Es noticia
Menú
Isidre Esteve, el eterno dakariano que en silla de ruedas le pide más madera al Dakar
  1. Deportes
vigésimo tercero absoluto de la clasificación

Isidre Esteve, el eterno dakariano que en silla de ruedas le pide más madera al Dakar

Uno de los grandes pilotos de motos en los dakares africanos, se ha propuesto volver a la élite en cuatro ruedas después de sufrir un accidente que le dejó parapléjico en 2007

Foto: Isidre Esteve junto a su vehículo. (Foto: Twitter @FunIsidreEsteve)
Isidre Esteve junto a su vehículo. (Foto: Twitter @FunIsidreEsteve)

"He oído por aquí que alguien dice que el Dakar es muy duro. Es que tiene que ser así. Yo mando una felicitacióna Marc Coma, a Xavi (Colomé) y a todo el equipo por permitirnos disfrutar de esto, de unas etapas tan bellas, tan variadas, con una navegación complicada", declaraba estos días Isidre Esteve, uno de los grandes clásicos del Dakar africano y ahora también en el sudamericano. Que semejante alegato venga quien ha de moverse en silla de ruedas y pilotar con los mandos incorporados al volante…

Pero Esteve no es un masoquista nato, sino un testimonio del espíritu africano del Dakar. Con ocho victorias de etapa en su haber en dos ruedas, formó parte de la élite que luchaba por el triunfo final con los Coma, Despres, Saint, Meoni... Pero en su mejor momento deportivo un absurdo accidente le impidió volver a andar. Tras años difíciles, Esteve volvió al Dakar en cuatro ruedas. Hoy, el catalán está llevando a cabo una soberbia actuación que le mantiene entre los treinta primeros de toda la carrera. ¿Su objetivo? “Volver a ser competitivo”. Ya lo está consiguiendo. Es vigésimo tercero absoluto de la carrera.

No quería que se cancelase la etapa del lunes

“Yo creo que la gente que se queja, esta carrera no la entiende o solo ha corrido ediciones en Sudamérica. Tiene que ser así, dura, larga, tiene que haber dunas, fuera pista, fesh fesh, zonas de piedras… Creo que estos días aquí nos dan todo esto" explicaba a Motorsport.com. Durante este Dakar, Esteve no ha ocultado su satisfacción ante la dureza del recorrido. “He disfrutado un montón, desde el principio. Creo que la cuarta etapa es la más bonita que he hecho en coches en Sudamérica desde 2009. Además ha sido variada, había de todo”, explicaba tras una de las jornadas más duras de esta edición.

Foto: Carlos Sainz, pese a la sanción, continúa líder del Dakar. (Reuters)

Esteve está disfrutando tanto que incluso lamentaba la cancelación de la etapa del lunes. “Nos hubiera gustado hacerla en condiciones”. Acompañado por Txema Villalobos como copiloto, superó con nota las dunas peruanas aunque no sin numerosas dificultades, como la jornada en la que destalonaron dos ruedas de su coche. En la etapa maratón entre La Paz y Uyuni la electrónica de su vehículo comenzó a fallar tras cruzar un río, lo que impedía superar los 100 km/h y con el miedo al abandono. A pesar de ello logró su mejor resultado de etapa en esta edición (24º) gracias a que no cometieron fallos con la navegación ni pilotaje.

Un sistema especial para el pilotaje

“Ahora ya tenemos un verdadero coche de carreras, con chasis tubular, más potencia, cambio secuencial... Todo el conjunto es mejor y nos permitirá ser más competitivos. Mi gran ilusión es repetir en coche lo mismo que hice en su momento en moto, es decir, formar parte de ese reducido grupo de pilotos que tienen opciones de ganar etapas y carreras", explicaba Esteve antes de marchar a Dakar, en el que compite con una montura especialmente adaptada a sus necesidades que incorpora dos aros en el volante. Con uno gestiona el acelerador y el giro usando la mano izquierda, y otro segundo activa el freno, además de contar con un cambio secuencial.

En su progresión hacia la élite de cuatro ruedas, Esteve ha buscado para esta edición una montura más potente y competitiva que la de 2017, ahora de 340 CV. “Somos testarudos, persistentes porque hemos creído que podíamos hacerlo, a pesar de las dificultades en el camino". En 2017 terminó en trigésimo cuarta posición absoluta, resultado que ya mejora en la presente edición. Con su nueva máquina busca entrar entre los veinte primeros en algunas etapas, y mejorar el resultado del pasado año.

"Una carrera que me lo ha dado todo"

Pero el retorno de Isidre Esteve no ha sido un camino de rosas. Todo lo contrario. En la Baja Almanzora (Almería) de 2007 cambió su vida. No vió una piedra, y ni la rueda ni la suspensión absorbieron el topetazo contra ella. La moto golpeó el coxis de Esteve. Marc Coma fue el primero en llegar al lugar del accidente. Amigos y rivales, el año anterior ambos habían luchado por la victoria absoluta en el Dakar hasta que una caída le apartó de la pelea en los últimos días. Las fracturas de las vértebras T7 y T8 impedirían a Esteve andar para siempre.

Foto: Jesús Calleja y su copiloto Jaume Aragall en el momento en el que anunciaba a través de redes sociales su abandono.

“Hace ocho años pensaba que jamás volvería a vivir este momento, por tanto quiero que entendáis lo especial que es para mí y lo agradecido que estoy, porque volver al Dakar es impresionante, es una carrera que me lo ha dado todo”, explicaba el pasado año en su retorno al Dakar. Antes, en 2009, ya había participado por primera vez en cuatro ruedas tras un duro período de rehabilitación. Pero tantas horas sentado al volante sin poder moverse le produjeron dos úlceras por presión. Pasó un año y medio boca abajo tras el paso por el quirófano. El Dakar sería solo ya un sueño del pasado. Para nada.

En 2011 apareció Josep María Lloreda, presidente de KH Lloreda. “Isidre, tenemos que volver al Dakar. ¿Que hacemos aquí?”. Esteve le contestó que hacía falta un cojín que se adaptara a las diferentes condiciones ambientales y las exigencias de un Dakar, con tantas horas sentado tanto en carrera como en los enlaces. “Isidre, yo me comprometo a que este cojín inteligente se haga algún día realidad para que podamos volver al Dakar”, le contestó Lloreda. Hoy, ese cojín es una de las claves para que Esteve haya vuelto a a su entorno natural, y con cada vez mejor nivel deportivo. “Si todo va bien, puede ser el comienzo de un largo proyecto de participación en el Dakar”, comentaba a El Confidencial el pasado año.

Cuestión de cojín

“Todos los que vamos en silla de ruedas o tenemos problemas de movilidad, desde niños a personas mayores, llevamos unos colchones de aire a los que damos una presión, y vamos más o menos bien”, explica Esteve sobre un sistema que se comercializa para personas en la misma situación, “pero lo que hemos hecho (con el diseño) es redistribuir la base del cojín en ocho zonas. Cada una tiene un color, y cada una está controlada por dos electroválvulas y dos sensores de presión con un software que gestiona cada zona”, explicaba acerca del funcionamiento de un sistema que trabaja en cada zona a la menor presión posible mientras genera un movimiento continuo y aleatorio que favorece la irrigación sanguínea del tejido presionado.

Foto: Fernando Verdasco golpeando la bola ante Roberto Bautista. (EFE)

Esteve llegó al Dakar en 1998 y terminó cuarto en 2001 y 2005. "La primera vez que estás en África vives la experiencia durante quince días, y ves todo lo que sucede…Cuando llegué a mi casa me dije: “Isidre, no te puedes quejar más en toda tu vida. Haces lo que te gusta, existe un equilibrio en tu vida, y aprendes de la experiencia”. Con ese mismo espíritu le pide más caña a Marc Coma, el director de la prueba. Pero, por encima de todo, el Dakar ha vuelto para Isidre Esteve.

"He oído por aquí que alguien dice que el Dakar es muy duro. Es que tiene que ser así. Yo mando una felicitacióna Marc Coma, a Xavi (Colomé) y a todo el equipo por permitirnos disfrutar de esto, de unas etapas tan bellas, tan variadas, con una navegación complicada", declaraba estos días Isidre Esteve, uno de los grandes clásicos del Dakar africano y ahora también en el sudamericano. Que semejante alegato venga quien ha de moverse en silla de ruedas y pilotar con los mandos incorporados al volante…

Isidre Esteve
El redactor recomienda