Se buscan cincuenta votos para lograr que Madrid sea olímpica
  1. Deportes
REALEZA, EXDEPORTISTAS Y EMPRESARIOS DECIDEN

Se buscan cincuenta votos para lograr que Madrid sea olímpica

50 votos. Ésa es la cifra que da o quita unos Juegos Olímpicos... y Madrid jamás se ha acercado a esa barrera en sus tres intentos anteriores

placeholder Foto: El Príncipe en Buenos Aires (Efe).
El Príncipe en Buenos Aires (Efe).

50 votos. Ésa es la cifra que da o quita unos Juegos Olímpicos. Madrid jamás se ha acercado a esa barrera en sus anteriores intentos de llevarse los cinco aros. En el lejano año 69, de la mano de Arias Navarro, se quedó en 19 votos y fue derrotada por Múnich, aunque dejó atrás a Montreal y Detroit. En los intentos modernos, Madrid nunca ha pasado de la maldita cifra de los 32. En ese número se quedó en 2005 en Singapur cuando Londres le dejó sin Juegos y tampoco logró batir esa marca psicológicacuando cayó en la final ante Río de Janeiro.

Dicen que la candidatura cuenta con la promesa de voto de 50 miembros del Comité Olímpico Internacional. Recuerden que son 103 los miembros que eligen la sede, pero que al haber cinco implicados, el número de votantes se reduce a 98. El problema es que igual piensan por Tokio y Estambul. El método de votación permite el engaño y la hipocresía. El cariz privado del sufragio y el secretismo con el que se mueven los miembros del COI dan lugar a todo tipo de especulaciones y actuacionesque derivan en movimientos tan extraños como que en la primera votación una ciudad candidata obtenga más votos que en una segunda vuelta, tal y como le sucedió a Tokio hace cuatro años. Curioso.

El origen y procedencia de estos miembros del COI recoge un amplio abanico de ocupaciones. Hay deportistas famosos como Bubka, Fredericks, Al Moutawakel o Popov; dirigentes históricos como Blatter, McQuaid (enemigo número uno de España), el mexicano Raña o miembros de distintas casas reales como el Príncipe Alberto de Mónaco, Ana de Inglaterra, Federico de Dinamarca, el hermano del Emir de Kuwait Sheikh AlSabah o representantes de Arabia Saudí, de Jordania y de los Emiratos Árabes.

Este nutrido grupo relacionado con la realeza, además de temas de lavado de imagen, ha sido el principal motivo de la presencia del Príncipe Felipe en Buenos Aires desde el pasado lunes. Su trabajo de lobby (en esos últimos movimientos falló la candidatura de Madrid en anteriores citas) ha tenido como fin la búsqueda de esos diez votos relacionado con diferentes casas reales y que pueden terminar siendo decisivos.

Los números y cuentas hechos en las últimas semanas pueden saltar por los aires con un simple gesto de Jacques Rogge. Los miembros del COI, a la espera de lo que suceda en la elección de nuevo presidente del próximo lunes, siguen al pie de la letra los designios del que todavía es su jefe. De hecho, muchos de ellos fueron nombrados por el suizo. En la cita de Copenhague de cuatro años atrás, Rio de Janeiro llegó como víctima y terminó ganando. "Ha llegado el momento de que Sudamérica tenga unos Juegos", mensaje claro y rotundo que sirvió para que dentro de tres años la ciudad brasileña viva en primera persona el espíritu olímpico. En esta ocasión, lo más que ha dicho ha sido: "Madrid está preparada para unos Juegos". Veremos si es decisivo.

Madrid 2020 España Buenos Aires Jacques Rogge Juegos Olímpicos
El redactor recomienda