El 'corazón partío' de Carlos Sainz: ¿cerrará ya su brillante carrera deportiva?
  1. Deportes
LA RETIRADA ESTÁ EN ESTUDIO DESPUÉS DEL DAKAR

El 'corazón partío' de Carlos Sainz: ¿cerrará ya su brillante carrera deportiva?

La preparación previa y la victoria en el Dakar han confirmado que Sainz necesita la competición como el aire. Pero llega un momento en el que se trata de hacer balance

placeholder Foto: Carlos Sainz, festejando el triunfo. (Reuters)
Carlos Sainz, festejando el triunfo. (Reuters)

¿Debería Carlos Sainz poner el punto y final a una deslumbrante carrera deportiva que alcanza ya 38 años? Obviamente serán las familiares e íntimas consideraciones las que determinarán la decisión última del piloto español. Seguro que muchos temas ya habrán sido considerados en su entorno íntimo antes de marchar a Lima.

Pero desde el punto de vista de la opinión pública y los aficionados, la victoria en el Dakar habrá envuelto con otra perspectiva la decisión de su retirada ¿Sería este el mejor momento para su despedida como piloto en activo, envuelto en el dulce sabor de la victoria y la aclamación popular tanto dentro como fuera de España? ¿O seguirá en activo fiel a esa incombustible pasión por el pilotaje y la competición que aún le acompaña?

placeholder Carlos Sainz, nada más certificar el triunfo en el Dakar 2018. (EFE)
Carlos Sainz, nada más certificar el triunfo en el Dakar 2018. (EFE)

La opinión de Reyes, su esposa y soporte

Sainz no ha ocultado estos días que el peso en tan importante decisión es de Reyes, su esposa. Compañera de juventud, ha apoyado incondicionalmente al piloto durante tantos años de ausencias asumiendo además la responsabilidad de llevar adelante una familia de tres hijos por el camino. Solo hace falta recordar el ritmo delirante de Sainz en los tiempos del Mundial de Rallies. Todo indica que la opinión de Reyes tendrá un peso esencial, ahora que los hijos ya disfrutan de su propia independencia. Sin los pollos en el nido, quizás sea el momento para la pareja de compartir más tiempo juntos.

Es indudable su decisión despierta gran curiosidad. Antes de cada Dakar años recibía hasta la saciedad la misma pregunta: “¿Será el último?”. Pero a este 'conejito Duracell' le sigue quedando en el depósito gran cantidad de combustible deportivo. Su victoria en el Dakar destaca no solo por el talento, capacidad de trabajo y sacrificio necesarios para lograrla, sino por la forma de alimentar ese espíritu con 55 años. Presente en la Fórmula 1 con la llegada de Sainz hijo, la acogida de su victoria ha sido extraordinaria entre los protagonistas de este mundo, y muchos de ellos han destacado su edad ¿Qué va a hacer Carlos Sainz con ese combustible que aún le queda en el cuerpo?

Sainz todavía necesita desafíos

El piloto español no muestra señales de agotamiento de ese carácter competitivo al volante. En una reciente y larga conversación privada podíamos comprobar cómo esa naturaleza sigue en plena ebullición. Sainz todavía necesita desafíos, ya sea al volante o ligados al mundo de la competición. Si por razones personales y familiares renuncia al primero, debe tener ya en la recámara otras balas para saciar ese espíritu en el segundo. Porque personalidades como la suya van siempre por delante de los acontecimientos.

En caso de continuidad ¿Qué escenarios podría tener ante sí para afrontar el Dakar un año más? A pilotos de su calibre solo les vale ya luchar por la victoria, y con estructuras de medios materiales suficientes, sobre todo tras un equipo de la dimensión de Peugeot. El mejor presente ahora en el Dakar es X Raid, que compite con los Mini. Esta pasada edición debutó su nuevo buggie, un vehículo con un largo proceso de puesta a punto por delante. Después de su trabajo con el 3008 DKR de Peugeot, no sería extraño que Sven Qandt sodeara a Sainz para el próximo año.

El director del Dakar, Etienne Lavigne, ha reconocido estos días que otros fabricantes oficiales entrarán en el Dakar en un corto plazo. Este es el tipo de desafíos que estimula a Carlos Sainz, y que tantas veces ha afrontado en su carrera: desarrollar un coche de carreras desde el hierro inicial hasta convertirlo en una máquina ganadora. Porque proporciona objetivos y llena muchas horas de su vida al margen de las carreras en sí. Como Sainz hijo recordaba en su reciente carta, hasta pillaba a su padre dibujando el taco del neumático que ha llevado su 3008 dakariano.

¿Vale la pena afrontar otro Dakar?

Ahora bien ¿Vale la pena volver al Dakar? ¿No resultaría tentador dejar en la gente el sabor de boca de estos días? Fernando Alonso, otros pilotos y muchos periodistas han acudido al término 'leyenda' para referirse al piloto español. Llegados a este punto, Sainz tendrá el ‘corazón partío’ entre seguir alimentando esa pasión por competir o dejar para la posteridad esa maravillosa última foto de un Sainz gritando con el trofeo dakariano en alto, rodeado de Lucas Cruz y todo su equipo. Una imagen digna de cerrar el álbum de una impresionante carrera deportiva.

Y en España, con un añadido. En los últimos años, a Sainz le ha acompañado el sambenito de ‘la mala suerte’. Indudablemente, aquel título perdido de forma increíble y cruel en 1998 situó al español en un contexto donde cada resultado posterior sin victoria se convertía en otro ejemplo de sesgo de confirmación para quien desconoce la naturaleza de las carreras. Danica Patrick, la mujer piloto más famoso de Estados Unidos, que intenta seguir en activo, recordaba estos días lo que cualquier otro piloto también firmaría: en las carreras, por cada momento de alegría se sufren decenas de decepciones. Que Sainz haya alargado tanto su vida deportiva respecto a su generación aumentaba las probabilidades estadísticas en este último sentido. Porque cuando caía en carrera, además, casi siempre era aspirando a la victoria.

Foto: Urrutia y Kepa, tras el anuncio de renovación. (Athletic Club)

El piloto español ha ganado con todo merecimiento uno de los Dakar más duros que se recuerdan. Sin cometer errores —a diferencia de todos sus rivales— y, paradojicamente, con buena fortuna en algún momento clave de la prueba. Además de reiluminar con focos estelares una deslumbrante carrera deportiva, el triunfo del Dakar —con 55 años, recordemos— derriba de un plumazo ese estereotipo que se ha querido alimentar en torno a Sainz. El Matador se iría por la puerta grande con esa imagen ya permanente en el imaginario de la gente. El último alimento para la leyenda ¿Valdría la pena ponerla en juego en el próximo Dakar?

Pronto sabremos qué decide el piloto español sobre su futuro. Su adiós crearía un enorme vacío que solo se percibiría una vez retirado. Pero algo es seguro. Decida lo que decida, Carlos Sainz tiene ahora mismo el ‘corazón partío’...

Carlos Sainz (Padre) Carlos Sainz Rally Dakar Fernando Alonso Fórmula 1
El redactor recomienda