thomas kistner, autor del libro 'FIFA mafia'

Adidas, Samaranch, la Interpol y hasta el Opus: la mafia de la FIFA, al descubierto

El libro 'FIFA Mafia' acaba de ver la luz en España. 'El Confidencial' habla con su autor, Thomas Kistner, sobre los muchos asuntos turbios que rodean al máximo organismo del fútbol mundial

Foto: Thomas Kistner lleva años investigando a la mayor organización deportiva del mundo.
Thomas Kistner lleva años investigando a la mayor organización deportiva del mundo.

Hay una relación cada vez más pronunciada entre poder, dinero y corrupción. En este mundo que vivimos, parece que ningún gran organismo se queda fuera de ese tríptico. Y por supuesto, la mayor organización deportiva del planeta, la FIFA, no podía escapar a este fantasma. No podía, ni, tal y como cuenta Thomas Kistner en su libro FIFA Mafia, tampoco quería. Desde hace más de medio siglo, al menos que se sepa, la Federación Internacional de Fútbol Asociación se ha ido corrompiendo progresivamente gracias, desde un principio, a Adidas y a su dueño, Horst Dassler. A partir de ahí hay hilos y muchos nudos en los que se encuentran Juan Antonio Samaranch, la Interpol, el Opus Dei... Nos lo cuenta el autor del libro que abre la caja de los truenos de Joseph Blatter.

Pregunta: ¿Ha recibido amenazas o presiones desde FIFA?

Respuesta: Amenazas no, pero claro que ellos me preguntaron qué estaba escribiendo y me dijeron que era un título muy peligroso. Me pidieron que les enseñara el manuscrito y, por supuesto, me negué. También lo intentaron con el editor, pero al final no han ido contra el libro. 

P: ¿Y ahora que está publicado espera alguna consecuencia?

R: Intento no pensar en esto, la verdad, porque no lleva a ninguna parte. Pero pienso que sería muy difícil para la FIFA ser crítico con el libro, más que nada porque ahora tienen un par de problemas más importantes. Y en realidad, pienso que si algo les pasara ahora a los críticos, la opinión pública rápidamente se preguntaría cuáles habrían sido las motivaciones para ello. Es cierto que dudé en su momento, pero ¿qué beneficios pueden sacarnbsp;

P: ¿Cómo empieza a corromperse la FIFA? ¿Todo empieza con Horst Dassler?

R: No fui más allá de Dassler, porque no hacía falta. A partir de él, empezó a ser más corrupta cuanto más dinero entraba en sus arcas. Todo es una cuestión de dinero, crear dinero y metérselo en los bolsillos. Todo empezó con Dassler, por supuesto, y fue creciendo cada vez más.

Horst Dassler (i) junto al golfista Bernhard Langer (Imago).
Horst Dassler (i) junto al golfista Bernhard Langer (Imago).

P: ¿Cómo consigue Horst Dassler, de Adidas, toda su influencia?

R: Dassler fue el pionero en el sistema de marketing alrededor de la FIFA. Empezó dando regalos a atletas en los Juegos Olímpicos de Melbourne en 1956, y a partir de ahí se dio cuenta de que era más efectivo darlos a los entrenadores y a los jefes de equipo. En esos Juegos ya demostró su poder al bloquear en la aduana del puerto de Melbourne toda la mercancía que había enviado Puma, marca creada por su hermano Rudolf. Si no hubiese creado Adidas, habría entrado en la CIA o algo por el estilo, porque le encantaba espiar a la gente. Tenía incluso un micrófono de largo alcance para escuchar a gente que le interesaba.

Cuando se unió a Havelange crearon un plan maestro: si untan a los presidentes de las federaciones, controlan todo el deporte. Son ellos, entonces, los dueños del deporte sin rivales. Yo voy con mis órdenes y ellos vienen con los contratos. Era fácil convencer a los presidentes porque ellos se llevaban su parte. Entró más dinero con la televisión, y por tanto el pellizco de cada uno era cada vez mayor. Y esto tenía que ser mediante regalos porque los presidentes de Federaciones no pueden ganar dinero con ellas. Eso era lo que le pasaba a Havelange, por ejemplo. Pero Blatter es presidente ejecutivo, por lo que se sabe que tiene un sueldo.

Blatter tiene una lucha sobre quién tiene más seguidores, si la Iglesia o FIFA, y está ganando

P: ¿Es cierto que había una relación fraudulenta entre la FIFA y el Opus Dei?

R: Sí. Se trató de una extraña donación de FIFA que fue gestionada por unos miembros de la FIFA muy cercanos al Opus. Por supuesto, en el momento en que salió a la luz, la FIFA se alejó del Opus. Pero es increíble lo cercano que está el Opus del deporte. Sólo hay que pensar que Juan Antonio Samaranch era unos sus miembros. Es difícil saber quién está exactamente dentro de esta organización, ya que es muy hermética y sus miembros tienen permitido mentir. Pero lo que sí sabemos es que las dos mayores organizaciones deportivas, a saber, FIFA y COI, están cerca del Opus y muy unidas a la Iglesia católica. Blatter tiene una lucha personal sobre quién tiene más seguidores, si la Iglesia o la FIFA, y está ganando esta batalla.

P: ¿Era corrupto el COI bajo el mandato de Samaranch?

R: Absolutamente sí. Mucho. Cuando en 1980 Samaranch fue elegido, Dassler era tan poderoso en el mundo del deporte que fue él el que lo puso ahí. Se conocieron antes de las elecciones y crearon el plan: tú serás presidente y me darás esto, esto y esto. Y una de las cosas que dio el COI a Dassler fueron los derechos de marketing a International Sport and Leisure (ISL), empresa creada por Dassler, la cual ya tenía, por supuesto, los de FIFA. Y se los dio a ISL a pesar de que otras compañías ofrecían mucho más dinero.

(imago).
(imago).

P: Siguiendo en España, ¿cómo puede ser que Villar sea presidente de la RFEF desde 1988?

R: Porque es una organización con estructuras del pasado que no permiten ningún cambio, lo mismo que pasa en la FIFA. 

P: ¿Y cómo pudo ser reelegido Blatter tras las detenciones?

R: Blatter fue reelegido precisamente por esos problemas estructurales. En la FIFA cuenta como una federación, un voto. Vale lo mismo el voto de Alemania o España, dos de las más grandes, que el de Vanuatu o Maldivas, que no tienen ligas de fútbol. Estas diminutas federaciones ganan lo mismo que Francia o Argentina cada año. Por supuesto, los dirigentes de esos países están encantados, porque todo el dinero que reciben es para ellos y su único cometido es ir a Suiza cada cuatro años a votar. Y claro, ellos no tienen ningún tipo de interés en cambiar esta situación.

P: ¿Cómo logró Blatter su poder absoluto?

R: Lo hizo él mismo como presidente. Se comete un error común al intentar comparar FIFA con otra empresa normal. Aparentemente lo es, porque gana dinero (2.000 millones de euros al año) y lo reinvierte, teóricamente, en el fútbol. Pero hay una persona que lleva en la FIFA desde hace 34 años y es presidente desde hace 17. Si aparece alguien nuevo en el organigrama, no puede proponer nada porque él ya lo domina todo.

Vanuatu o Maldivas ganan lo mismo que Alemania o España cada año. Y sus dirigentes, encantados

P: ¿Cómo se origina la investigación de Estados Unidos sobre FIFA?

R: Estados Unidos no empezó investigando a la FIFA, sino a algunos de sus miembros, lo cual acabó llevando a FIFA, claro. Decide investigar el supuesto blanqueo de capitales de estos miembros desde hace cinco años, más o menos en 2010, antes de que se decidiera el Mundial de 2022. No tiene nada que ver con que Qatar les quitase el Mundial. Además, allí no es tan importante el fútbol como para meterse en un conflicto contra su mayor aliado en el Oriente Medio, Qatar. 

P: En el libro dice que Platini es una creación de Blatter, pero muchas veces ha sido crítico con el suizo. 

R: Lo que sé es que no volverán a ser amigos. Es cierto que le ha criticado, pero lo importante es saber qué critica: ¿a Blatter o al sistema de Blatter? Eso es lo importante. Y claramente no está diciendo 'no' al sistema, sino a Blatter. No es el mejor hombre para el futuro. 

P: ¿Es cierto que Blatter no quiere que su sucesor tenga su mismo poder?

R: Sí, tal cual. Si tienes poder, tienes dinero, lo tienes todo. Otra pregunta importante que la gente no se hace es cuánto dinero gana Blatter por la FIFA cada año. Sabemos que hay un gasto de 37 millones de euros dedicados a la cúpula de FIFA exclusivamente. Cada miembro del comité ejecutivo se hace millonario por una legislatura, ganando entre todos unos siete millones de euros. Quedan 30, pongamos 28. Luego está el secretario general, pongamos que gana 2 millones. Quedan 26. Los ocho directores, pongamos que ganan medio millón. Quedan 22 millones. Y sólo quedaría Blatter. Es una de las cuestiones cruciales que deben saberse. Si el próximo presidente supiese eso y lo sacase a la luz, Blatter temblaría. Quizá por eso lleve tanto tiempo agarrado a la silla.

P: ¿La FIFA le donó 20 millones de euros a Interpol?

R: Sí, lo hizo, oficialmente, para financiar unos proyectos formativos de agentes de Interpol para luchar contra el amaño de partidos. ¿Cómo encaja eso? Cuando hablé con el secretario general de Interpol me dijo que sí, que era la mayor donación en la historia de la Interpol. Cuando le pregunté un año después qué había conseguido ese programa me dijo que se reunieron con selecciones femeninas sub-17 para hablarles de la compra de partidos. ¿Es eso normal? El jefe de Interpol ha estado en actos de la FIFA, en los que no tiene absolutamente nada que ver, para decir lo bien que lo está haciendo Blatter con sus reformas en la FIFA.

Deportes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios