SU ÚLTIMO PALO A CASILLAS, UNO MÁS EN SU LISTA

Mourinho tiene la lengua más larga que un Rolling Stone

Llamó la atención por ser contra un exfutbolista suyo al que ha dejado varios recados con anterioridad. Pero no ha sido un tiro franco, sólo un ejemplo más de la forma de ser de Mourinho ante el micro

Foto: Jose Mourinho saluda a la grada en un entrenamiento de esta pretemporada.
Jose Mourinho saluda a la grada en un entrenamiento de esta pretemporada.

Es una perla más que, contextualizándola, no es tan grande como se ha pintado. Pero ahí está. José Mourinho se acordó esta semana del salario de un futbolista que había fichado recientemente por un club de su país: Iker Casillas en el Oporto. “Portugal es un país con problemas y el Oporto paga 20 millones por Imbula y a Casillas le pagan un sueldo increíble”. A primera vista y viendo los precedentes, parece que el entrenador intenta encender una mecha cuyo destino eran en las manos del portero. Sin embargo, repasando su historial de los últimos cinco años, da que pensar si simplemente esta ha sido una crítica más de las que habitualmente realiza. Ni más grande, ni más pequeña.

El tiempo de sequía futbolística que se vive en este mes de julio ha servido para dar más protagonismo a su manera de ser, vivir y expresarse dentro del mundo del fútbol. Mourinho no se muerde la lengua y acude a cada comparecencia de prensa con un látigo que usa en ocasiones. En general es contundente y, durante su estancia en España, sólo dio marcha atrás en contados casos -Manuel Preciado y Tito Vilanova-, cuando entendió que la situación personal superaba a su representación laboral (en una entrevista afirmó que adquiría un papel, una cosa era el Mourinho entrenador y otra el Mourinho persona).

Políticamente incorrecto, no se anda con rodeos y ha utilizado a la Prensa como mensajero de sus quejas y/o frustraciones. La mayoría provienen detrás de una derrota, pero no todas. A continuación, un repaso de algunas críticas del portugués realizadas a través de un micrófono, cámara o una grabadora. El otro fútbol, que le ha hecho tan famoso como la de su buen hacer dentro de un vestuario.

Nula cultura futbolística del aficionado del Madrid

“Nunca he trabajado en un club con una afición que tenga menos cultura futbolística que esta. ¡Ni el Unión Leiria tenía esta afición!”. Mourinho, en época también de recortes para la sociedad española, en el Real Madrid cobraba un salario de unos 7,5 millones de euros netos por temporada (más que Iker) y de esta manera atizó la mano que le daba de comer. No ha sido la única vez: “Quiero agradecer a los pocos que estaban detrás de portería porque si no fuera por ellos hubiera pensado que el campo estaba vacío”. En Londres, repitió coscorrón a los aficionados, en este caso del Chelsea, en noviembre de 2014.: “Hasta el gol de Oscar no me di cuenta de que el estadio estaba lleno. Estaban dormidos”.

Uno de sus mayores duelos los ha protagonizado con Pep Guardiola. “Vi algunas cosas del rival al final del partido que no son propias de un equipo de su categoría”. Señaló cuando estaba en Italia y ganó con su Inter al Barça en la ida de las semifinales de Champions 2010. En ese mismo campeonato, al año siguiente se acordó de su primer gran enfrentamiento antes de un Madrid-Barça: “Con las declaraciones de Guardiola, entramos en una nueva era, en un nuevo grupo en el que sólo está él: criticar los aciertos del árbitro. Nunca lo había visto. Él estaba acostumbrado a lo de Stamford Bridge (Ovrebo y el pase del Barça frente al Chelsea) y ahora no está contento con el acierto de los árbitros”.

“Siempre que juego contra Pep... con diez"

Continuando en este Mou-Pep lejos de España, hubo espacio también para el desafío antes de la Supercopa de Europa de 2013 que enfrentaba al Chelsea y Bayern… ¿Favorito el equipo de Pep frente al de Mou? “Revisa la estadísticas. ¿Qué pasó con el Inter, la final de Copa del Rey, la Supercopa en España, la Liga de los récords...”. Después de este choque, otro tipo de recados. “Siempre que juego contra Pep, me quedo con diez: debe ser una premisa de la UEFA. Ésta es mi historia con la UEFA desde hace mucho, mucho tiempo. Sacad vuestras conclusiones”.

Después de su periplo por España, atizó a nuestro campeonato y la actitud con la que se afrontan ciertos compromisos laborales: “Ganar aquí, en Inglaterra, es muy difícil. Es imposible ganar a ningún equipo 8-0 o 6-0. La actitud que quizás en otros países, los equipos que no se juegan nada, se resignan en el partido. Felicito al Crystal Palace”. Alemania tampoco se escapó hace un año y Mou no 'descansó' ni en pretemporada para, después de perder por goleada ante el Werder Bremen por 3-0, hacer su descarga: “La Liga inglesa no es como la alemana, donde uno sabe quién será primero y segundo. En Inglaterra uno puede quedar primero o sexto. La Premier League es dura”. Por cierto, también se despachó con el árbitro de ese choque… “No sé si el árbitro pensaba que debía organizar un circo para los fans. Nosotros no podíamos jugar, porque nos frenaba una y otra vez”.

