta inmersión del CrossFit. Demostró tanto interés en ello que en el segundo curso que se realizaba en España, ya en Madrid y con más españoles que extranjeros, le pidieron si podía hacer de traductor en la práctica. A partir de ahí le piden que sea traductor en España hasta que hace dos años le ofrecieron ser también formador. “Trabajamos en un radio de acción de toda Europa, dando en España dos cursos al mes más o menos: uno en Madrid y otro suele ser en Barcelona, a los que acuden entre 30 y 40 personas”. De este modo, por las manos de Nono han pasado “el 90% de los preparadores de CrossFit que existen en España; si no como entrenador, como traductor”.

Nat Díez también conoció CrossFit en el extranjero: "Me fui a EEUU porque quería cambiar mi vida, llegué a Miami y vi a unos tíos colgados de unas barras, me interesé y me saqué el 'Level 1', 'gymnastics' y 'endurance' en Nueva Jersey. No tenía ni idea de si existía en España, pero después de mi viaje -duró un año-, tenía claro que quería trabajar en ello. CrossFit me cambió mi vida".

De un box a más de 13.000 en todo el mundo

La compañía CrossFit nació a finales del siglo pasado en Estados Unidos. La filosofía que desarrolló Glassman comenzó lejos de liderar a una empresa y estaba más orientada a “dirigir a una banda de moteros que tomaban cervezas en una barbacoa”, como el propio fundador ha comentado cada vez que le preguntan sobre su idea. Pero su crecimiento desde que abrió el primer box en 1995, en Santa Cruz (California), ha provocado una industria de más de 13.000 boxes (se denominan así, no gimnasio) por todo el mundo que se las ha visto judicialmente con el lobby de la NSCA (la comunidad más poderosa de entrenadores personales), quienes falsearon estudios en los que se aseguraba que las técnicas de CrossFit eran nocivas y agresivas.

Su lucha por lo que Glassman cree un hábito saludable le ha llevado también a enfrentarse públicamente a dos grandes compañías de bebidas azucaradas: Coca Cola y Pepsi. ¿Tanto es su músculo económico? A los ingresos anuales de las licencias de nuevos box, los cursos y las afiliaciones se une el acuerdo de exclusividad que firmó con Reebok en 2010 para la explotación del material deportivo específico -pantalones, zapatillas, camisetas…-, además de poner nombre a los llamados Reebok Crossfit Games cuyos derechos audiovisuales fueron adquiridos por 'ESPN'.

Esta forma de vida que promueve la actividad y un hábito de vida saludable ha enganchado ya a una masa en redes sociales de más de 6 millones de seguidores por todo el mundo. Y sigue creciendo. "Cuando me preguntan qué es CrossFit les digo que es una preparación para la vida. Dime qué haces mañana por la tarde y si no tienes nada planeado te lo explico". Nat Díez, y el resto de instructores, están esperando.

Deportes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios