TONI MUÑOZ, FUTURO DIRECTOR DEPORTIVO, CERRARÁ EL FICHAJE

Gil Marín quiere traerse a Luis Enrique pero Cerezo prefiere a Caparrós

Los dirigentes del Atlético de Madrid trabajan en un profundo cambio estructural en la parcela deportiva, aunque parece que antes de llevarlo a cabo, serán ellos mismos

Foto: Gil Marín quiere traerse a Luis Enrique pero Cerezo prefiere a Caparrós
Gil Marín quiere traerse a Luis Enrique pero Cerezo prefiere a Caparrós

Los dirigentes del Atlético de Madrid trabajan en un profundo cambio estructural en la parcela deportiva, aunque parece que antes de llevarlo a cabo, serán ellos mismos los encargados de buscarle sustituto a Quique Sánchez Flores.

El problema es que la bicefalia que gobierna el club no está de acuerdo en el entrenador ideal para el nuevo proyecto. Miguel Ángel Gil Marín, consejero delegado y máximo accionista, quiere a Luis Enrique, y Enrique Cerezo, presidente, quiere a Joaquín Caparrós. De hecho, ambos se mueven por su lado para tantear a su entrenador favorito.

A día de hoy, no hay ningún tipo de acuerdo escrito con entrenador alguno. Ni siquiera hay una negociación avanzada con alguna de las opciones. Toni Muñoz, actualmente en el Getafe, será el próximo director deportivo y es quien desea cerrar el fichaje del nuevo técnico. Pero hasta que no termine la temporada, donde el conjunto azulón aún pelea por la salvación, Toni no va a comenzar a trabajar para el Atlético de Madrid.

Gil Marín espera a esta situación para cerrar la contratación de Luis Enrique. Antes, debe convencer a Cerezo, quien prefiere al actual entrenador del Athletic de Bilbao. Ya han descartado, aunque fueron propuestas que estuvieron sobre la mesa, a Luis García (Levante) y Simeone.

Esta diferencia de criterios entre los dos dirigentes (que se da con cierta frecuencia en diversos ámbitos y que es el motivo principal que motiva el cambio que tienen pensado) tampoco es banal en esta ocasión.

Principalmente, porque uno y otro técnico representan opciones muy diferentes. Luis Enrique opta por un fútbol vistoso ‘made in Barça’ y, aunque tiene sobrada experiencia como jugador internacional y sus inicios en los banquillos, al frente del filial culé, prometen, sí es cierto que como entrenador es prácticamente un principiante. Caparrós, en cambio, es un entrenador que garantiza el fútbol opuesto, sus equipos son ante todo aguerridos y correosos, pero su experiencia en Primera está más que contrastada.

La cúpula atlética quiere fichar al próximo técnico en consenso con el nuevo director deportivo para que la citada reestructuración de la dirección deportiva no quede descafeinada. Y es que poco margen de maniobra le quedaría a los nuevos inquilinos de esta parcela si al llegar se encontraran con un entrenador que, quizá, ellos no hubieran elegido.

Quieren 'atletizar' el organigrama

La idea de Gil Marín y Cerezo es atletizar la sección deportiva, es decir, traerse a gente que sepa de sobra lo que significa ponerse la camiseta colchonera. Toni Muñoz está en todas las quinielas para sustituir a Jesús García Pitarch, que es un secreto a voces que no seguirá como director deportivo. El ex jugador atlético volverá así al cargo que dejó en 2006 y que ahora ocupa en el Getafe.

Tal y como adelantó este diario el mes pasado, la oferta del club ha llegado también a José Luis Pérez Caminero, que ya desempeñó una labor similar en el Real Valladolid. Así, uno de los mejores jugadores de la historia reciente del club trabajaría junto a Toni para intentar que el equipo consiga una dinámica de crecimiento deportivo constante.

La llegada de Kiko Narváez, que cerraría la terna de ídolos del doblete del ’96 que regresarían al Atleti, también es probable. La función que le han ofrecido al gaditano abarcaría desde ser el portavoz y voz única del club hacia el exterior hasta la de hacer de nexo entre plantilla y mandatarios. También se ha pensado en Carlos Aguilera como responsable del fútbol base. 

En estos momentos, la operación de remodelación parece que saldrá adelante. Pero Toni está volcado en el Getafe, equipo que continúa metido en la lucha por la permanencia, y de momento no quiere pensar en opciones futuras.

La clave estará en el pacto que alcancen todas las partes, donde los nuevos pedirán respeto absoluto para sus respectivas parcelas por parte de los dos dueños, que en el pasado ya han protagonizado entre ambos varias diferencias de criterio en los medios.

Además, en esas negociaciones habrá que ver cómo Toni y compañía gestionan las opciones para el banquillo. La voz más importante en este proceso sigue siendo la de Gil Marín. La posición que tome el máximo accionista será la que decante hacia un lado u otro el futuro proyecto del Atlético de Madrid. Incluido el fichaje de Luis Enrique.

Descubre más e interactúa en nuestra página de Facebook: EC Deportes

Deportes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios