Rally Dakar: Nani Roma: En el Dakar echas de menos la soledad en medio de la nada de África. Noticias de Deportes
la próxima será su vigesimo segunda participación

Nani Roma: "En el Dakar echas de menos la soledad en medio de la nada de África"

El piloto catalán, uno de los tres ganadores en coches y motos de la historia del Dakar, es ya uno de los grandes veteranos de la prueba, por la que siente una especial pasión

Foto: Tras competir el año pasado con, Nani Roma correrá de nuevo el Dakar con Mini. (Foto: Mini)
Tras competir el año pasado con, Nani Roma correrá de nuevo el Dakar con Mini. (Foto: Mini)

Con solo 24 años Nani Roma debutó en el Dakar, en 1996. Desde su llegada a la prueba en dos ruedas destacó por su tremenda velocidad, pero también por su propensión a las caídas y los incidentes. Sobre todo en África, la carrera se convirtió para el piloto catalán en una verdadera escuela de vida. Sufrió y disfrutó a partes iguales y costó llegar hasta aquella primera victoria de 2004. Diez años más tarde logró formar el exclusivo triunvirato que ha ganado el Dakar tanto en coches como en motos, junto a Stephan Peterhansel y Hubert Auriol. Más de siete mil corredores han participado en la carrera.

Hoy, Roma es uno de los grandes veteranos del Dakar y gran conocedor de su etapa africana y de la actual sudamericana. “Ahora cuando en el Dakar hay una etapa de 500 km, la gente dice ¡hostia qué larga!. Pero esa era el mínimo que hacíamos cada día en África. El Dakar ha cambiado, como también el mundo ha cambiado”, reflexiona en la charla con El Confidencial. Pero en su caso la pasión todavía no se extingue. En 2018 afronta su vigésimo segunda edición. “El poder correr me motiva mucho, la adrenalina, el tener por la mañana 'eso' en el estómago antes de salir a correr me sigue motivando”.

"Salías sabiendo que no ibas a ver a nadie"

Desde aquellos tiempos alocados en la moto, Roma derrochaba la adrenalina juvenil por todos los poros de su piel. Antes había quedado enganchado de las imágenes de los aventureros de aquellos legendarios inicios del Dakar y desde el primer día salió a quemar todas las etapas en una. Destacaba por su enorme velocidad encima de una moto, con impresionante físico para domarla. Ha sido protagonista de momentos únicos como aquel 11 de enero de 2002, cuando cayó colapsado al suelo por el esfuerzo al perderse y sentir cómo se escapaba su primera victoria, un triunfo que tenía al alcance de la mano per se escapaba año tras año.

Por el camino se enamoró para siempre de los paisajes y de las gentes de África. Y como tantos dakarianos de entonces, ha tenido que adaptarse a los nuevos tiempos. “En África se inventó la carrera, eran grandes espacios, un recorrido lineal, con ritmos distintos… Empezabas en París, cruzábamos el charco y todo para abajo, hacia el Sur. En Marruecos sabías que tenías piedras, en Mauritania arena, en Mali, Níger y Senegal estabas en sitios muy salvajes y vírgenes. Teníamos etapas larguísimas”, explica Roma. “Sí que echas de menos los países, la gente, el desierto… El reto era muy chulo, cada mañana, cuando salías en medio del desierto en Mauritania a una etapa de 780 kilómetros sabiendo que no te ibas a encontrar a nadie, ni gente ni público, ni nada. En cambio ahora es distinto, echas de menos estar solo en medio de la nada. Pero también te digo, el mundo ha cambiado mucho en estos veinte años”.

Por el contrario, y aunque se haya perdido la autenticidad de aquellos tiempos, el Dakar ha encontrado en Sudamérica a millones de seguidores y el calor de un público entusiasta. “Aquí es una carrera más técnica, más veloz, un poco más artificial, pero sigue siendo igual de interesante. Aún está la parte de la aventura, del desconocimiento de lo que vas a hacer, la parte de sorpresa que te depara cada día, que siempre te la encuentras. En un Dakar siempre sigues aprendiendo cosas. Hasta la tecnología ha cambiado todo el sistema de navegación, que ya no es igual, ahora te podrían llevar desde la puerta de tu casa. En definitiva, es una misma disciplina, pero conceptos distintos de carrera al pasar de un continente a otro”.

