TRAS MÁS DE TRES HORAS, GANÓ AL FRANCÉS POR PRIMERA VEZ

Federer sí tuvo que sudar para derribar el 'maleficio' de Simon

La sombra del 'maleficio' del francés Gilles Simon que parece perseguir al suizo Roger Federer, planeó con fuerza sobre la Rod Laver Arena, para amenazar la

Foto: Federer sí tuvo que sudar para derribar el 'maleficio' de Simon
Federer sí tuvo que sudar para derribar el 'maleficio' de Simon

La sombra del 'maleficio' del francés Gilles Simon que parece perseguir al suizo Roger Federer, planeó con fuerza sobre la Rod Laver Arena, para amenazar la defensa de su condición de campeón, a la que finalmente el helvético se amarró tras imponerse en cinco sets después de más de tres horas de partido (6-2, 6-3, 4-6, 4-6 y 6-3). El partido cerró una jornada que resultó épica para los tenistas españoles.

Federer nunca hasta ahora había ganado al galo. Un tenista que parece tener tomada la medida al tenista más laureado de la historia. En el Masters Series de Toronto y en la Copa Masters. Las dos en el 2008.

Es el francés uno de los tres jugadores en activo con los que el suizo no tiene los números de su lado. Los otros son el español Rafael Nadal y el británico Andy Murray.

El inicio no advertía un sufrimiento semejante para el campeón. Todo lo contrario. Daba la sensación de que Federer iba a finalizar por la vía rápida con el maleficio (6-2 y 6-3) en los dos primeros sets.

El helvético, que con esta victoria ha igualado el récord de triunfos en el Abierto de Australia, en la era open, fijado por el sueco Stefan Edberg (56), bajó el ritmo y la intensidad desde ese momento.

Simon 'resucitó' en el tercer set

Simon, 34 del mundo, ganador este año en el torneo de Sydney, se asentó y empezó a fraguar su resistencia. Le acompañó las facilidades de su rival, que le cedió el saque en tres ocasiones en el tercer set. Cuando Federer quiso darse cuenta y reaccionar ya estaba en el lío. Ante un rival crecido. Motivado.

Lleva 26 torneos del Grand Slam seguidos sin perder antes de los cuartos de final. La amenaza planeó hasta el quinto set para Federer que siempre, en el Abierto de Australia, había logrado al menos alcanzar la tercera ronda. La última vez que se estancó antes fue en Roland Garros del 2003, cuando cayó en la primera eliminatoria.

Federer, que acabó el partido con 53 errores no forzados, tuvo en el saque otra vez a su mejor aliado. Rompió el de Simon en el sexto juego y recuperó la iniciativa. No se le escapó el triunfo.

Solventado el contratiempo, jugará en la tercera ronda del Melbourne Park con el belga Xavier Malisse, que venció al español Albert Montañés por 6-4, 6-0 y 6-1.

Deportes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios