Cristina Gutiérrez: "Incluso atrapada en una duna te dices: Es que mira dónde estoy…"
  1. Deportes
la primera española que acabó sobre cuatro ruedas

Cristina Gutiérrez: "Incluso atrapada en una duna te dices: Es que mira dónde estoy…"

La burgalesa se convirtió hace un año en la primera mujer española en acabar el Dakar en coches. En la edición de 2018, que comienza el próximo sábado, quiere ir un paso más allá

Foto: Cristina Gutiérrez disputará este año su segundo Dakar. (EFE)
Cristina Gutiérrez disputará este año su segundo Dakar. (EFE)

No cuenta con el imponente físico atlético de Laia Sanz, por ejemplo, pero comparte con la catalana una mente potente envuelta en una gran serenidad. Cualidades perfectas para afrontar un Dakar. Por ello, Cristina Gutiérrez se convirtió en 2017 en la primera española que ha logrado terminar la prueba en la categoría de coches. En esta próxima edición que arranca el 6 de enero quiere ir más allá.

La burgalesa llevaba siete años compitiendo en España cuando decidió hacer el "master del Dakar", como lo llama ella, "porque vives en dos semanas lo que en todo un año compitiendo". Su popularidad trascendió desde entonces más allá del terreno deportivo. Por ello, uno de sus mayores orgullos fue oficiar el pregón de Burgos, su ciudad natal. El Confidencial charló con Cristina Gutiérrez antes de partir hacia Perú. “Yo disfruto mucho y es la clave. Si no disfrutas, no aguantas un Dakar. Tienes que sacar ese disfrute incluso en los momentos más complicados, atrapada en una duna, tienes que pararte a pensar y decirte: Es que mira dónde estoy…”.

Foto:

"Ahora sé lo que cuesta un Dakar"

Quien llega al Dakar por primera vez va acompañado por una mochila de temores, incertidumbres y miedos. ¿Qué ritmo llevar? ¿Cómo afrontar el cansancio acumulado? Decenas de interrogantes en diferentes apartados que solo reciben respuesta sobre el terreno, cuando se ha terminado o cuando desgraciadamente se ha dicho adiós prematuramente a la carrera. ¿Cuántos de esos temores ha evaporado Cristina ante su segundo Dakar? “Vuelvo con las mismas ilusiones o incluso más porque más o menos ya sabes a lo que te enfrentas. En mi primer Dakar sabía cosas, pero de oídas. Sin embargo, una vez que vives todas las emociones y ves lo que vas sufriendo en cada etapa, eres más consciente de la magnitud que tiene el Dakar. Este año es para mí también especial porque, al ser el segundo consecutivo, sé lo que cuesta un Dakar y sé lo que es terminar”.

¿Qué lecciones se llevó entonces de ese primer año? Porque el Dakar también es una suerte de ducha escocesa, donde puedes pasar de la euforia al desastre en cuestión de minutos. El año pasado Carlos Sainz acababa de colocarse primero de la general cuando se fue por un barranco. “Siempre digo que hay que tener la cabeza muy fría para esta modalidad. Tienes que saber pasar página y seguir adelante con lo que tengas. Y cuando parece que no vas a llegar a la meta… El año pasado, con un problema en el embrague, pensaba sinceramente que la caja de cambios no iba a aguantar. Gracias a que seguía adelante y me daban igual los 400 o 500 km que quedaban, no pensaba en ello y disfrutaba avanzando cada kilómetro como si fuera el último. En el Dakar no tienes que pensar en lo que te queda, sino en lo que estás viviendo y ser agradecido, porque al final, hacer un Dakar… Yo me siento muy afortunada por hacerlo, hay que disfrutar cada segundo”.

Disfrute y agradecimiento por correr el Dakar son ideas que afloran constantemente en la conversación con Cristina Gutiérrez. “Hay que disfrutar de lo que estás viviendo, de la gente, que allí lo vive con mucha pasión. Y luego, es que la magnitud del Dakar es impresionante. Conoces también a tus ídolos de la infancia, yo lo sigo desde siempre, y ver a Carlos Sainz desayunando contigo es muy fuerte, ¿no? Gracias todas estas cosas, al disfrutar, sigues adelante”.

placeholder

"Vas tan despacio que tienes que aburrirte"

Pero en lo inmediato, en acción, ¿qué se lleva peor? ¿Engancharse varias veces seguidas en las dunas? ¿Cuando cae la noche y quedan cientos de kilómetros hasta el campamento? ¿El cansancio acumulado día a día? “Como piloto, haber cometido un error en las dunas come mucho la moral, porque tardas en sacar el coche muchos minutos, te desgastas físicamente, el copiloto trabaja mucho por ti. A mí, personalmente, me consume mucho más. El tema de la noche es más psicológico, porque eres consciente de que vas a seguir por la noche y tiras para adelante. Y lo mismo con el cansancio, el cuerpo es muy sabio y se adapta a la situación en la que te encuentras. Creo que el cansancio se nota, pero en el Dakar es diferente. Sabes que estás cansado, y tienes que seguir".

Junto a Laia Sanz y Rosa Montero (esposa de Nani Roma), Cristina Gutierrez ha formado el triunvirato de españolas que participarán un año más en la prueba. ¿Comparten esa complicidad en la carrera? “Tengo la suerte de tener una buena relación con Laia y con Rosa. Las veía siempre en la tele, las veía muy lejanas y gracias a que pude ir el año pasado las conocí, y ahora mantenemos incluso una relación de amistad. Cuando podemos nos juntamos y nos preguntamos, y la verdad es que nos interesamos las unas por las otras, nos tenemos especial cariño". ¿Consejos? “Como mujer realmente no me han dado muchos consejos, cosas de las duchas… Más bien ha sido como pilotos. Y cada vez que me dicen algo lo cojo con muchísimo cariño, porque viene de alguien que tiene muchos 'dakares'. Recuerdo lo que me dijo Lucas Cruz (copiloto de Sainz) el año pasado, que tenía que ir tan despacio que me tenía que aburrir. Me llamó muchísimo la atención y hubo momentos en los que lo llevaba al pie de la letra. Gracias a consejos como el de Lucas se puede terminar un Dakar”.

placeholder Gabi Moiset será el copiloto de Cristina Gutiérrez en el Dakar. (EFE)
Gabi Moiset será el copiloto de Cristina Gutiérrez en el Dakar. (EFE)

"El año pasado me costó recordar lo malo"

¿Cuál ha sido el impacto de convertirse en la primera española que termina un Dakar en coches? "Aunque llevaba varios años compitiendo en España, fue tras el Dakar cuando noté esa repercusión, no solo por haber sido la primera mujer española en terminarlo, sino simplemente por el hecho de hacerlo. La gente cada vez que conoce más, en mi ciudad incluso di el pregón. He notado muchísimo cambio. A nivel de pilotaje tengo mayor madurez como piloto, pero también como persona he notado mucha evolución".

¿Y qué se llevó Cristina en su mochila 'dakariana' para aprovechar en el día a día? "El año pasado, cuando terminé y sopesé todas las emociones, me noté como más tranquila en mi vida diaria, que te preocupaba menos todo… Es como que aprendes a sobrellevar los problemas que tienes, a actuar en momentos inesperados…Aprendes a salir adelante en momentos que no te esperas. El Dakar no es comparable a la vida porque corremos esta carrera voluntariamente, pero sí que cuando te van sucediendo cosas, problemas, e incluso emociones positivas, aprendes a gestionarlas".

“Hay momentos en los que tirarías la toalla, pero al final haces lo que te gusta. A mí el pasado año me costó recordar lo malo. Solo cuando veía los vídeos después y me veía cansada fue cuando pude rememorar esos momentos malos, porque tanto el cuerpo como la mente borra los momentos negativos y se queda con lo bueno. Para este Dakar me gustaría sacar más o menos lo que el pasado año, disfrutar mucho de todo, incluso de los momentos malos, aunque suene raro. Quiero seguir aprendiendo para hacerme un hueco en esta carrera. Es la carrera de mis sueños, y cuantas más veces la pueda hacer, estaré encantada".

El redactor recomienda