Nani Roma ha ganados dos veces el Dakar: una en motos y otra en coches. (EFE)
Nani Roma ha ganados dos veces el Dakar: una en motos y otra en coches. (EFE)

"Se prevé algo muy duro, como siempre"

¿Y no se cansa Nani Roma, ya con 45 años, de preparar año tras año un Dakar? ¿Hay espacio para la novedad todavía? “Tengo suerte por dos cosas. Por un lado me gusta mucho lo que hago, antes de salir me motiva, eso de la adrenalina que te decía. Y segundo, que haber cambiado de motos a coches me dio la oportunidad de empezar de cero. Porque es otra disciplina y porque he tenido siempre la suerte de poder estar en los mejores equipos y conduciendo coches muy buenos, y esto me sigue motivando. Me sigue gustando entrenar y competir. El día que deje de gustarme esto lo dejaré. No seguiré corriendo por el simple hecho de ser profesional para cobrar un salario y competir. Creo que no me saldría nada bien”.

Este año, el Dakar cumple cuarenta años. Marc Coma -cinco veces ganador en moto y director de la carrera- ha preparado un recorrido especial, “que hará historia, uno que me gustaría ganar a mí”, ha reconocido. Es la primera vez que ha podido poner su sello al diseñar la prueba. ¿No es esta de la dureza anticipada la misma historia de siempre? ¿Este año va en serio? “Cada uno escucho lo mismo, que es un Dakar que van a recordar todos”, contesta Roma con la humildad de quien ha visto todo pero que nunca se fía de esta carrera. “Este año, al ser el 40 aniversario, vamos a hacer muchas dunas que van a complicar todo pronto, pero en el Dakar no hace falta mucho para que se compliquen las cosas”, explica recordando ediciones como las de 2015 y 2016, cuando perdía todas sus opciones en la primera jornada por la mecánica y el barro, respectivamente. “Luego llegarán la altura y las complicaciones meteorológicas de Bolivia.., Pero para mí, la semana dura, dura de verdad, será la segunda hacia Belén y Fiambalá, donde hace muchísimo calor con temperaturas súper altas. En general, se prevé realmente algo duro”.

"Todos estaremos más cerca unos de otros"

Peugeot, Toyota, Mini… La nómina de pilotos para aspirar al triunfo es espectacular. El reglamento ha intentado igualar las monturas de unos y otros. Si fuera cierto que la próxima edición será tan dura por el recorrido, la lucha deportiva puede propiciar un Dakar antológico. "Pensamos que sí, que estaremos todos más cerca. El reglamento nos ha favorecido a los 4x4 y nos ha hecho un poco más rápidos. Aunque pensábamos que iban a penalizar un poco más a los 'buggies' tampoco ha sido así, porque a ellos no les han tocado y en Peugeot han hecho un poco más ancho y será competitivo. Sigue trabajando muy bien y teniendo un gran equipo de pilotos y copilotos… Nasser al Attiyah irá muy rápido en las primeras etapas con mucha duna y los Toyota con brida de 38 mm y coche nuevo también serán muy rápidos. Será un Dakar con muchos coches y pilotos muy cerca unos de otros. No será fácil, pero estaremos un poco todos más cerca, será una carrera más reñida”.

A pesar de su larga experiencia dakariana, tampoco 2018 será el último año para Nani Roma. Por eso dejó Toyota para volver a Mini tras solo un año con la marca nipona. “Básicamente ha sido un tema de proyecto de futuro. Si las reglas favorecen a los buggies en los próximos años, tendremos un coche ya muy rodado, y si va hacia los 4x4, tengo uno con una base muy buena”. El Dakar llega a sus cuarenta años. Y Nani Roma lleva camino de llegar hasta sus cincuenta, “con ‘eso’ metido en el estómago antes de salir a correr cada día”.

Deportes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios