La gran conspiración de los dardos es una tos que vale más de 20.000 euros
  1. Deportes
dos españoles compiten en el evento

La gran conspiración de los dardos es una tos que vale más de 20.000 euros

Justin Pipe fue acusado por toser justo antes de que su rival cerrase el partido del mundial que se celebra estas semanas en Londres. Él asegura que no lo hizo a propósito

placeholder Foto: Justin Pipe (Imago)
Justin Pipe (Imago)

Cristo Reyes juega con la cruz de San Andrés en las mangas, y aunque muchos no tardarían en calificarle como escocés por eso mismo, la realidad es que es de San Cristóbal de la Laguna y, consecuentemente, de la isla de Tenerife, que comparte bandera con el país de William Wallace. Es lógico que si alguien pone la televisión y sale Reyes con esa bandera piense en él como británico, no en vano su profesión es tirar dardos que suena a algo muy de las islas y no precisamente las canarias.

Más sorpresas con Cristo Reyes, que cayó en primera ronda contra el también español -el otro español, de hecho- Toni Alcinas. Si le buscan en wikipedia encontrarán mucha información sobre su carrera, pero no la esperen en su idioma natal. Tiene página en inglés, en neerlandés y en alemán, los idiomas del dardo, se supone. Aquí es casi un absoluto desconocido, el deportista y el deporte, pero en el Alexandra Palace de Londres la gente está muy expectante con lo que está ocurriendo.

Y allí, en Londres, hay polémica. Quizá porque en el deporte siempre puede haberla, también en los dardos. "Justin Pipe ha sido despreciable, su actuación es bochornosa", dicen enfadados sus detractores. Pipe es el número 27 del mundo y estaba muy cerca de ser eliminado por Bernie Smith, un joven jugador que llegaba desde la previa e iba a camino de dar una de las grandes sorpresas de la jornada. Si conseguía dar el doble, lo tenía.

placeholder Cristo Reyes. (Imago)
Cristo Reyes. (Imago)

Estaba Smith intentando cerrar su participación cuando Pipe, colocado solo un metro detrás de él, empezó a simular que tosía. En un juego en el que la concentración es una de las claves del éxito solo ese gesto, esa ronquera y ese sonido de la garganta, fue suficiente para que la flecha del otro participante no encontrase su objetivo. Era el quinto set, Pipe, neozelandés se vio desesperado, necesitaba entrar en la ronda de dieciseisavos de final para asegurarse una lucrativa recompensa.

Wayne Mardle, cinco veces semifinalista del mundial, fue uno de los primeros en quejarse de la estratagema. Como comentarista de Sky Sports, que tiene los derechos de un deporte muy seguido en Reino Unido, tuvo que dar su opinión sobre lo ocurrido. "Es despreciable que un profesional de los dardos recurra a eso", explicaba Mardle, que no cree que algo así cuadre con la limpieza del deporte.

Pipe lo niega

"Ya tienes que estar desesperado para recurrir a esas cosas", comentaba la antigua estrella de este deporte. "Se ve primero que se acerca y luego que se pone a toser, cualquier otro jugador de dardos se hubiese dado la vuelta para no molestar a su rival, todos menos Justin Pipe", narraba el comentarista. "Es una táctica para coger ventaja, para hacer que Bernie Smith fallase y saliese de su camino. No sé si le escuchó o no, es irrelevante, su intención era claramente desconcentrarle".

John Part, tres veces campeón del mundo, explica su punto de vista. "Cuando vas a toser bebes agua, él no ha hecho ningún esfuerzo de ese tipo", recalcaba. Pipe, por su parte, no quiere quedar como el villano de los dardos: "Nunca haría nada para desconcentrar a otro jugador, y Bernie tampoco me dijo nada después, hasta donde yo sé no hay problema por su lado, y creo que todo esto se está sacando de madre". Pasar esa ronda le supuso a Pipe una ganancia de 20.800 euros. En la siguiente ronda se encontrará con Phil Taylor, al que en el campeonato del mundo de 2005 acusaron de peerse para desconcentrar a su rival, Alex Roy.

Deporte Reino Unido Polémica