Es noticia
Menú
Diecisiete Tours después Hincapie destapa la cara oculta de Armstrong
  1. Deportes
EL AMERICANO TESTIFICA CONTRA LANCE EN LA CAUSA POR DOPAJE

Diecisiete Tours después Hincapie destapa la cara oculta de Armstrong

En plena disputa del Tour de Francia se habla más de asuntos de dopaje que de la propia ronda gala, o más que de casos, del

Foto: Diecisiete Tours después Hincapie destapa la cara oculta de Armstrong
Diecisiete Tours después Hincapie destapa la cara oculta de Armstrong

En plena disputa del Tour de Francia se habla más de asuntos de dopaje que de la propia ronda gala, o más que de casos, del asunto de Lance Armstrong. Y no es de extrañar. Cada vez que se aproxima la ronda ciclista más importante por etapas afloran multitud de asuntos polémicos relacionados con el gran cáncer de este deporte. En esta edición, ante las ausencias de Alberto Contador y Andy Schleck, la carrera parece haber perdido algo de impacto mediático, el cual está llegando por otras vías nada beneficiosas para el ciclismo.

Todos los grandes campeones, y los que no lo han sido también, han estado en el ojo del huracán por lo que respecta a la limpieza de sus triunfos. Ninguno se ha librado de la sombra de la sospecha, en muchas ocasiones malintencionada por parte de algunos sectores interesados en devaluar sus victorias. Si nos atenemos a los españoles, Perico Delgado y Miguel Indurain fueron perseguidos por los medios franceses (novedad), que tuvieron que claudicar ante la inocencia en todas y cada una de las pruebas a las que se sometieron. El caso de Contador ha sido diferente, ya que, estando o no de acuerdo con la decisión de la AMA, las pruebas le han declarado culpable en el caso del famoso clembuterol.

Y como no, el corredor con más Tours de la historia tampoco se ha librado de especulaciones, rumores y acusaciones, de momento sin pruebas concluyentes. Lance Armstrong ha vuelto a ser el epicentro de la información ciclista desde hace varias semanas. La Agencia Estadounidense de Lucha contra el Dopaje (Usada) ha retomado el caso, y para ello ha contado con la inestimable ayuda de varios compañeros, que no amigos, del americano. Entre ellos se encuentra George Hincapie, fiel escudero de Armstrong en las siete victorias del tejano y que ahora se ‘acuerda’ que su exjefe de filas también se dopó. Y digo también, porque tanto Hincapie como el resto de los corredores que han testificado (Levi Lepheimer, David Zabriskie y Christian Vandevelde) han reconocido haber tomado sustancias dopantes. Según el reglamento, sobre ellos debiera recaer una sanción de dos años a final de esta temporada, pero la colaboración con la Usada puede hacer que ésta se vea reducida a tan sólo seis meses. ¿Deportividad o interés? La respuesta cae por su propio peso.

Precisamente, Hincapie se ha convertido con la disputa de la presente edición en el ciclista con más participaciones en la ronda francesa, con un total de 17. Y está siendo uno de los corredores más reclamados por los medios de comunicación, pero por motivos que poco tienen que ver con su enorme gesta. Haber superado la cifra del holandés Joop Zoetemelk (16) debiera suponer un reconocimiento profesional tremendamente valioso, y a buen seguro se hará con el tiempo, pero la lacra del dopaje y de este caso en concreto está persiguiendo al ciclista del BMC.

No está muy lejos la época gloriosa del gran gregario junto a Armstrong (1999-2005) en el US Postal y el Discovery. Pero la memoria de Hincapie (y la del resto de delatores) parece haber dado un giro de 180 grados. Donde entonces todo era limpieza, trasparencia y deportividad absoluta, ahora resulta que todo fue un cachondeo. Por salvar unos meses de contrato y lograr una inmunidad o trato de favor de la agencia americana contra el dopaje, todos se agarran al clavo ardiendo de la colaboración, que si sirve para limpiar este deporte, bienvenido sea, pero quizá se podría haber hecho mucho antes..

Armstrong deberá responder ante la Usada antes del próximo 22 de noviembre. Sea cual sea el veredicto de este caso, lo único que esperan todos los aficionados al ciclismo es que, de una vez por todas, sólo se hable de ganadores de etapa, líderes de carreras, grandes gestas contra el crono o heroicidades de todo tipo en etapas de montaña, es decir, de deporte, única y exclusivamente. Sólo el tiempo dirá si esto es posible y si el ciclismo se libra de esta tremenda estocada. 

En plena disputa del Tour de Francia se habla más de asuntos de dopaje que de la propia ronda gala, o más que de casos, del asunto de Lance Armstrong. Y no es de extrañar. Cada vez que se aproxima la ronda ciclista más importante por etapas afloran multitud de asuntos polémicos relacionados con el gran cáncer de este deporte. En esta edición, ante las ausencias de Alberto Contador y Andy Schleck, la carrera parece haber perdido algo de impacto mediático, el cual está llegando por otras vías nada beneficiosas para el ciclismo.