Hasta cuando no quiere meterse en un charco termina haciéndolo… “Prefiero no hacer comentarios porque seré castigado y no merece la pena. Puede que Mr Foy pensara que fui agresivo, no lo sé. No hay estatuas en un partido de fútbol, así que todos deberíamos haber sido expulsados. Deberíamos ser muy poco afortunados si tenemos otro arbitraje como este. No me refiero a un error que pueda cometer el árbitro o a un penalti no concedido, han sido los 94 minutos de partido”. Ese día, el Chelsea perdió 1-0 frente a los Villanos.

Su famoso “¿por qué?” y UNICEF

Con los hombres de negro se podría escribir un serial. La más famosa, al menos en España, es la siguiente: “¿Por qué? ¿Por qué Ovrebo, De Bleeckere, Busacca o Stark ? En cada semifinal pasa lo mismo. No sé si es por el poder de Villar en la UEFA o por llevar UNICEF en las camisetas. No lo entiendo”, tras caer en semifinales de Champions ante el Barça.

“No son incidentes. Esto es una campaña, una clara campaña. La gente, los expertos, los comentaristas y los entrenadores de otros equipos reaccionan con el Chelsea de una forma distinta a la que lo hacen con otros equipos. Meten mucha presión en el árbitro y cometen errores como este”. Por estas palabras en las que menciona sin hacerlo un 'complot', Mourinho fue advertido a principios de este año por parte de la FA inglesa de “mala conducta”. “Quizás me castigan por mi reflejo. Quizás ellos (FA) pueden ver mi reflejo y eso no les gusta”, contestó el portugués... quien días después continuó su ataque: “Si el árbitro no ve un penalti a tres metros de distancia. Cometió cuatro errores importantes. Es como el abogado que es constante porque ha perdido 15 de sus 15 casos. Nadie quiere a ese abogado”. La FA le multó con 33.500 euros por criticar a los colegiados.

Ronaldo, su preferido: “Empezamos tristes”

El Madrid también merece un capítulo aparte. Y eso que la crítica a Casillas de ahora se queda fuera por ser del Oporto. En mayo de 2013 y cuando le restaban días como técnico blanco, hizo un balance de la temporada acordándose de Cristiano Ronaldo -“empezamos la Liga tristes”-. Repasando lo que había sido su estancia en Madrid se acordó de Iker: “Si pudiera cambiar algo, sería haber traído antes a Diego López”. Despedida de dudosa elegancia, pero fue una colleja limpia y sin nombrar hacia quien iba dirigido.

Unas semanas después volvió a dirigir su dardo hacia Ronaldo, siendo ya entrenador del Chelsea: “Ha hecho tres temporadas fantásticas conmigo. He tenido un único problema con él: criticarle tácticamente. No lo aceptó muy bien porque piensa que sabe todo”. Dos meses después, en agosto, la historia se repite con cierta falta de tacto: “Fui manager por primera vez en el año 2000. Tenía 30 años y estaba entrenando a Ronaldo, no este (Cristiano), el de verdad, Ronaldo el brasileño”. En septiembre del año pasado, más de lo mismo cuando se acordó que “perder una semifinal por penaltis cuando tu mejor jugador, tu mejor marcador de penaltis, el jugador en el que tú depositas toda la confianza lo escoges para lanzar primero, llega al punto de penalti y falla... Es una frustración que permanece”. Metiendo el dedo y la mano en la llaga.

Para Pepe también tuvo cuando le cuestionaron en su última temporada qué le parecía que éste defendiera a Casillas, “su problema tiene un nombre: Varane. Es frustración. No es fácil para un hombre de 31 años ser atropellado por un niño de 19. ¿Y quién ha tenido el coraje de poner al niño? Yo”.

“Sois unos traidores. Unos hijos de puta”

En una entrevista a Esquire sacó a la luz algunos secretos del vestuario merengue: “Muchas veces los futbolistas hacían cola delante del espejo antes del partido mientras el árbitro los esperaba en el túnel”. Aunque dentro del capítulo de críticas a sus jugadores, la que se lleva la palma es la que les dijo a la cara tras el empate frente al Barça que les dejaba sin opciones la Liga 12/13: “Sois unos traidores. Os pedí que no dijerais nada sobre la alineación y me habéis traicionado. Me demostráis que no estáis de mi lado. Sois unos hijos de puta. El único amigo que tengo en el vestuario es Granero y ni siquiera estoy seguro de que pueda confiar en él nunca más. Sois el equipo más traicionero que he tenido en mi vida”. De las anteriores palabras se entienden las siguientes de hace ocho meses acordándose de su anterior vestuario: “Estoy feliz y amo a mis jugadores, es algo que echaba de menos”.

El último mensaje personal hacia alguien que viste de blanco fue para Ramos, cuando dudó de la ausencia de Cesc y Costa con la Selección el pasado noviembre: “Sergio ha sido un fantástico jugador de fútbol pero no es médico. No es médico, ni yo tampoco. Yo hago mi trabajo lo mejor que puedo pero no soy doctor. Yo no soy nadie para ir en contra de ellos y no creo que Sergio haya hecho ningún máster en medicina”.

“Me sorprende un poquito. Esperaba al Madrid más arriba, con más ventaja, porque el Barcelona ha perdido muchos más puntos que en las últimas tres temporadas” (cuando él era entrenador). Zas a Ancelotti en su primer año, para quien también repartió a principios de este 2015: “El otro día, un entrenador de un equipo grande fue eliminado de la Copa y dijo 'es algo bueno, muy bueno, es perfecto para nosotros; ahora podemos centrarnos en las otras competiciones'. Si pierdo contra el Bradfort no diré eso. Diré que es una desgracia. No sabría cómo mirar a mis jugadores, cómo enfrentarme a los seguidores, diciendo 'esta no es una competiciones que queramos ganar'”... el Bradfort les ganó.

“Lo hizo porque necesita vender libros”

Por último, una de las páginas más divertidas dentro del Madrid la escribió con su 'enemigo' Jorge Valdano: “Lo acepto. No me molestó. Lo hizo porque necesita ganar dinero y vender libros”. Mourinho contestando a un ataque del argentino, quien dijo que se alegraba por ser lo contrario al luso.

Con la Selección española también se las ha visto como consecuencia de la incorporación de uno de sus jugadores, Diego Costa, a la lista de la Roja, con discrepancias médicas nuevamente de por medio. “¿Diego Costa? Ni puedo, ni debo y ni quiero hablar con Del Bosque”.

Mourinho y el independentismo catalán

Antes de abandonar definitivamente España, Mourinho se atrevió con asuntos políticos relacionados con el independentismo catalán: Es difícil opinar para mí porque esto no existe en Portugal. Somos pequeños, estamos unidos. Queremos ser Portugal. Somos Portugal. No entiendo a quien no quiere pertenecer a su país. Afortunadamente somos portugueses y queremos ser portugueses”.

Con el Chelsea, sin saber que estaba siendo grabado, criticó a Eto'o, “el problema del Chelsea es que nos falta un goleador. Tengo uno (Samuel Eto'o) pero tiene 32 años. O quizás 35, ¿quién sabe?”. Posteriormente criticó a la Prensa por sacar a la luz una conversación privada y apeló a la falta de ética de aquel redactor. Una puñalada por la espalda.

Al ser eliminado este año por el PSG de la Champions, Mourinho fue sincero y duro públicamente, pese a que ello pudiera molestar a sus jugadores: “Ellos merecieron ganar. Cuando un equipo no sabe o no puede defender los saques de esquina no merece ganar”.

En diciembre de 2014 perdió contra el Newcastle y se acordó -con críticas sutiles- de esos detalles que rodean a un partido de fútbol (y que forman parte del fútbol): “Han pasado cosas fuera de las cuatro líneas del campo que el árbitro no puede controlar. No puede castigar al recogepelotas que desaparecía con el balón, ni a los hinchas que escondían la pelota...”. El centro de la diana, en este caso, era el conjunto de las Urracas.

Lukaku no quería competir por ser titular aquí”, hace un año cuando el belga se marchó rumbo al Everton. Un poco antes también habló sobre otro jugador suyo: “No hay nada de crítico en lo que dijo (Hazard). Cuando los comentarios vienen de un jugador como Eden, es normal, porque él no es el tipo de jugador que se sacrifica por el equipo”. Otra reciente: “Ruben estaba diciendo que tenía un dolor en la espalda, pero lo que sentía era que sólo tenía este dolor cuando Sydney tenía el balón”. Hace poco más de un mes el canterano Loftus-Cheek sufrió en la prensa las costumbres de Mou.

“El día que me vaya del Madrid no habrá críticas”

Internacionalmente 'jugó' su particular final del Mundial y tras la de 2014 se acordó de Sabella: “Me gustaría saber la razón por la que Lavezzi se quedó en el vestuario en la segunda parte. Argentina estaba cómoda y Messi podía sólo caminar”.

Llamativas palabras para todos los gustos y colores que pueden interpretarse en un buen porcentaje en clave de humor, como también su despedida del Real Madrid: “De todos los clubes donde he salido no existen registros de palabras negativas y críticas. Lo contrario. El día que me vaya de aquí no va a ser diferente. El día que salga, sea esta o dentro de una o dos temporadas, no tendrán entrevistas conmigo, ni críticas. La vida es bella”. (Menos mal).

Deportes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios