SIGUE LÍDER DEL GIRO A FALTA DE CUATRO ETAPAS

Arroyo supera otro asalto en "un día tranquilo"

El francés Damien Monier, del equipo Cofidis, ha sido el vencedor de la decimoséptima etapa del Giro de Italia disputada a través de 173 kilómetros entre

Foto: Arroyo supera otro asalto en un día tranquilo
Arroyo supera otro asalto en "un día tranquilo"

El francés Damien Monier, del equipo Cofidis, ha sido el vencedor de la decimoséptima etapa del Giro de Italia disputada a través de 173 kilómetros entre Brunico y el Alto de Peio Terme, y el español David Arroyo (Caisse d'Epargne) sigue al frente de la clasificación general.

Arroyo apreció en la decimoséptima etapa que el italiano Ivan Basso y el australiano Cadel Evans "están igualando sus fuerzas", y que eso le beneficia con miras a las cuatro últimas jornadas.

El talaverano no ha cedido ni un solo segundo a Basso, pese a que el Liquigás puso un ritmo duro en la ascensión a Peio Terme.

"Ha sido un día tranquilo", aseguró Arroyo. "Aunque teníamos que llevar el peso de la carrera, el equipo me ha arropado a la perfección y gracias a esto he podido estar como nuevo en los últimos kilómetros de la ascensión".

"Estoy muy contento con el resultado de hoy", añadió. "El Liquigas quería arañarme algún segundo y no lo han conseguido, esto es muy importante ya que mi moral va a más y la de ellos puede ir a menos, además de esto mis sensaciones están siendo muy buenas y empiezo a ver como Basso y Evans están igualando sus fuerzas lo que puede ser muy positivo para mí".

Monier atacó en el descenso

Este miércoles, Monier, de 27 años, atacó a 3 kilómetros de meta, en pleno ascenso, y dejó atrás a sus dos compañeros de fuga, el holandés Steven Kruijswijk (Rabobank) y el alemán Danilo Hondo (Lampre). Llegó en solitario con un tiempo de 4h.29.19.

La segunda plaza fue para Hondo, a 37 segundos, y la tercera para Kruijswijk a 39. El español Dani Moreno (Omega), que integró la escapada del día con 19 corredores más, llegó cuarto a 1.01 minutos.

El pelotón principal llegó a casi diez minutos, con David Arroyo junto a sus rivales más directos, los italianos Iván Basso y Vicenzo Nibali, ambos del equipo Liquigas, el australiano Cadel Evans y el kazako Alexandre Vinokourov.

Arroyo, bien respaldado por sus compañeros, aguantó perfectamente la parte final de la etapa, la más dura, y, como si fuera un calco de las jornadas anteriores, los componentes de la escuadra Liquigas marcaron el ritmo a seguir en el grupo principal.

Fue una etapa en la que había bastantes trampas, un recorrido exigente después de la cronoescalada, ya que había algún que otro favorito con ganas de batalla, de recuperar los segundos perdidos el día anterior.

Muchos intentos en el grupo de los ilustres que no fueron a ninguna parte debido al control de los componentes del Liquigas, que, especialmente en la subida al alto de Palade en el kilómetro 106, marcaron el ritmo que más les convenía.

Algo similar hicieron en la parte final de la jornada, con el alto de Peio Terme, con 9 kilómetros de ascenso y rampas del 12 por ciento, donde se decidió la etapa con el salto de Monier.

En el grupo de Arroyo lo intentaron Basso y Nibali, principalmente, pero sin éxito.

Fue una jornada complicada debido al terreno quebrado por el que discurrió, el fuerte ritmo que impusieron los rivales más directos del líder en los tramos complicados en la montaña, pero que no fructificaron por el buen hacer de Arroyo y los suyos que facilitó el triunfo de Moniers.

Este jueves, se disputara la decimoctava etapa, entre Levico Terme y Brescia, de 151 kilómetros, en principio una tregua antes de afrontar el montañoso y definitivo fin de semana.

Deportes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios