Dopaje y trama mafiosa: Navascués, un boxeador señalado por la mala fortuna
  1. Deportes
DOS MOMENTOS PUNTUALES QUE HAN MARCADO SU CARRERA DEPORTIVA

Dopaje y trama mafiosa: Navascués, un boxeador señalado por la mala fortuna

"Voy a darlo todo. Quiero quedar campeón del mundo, es mi sueño. Hemos trabajado muy duro y quiero quedar campeón por mí, por todos mis compañeros,

placeholder Foto: Dopaje y trama mafiosa: Navascués, un boxeador señalado por la mala fortuna
Dopaje y trama mafiosa: Navascués, un boxeador señalado por la mala fortuna

"Voy a darlo todo. Quiero quedar campeón del mundo, es mi sueño. Hemos trabajado muy duro y quiero quedar campeón por mí, por todos mis compañeros, por José Valenciano, mi preparador con el que llevo quince años, por Barceló, mi club, por mi familia, por las cien personas que van a verme a Alemania, por todos los amigos y por todos los españoles", así hablaba Pablo Navascués hace algo más de año y medio, exultante de felicidad.

Si por aquel entonces una de las grandes promesas del boxeo nacional estaba a un paso de disputar el combate por el cinturón de campeón del mundo del peso medio versión Federación Internacional ante el alemán Sebastien Sylvester, veintidós meses después, la vida del púgil español ha cambiado de manera radical. Un absurdo positivo y una detención por su supuesta relación con una mafia búlgara han marcado el último año del boxeador.

Sin duda, su supuesta relación con el 'clan de los búlgaros' se ha convertido en el último escándalo relacionado con el boxeador, un hecho que poco o nada ha gustado en su entorno, sobre todo tras conocerse su nula relación en este caso. El Confidencial se puso en contacto con su preparador, José Valenciano, aunque no quiso valorar lo sucedido: "Prefiero no hablar, es todo tan dantesco que prefiero no decir nada", aseguraba a esta diario. 

Navascués es uno de los muchos 'currantes' del cuadrilátero. Campeón de España de Súper Welter y de los pesos medios, siempre ha peleado por hacerse un hueco en un mundo complicado como es el boxeo. Uno de sus grandes logros fue la consecución del título intercontinental del peso Súper Welter en 2005, que se convirtió en el gran empujón del boxeador madrileño. El español se mostraba imparable sobre el ring.

Un salto que se hizo esperar

Sin embargo, su gran momento no llegaría hasta cinco años después, momento en el que a Navascués le llegó la oportunidad de luchar por el cinturón de campeón del mundo de peso medio. El púgil madrileño se enfrentaría a Sebastian Sylvester en Alemania, su gran oportunidad. Por aquel entonces, el español contaba con 34 años y estaba dispuesto a aprovechar la oportunidad de su vida.

Por desgracia, este combate nunca se llegó a disputar. ¿Por qué? Por culpa de un error absurdo del boxeador español, que dio positivo en un control antidopaje por ingerir un medicamento que desconocía que estuviera prohibido. Antes de la pelea, Navascués sufrió un cuadro de ansiedad, y decidió acudir al hospital, donde se le recetó 'Seguril'. Su consumo provocó que en el test antidoping diera positivo por 'furosemida'.

Tras cancelarse el combate, el español se mostró muy 'tocado': "Hay unas normas y unas reglas en el consejo mundial del deporte y yo, sin querer y por desconocimiento, las he infringido y lo tengo que pagar. Como buen deportista que soy, hasta el último momento voy a 'apencar' con lo que me venga, pero no me quiero retirar sin ser campeón del mundo. Aunque si es el precio que tengo que pagar, lo pagaré", aseguró por aquel entonces.

Tras el positivo, volver a empezar

Después de superar aquel duro trance, el español consiguió el título del Campeonato Latino del peso medio versión WBC, aunque perdió por nocaut el Campeonato de la Unión Europea del peso medio frente al polaco Grzegorz Prosksa. Pero pocos meses más tarde iba a volver a ser noticia, esta vez de manera extradeportiva, al ser detenido por su supuesta vinculación con una mafia búlgara.

Según fuentes policiales, Navascués fue detenido bajo la acusación de los delitos de asociación ilícita, amenazas, coacciones, apropiación indebida, contra la intimidad y contra el derecho a la propia imagen. Sin embargo, tras declarar durante cuatro horas, la Policía Nacional dejó en libertad sin cargos -con la única obligación de presentarse ante el juez si es requerido- al boxeador, relacionado con el caso por haber alquilado un espacio del gimnasio a uno de los hombres que investigan las fuerzas de seguridad.

Lo cierto es que la vida de Pablo Navascués ha cambiado de forma radical. Dos momento puntuales en su vida han marcado la carrera de uno de los púgiles que estaba llamado a conseguir grandes cotas en el boxeo mundial. Su detención por su supuesta relación con el 'clan de los búlgaros' ha sido su último problema. Navascués ha vuelto a encajar un golpe, pero no se rinde y sigue luchando por ser el mejor en su categoría.

Pablo Navascués