Es noticia
Menú
Las diez decepciones del deporte español durante el 2014
  1. Deportes
fracasos inesperados y hechos trágicos

Las diez decepciones del deporte español durante el 2014

Las dos selecciones masculinas con más solera del deporte español fueron las que más decepcionaron durante el último año: los Mundiales de fútbol y baloncesto acabaron siendo una pesadilla. Pero no solo en los terrenos de juego ha habido decepciones, fue

Si el triunfador del 2014 es el deporte femenino, la gran decepción ha sido el masculino, sobre todo las dos selecciones más importantes: la de fútbol y la de baloncesto. Ambas sucumbieron en sus respectivos mundiales, dejando además una mala imagen. Esas dos derrotas pudieron suponer el final de dos generaciones exitosas de jugadores y la consecuente renovación, pero parece que ese proceso será más pronunciado en la selección de fútbol. Los 'Juniors de Oro' seguirán dando guerra.

Otros equipos, como el de Coa Davis y el Real Madrid de baloncesto no cumplieron sus objetivos. Como tampoco lo ha hecho Fernando Alonso en sus cinco temporadas en Ferrari. Pero lo más negativo del 2014 va más allá de lo puramente deportivo. Casi al final de año, la violencia en el fútbol volvió a ser noticia.

Estas son las diez mayores decepciones del mundo del deporte para El Confidencial:

La selección española de fútbol se derrumbó en el momento más inoportuno y con la atención de medio mundo. El fracaso en la Copa del Mundo de Brasil fue más duro si cabe por las formas. España comenzó ganando a Holanda en la primera jornada, pero luego se vino a abajo y ya no levantó cabeza. Perdió 1-5 y 0-2 unos días después contra Chile. Cayó eliminada antes de la tercera jornada, que presentó un intrascendente partido contra Australia. Tras el Mundial, algunos jugadores dejaron la selección y Vicente del Bosque, después de pensárselo, decidió seguir como seleccionador. La renovación está en marcha y las sensaciones después de Brasil no han vuelto a ser buenas.

Todo estaba preparado para que España se viera las caras contra Estados Unidos en la final de la Copa del Mundo el 14 de septiembre en Madrid. Los más optimistas, incluso, no descartaban la medalla de oro, pues el equipo norteamericano venía sin sus mayores estrellas (Kevin Durant renunció durante la preparación). Pero en esos cálculos fallaron dos cosas. Después de una primera fase perfecta y unos octavos de final correctos, España se hundió en cuartos final contra Francia: solo anotó 52 puntos. Todos los focos apuntaron al seleccionador, Juan Antonio Orenga, que acabó renunciando al cargo días después. Estados Unidos sí que no falló y demostró ser mucho mejor de lo que algunos habían previsto: a día de hoy, inalcanzable.

La muerte de Javier Romero Taboada, 'Jimmy', miembro del grupo ultra Riazor Blues, ha vuelto a centrar la atención sobre un problema que durante mucho tiempo ha permanecido en un segundo plano, pero que no ha dejado de estar presente en el fútbol español: la violencia, verbal y física, en los estadios. Lapelea entre integrantes del grupo coruñes y del Frente Atlético, que acabó de manera trágica la mañana del pasado 30 de noviembre, y la decisiones tomadas desde entonces han dejado claro que las instituciones no estaban empleándose a fondo para acabar con el problema.

Roberto Bautista, Pablo Andújar, Marc López y David Marrero fueron los cuatro tenistas que representaron a España en la eliminatoria por la permanencia en el Grupo Mundial de la Copa Davis que se jugó en Brasil en septiembre. Las numerosas bajas, por unas razones o por otras, de los mejores tenistas españoles dejó al capitán, Carlos Moyá, y los que sí viajaron a Sao Paulo en una situación muy difícil e incómoda. Y lo aprovechó Brasil para ganar y devolver a España al Grupo I 18 años después. El próximo mes de julio, Rusia o Dinamarca será el primer rival para intentar ascender. En el banquillo ya no estará Moyá, sino Gala León, cuyo nombramiento como capitana generó una polvareda en la que algunos no supieron guardar las formas.

Más que un año decepcionante para Fernando Alonso, el 2014 ha vuelto a demostrar que Ferrari está muy lejos de lo que fue y de donde quiere estar. Por eso, el piloto asturiano ha dejado la Scuderia y ha fichado otra vez por McLaren, donde intentará ganar su tercer campeonato del mundo de Fórmula 1. Lo que sí ha sido decepcionante ha sido su paso por la mítica marca italiana. En sus cinco temporadas allí, Alonso solo ha podido luchar en dos por llevarse el campeonato: 2010 y 2012. En el resto de años, primero la tiranía de Red Bull y Sebastian Vettel y luego el dominio aplastante de Mercedes le han impedido siquiera acercarse a la primera posición.

Una temporada que comenzó con fuegos artificiales acabó entre lágrimas. Antes de la Final Four de Milán, el Real Madrid ya había mostrado algún síntoma de cansancio; no estaba al mismo nivel que en los primeros meses de competición. Pero tras barrer al FC Barcelona en semifinales por 62-100, muy pocos imaginaban que la Euroliga se le iba a volver a escapar, como un año antes en Londres. Tras un partido igualado, el Madrid se hundió en la prórroga y permitió que el Maccabi Tel Aviv anotara 25 puntos para llevarse el título en un partido que terminó 86-98. El final de temporada fue muy duro para los blancos: llegaron a la final de la Liga Endesa, pero la perdieron contra el Barça y cerraron el curso solo con la Copa del Rey.

La voracidad de Qatar por la organización de grandes eventos deportivos tuvo en Barcelona su última víctima. La capital de Doha ganó a Barcelona (y a la estadounidense Eugene) en la votación para elegir la sede del Campeonato del Mundo de Atletismo de 2019, justo dos décadas después del único Mundial al aire libre que se ha celebrado en España: el de Sevilla en 1999. Además de las bondades de su candidatura, Doha ofreció 37 millones de dólares en concepto de patrocinio a la IAAF, elemento clave para la decisión final. En unas semanas, Qatar organiza el Mundial de Balonmano, en el que España defiende título, y en el 2022 también organizará el de fútbol. Para entonces, es posible que la FIFA aún no haya solucionado el escándalo que ha supuesto el proceso de elección.

Alberto Contador no tenía fácil ganar el Tour de Francia 2014. Tras la novena etapa ocupaba el noveno puesto de la clasificación general a 4:08 del líder, Tony Gallopin, y a 2:34 de Vincenzo Nibali, su gran rival tras el abandono de Chris Froome. Pero el 14 de julio, día fiesta nacional francesa, sufrió una dura caída que provocó que se retirara. Sus aspiraciones se fueron al traste en el descenso del Petit Ballon, y con ellas, la del ciclismo español: Valverde acabó a casi 10 minutos del ganador. Contador aún tendría mucho que decir en la temporada: se recuperó de su fractura de tibia y se llevó la Vuelta a España tras una bonita lucha con Froome y Valverde.

Se acabó la luna de miel de la selección española sub-21 con la Eurocopa. El equipo dirigido por Albert Celades (sustituto de Julen Lopetegui) cerró la fase de clasificación en primer lugar y se jugó la clasificación para el torneo del próximo verano contra Serbia. Pero a pesar de contar con jugadores como Morata, Muniain (doble campeón), Deulofeu, Munir y hasta Isco, convocado expresamente para intentar pasar la eliminatoria, la selección cayó contra Serbia. Empató a cero fuera de casa y cayó por 1-2 en Cádiz. España, cuatro veces campeón de la competición, no participará en el torneo por primera vez desde el 2008. Y además también se queda sin Juegos Olímpicos.

Las decepciones deportivas no han sido lo único negativo en la Real Federación Española de Fútbol (RFEF). Ángel María Villar, sempiterno y omnipotente presidente, se ha pasado todo el 2014 a la gresca con el Consejo Superior de Deportes y su presidente, Miguel Cardenal. Primero, por su negativa a aceptar las subvenciones y luego por su desplante para aprobar las medidas contra la violencia en el fútbol. Acabó haciéndolo, pero sin contar con el órgano gubernamnetal. Pero no queda ahí la cosa. Como ha venido contando El Confidencial, La federación es ahora mismo un polvorín: las cuentas no cuadran, se hacen negocios muy turbios y la directora de la selección absoluta está en el punto de mira. Y Villar sin dar la cara.

Si el triunfador del 2014 es el deporte femenino, la gran decepción ha sido el masculino, sobre todo las dos selecciones más importantes: la de fútbol y la de baloncesto. Ambas sucumbieron en sus respectivos mundiales, dejando además una mala imagen. Esas dos derrotas pudieron suponer el final de dos generaciones exitosas de jugadores y la consecuente renovación, pero parece que ese proceso será más pronunciado en la selección de fútbol. Los 'Juniors de Oro' seguirán dando guerra.

Selección Española de Baloncesto
El redactor recomienda