El roce no hace el cariño
  1. Deportes
FC BARCELONA

El roce no hace el cariño

El Fútbol Club Barcelona se encuentra en plena remodelación de su estructura deportiva, después de dos temporadas en la que los éxitos deportivos han sido más

placeholder Foto: El roce no hace el cariño
El roce no hace el cariño

El Fútbol Club Barcelona se encuentra en plena remodelación de su estructura deportiva, después de dos temporadas en la que los éxitos deportivos han sido más bien escasos. Pero, cuando se habla de dar salida a determinados jugadores, parece que las cosas no se han realizado de la manera más conveniente. Al igual que ocurriese tiempo atrás con el Real Madrid de Florentino Pérez y sus ‘Galácticos’, el conjunto azulgrana no consiguió aunar en la misma plantilla a verdaderos cracks, esos que están varios niveles por encima del resto, sin que existieran disputas y problemas internos.

Estas vicisitudes han desembocado, cuanto menos, en el malestar de muchos jugadores con la institución y, en algunos de los casos, la salida de estrellas que marcaron una época en el conjunto culé. Después del comienzo de la segunda vuelta de la Liga de la pasada temporada, comenzaron los problemas con Ronaldinho, el jugador franquicia del equipo que fue capaz, tras su llegada al equipo en 2003 de llevar a lo más alto a un conjunto que se encontraba sumido en grandes problemas deportivos, con dos títulos de Liga (04/05 y 05/06) y una Liga de Campeones (06). Comenzaron a sonar voces disonantes dentro del seno del equipo de Camp Nou, que clamaban contra la actitud del jugador brasileño no sólo en los partidos, sino también en los entrenamientos, acusándolo de no presentarse en muchos casos. Así, el carioca terminó abandonando a principios de verano la disciplina del equipo español en dirección a Milán, por una suma de 25 millones.

Más tarde, los problemas vinieron con Deco, quien supo a finales de la pasada temporada que no continuaría en el Barcelona, achacándole su escaso compromiso y rendimiento sobre el terreno de juego. Después de la Eurocopa, se hizo público que el jugador internacional por Portugal fichaba por el Chelsea por un montante de 10 millones. Henry, uno de los fichajes estrella de la pasada temporada procedente del Arsenal inglés, también fue ampliamente criticado a lo largo de la misma, principalmente por su escaso acierto de cara a portería, y también se habló de dar salida al jugador, aunque finalmente el club ha decidido que continúe este año.

Durante este verano, el turno le toco al camerunés Samuel Eto’o, a quien el propio entrenador del conjunto azulgrana, Pep Guardiola, le ha comunicado que no cuentan con él para el próximo proyecto, a pesar de sus espectaculares cifras goleadores y el carácter ganador que imprime al equipo. El africano anda buscando equipo, mientras sigue entrenando con el Barça, e incluso, ha llegado a coquetear con el Real Madrid. Ahora, es Messi quien se ve afectado por la política del Barcelona, quien, hasta el último momento, ha intentado retenerlo en contra de la voluntad del jugador de viajar con su selección a disputar los Juegos Olímpicos.

Incluso, en espera de que el TAS haga público el fallo por el recurso remitido por el Barcelona a la FIFA, el conjunto catalán ha enviado a Pep Costa, miembro del cuerpo técnico del equipo, para traérselo de vuelta por si se da el caso de que sea positiva la resolución. Ni tan siquiera se fían de que el jugador vaya a volver de ‘motu proprio’. El jugador se ha visto mareado en una polémica absurda, que no hace más que afectar al propio profesional, quien se ve manejado sin que su opinión sea valorada en ningún momento.

El principal problema de esta historia radica en que el Fútbol Club Barcelona no está tratando demasiado bien a sus jugadores clave, lo que ha desembocado en que algunos de ellos hayan terminado por dejar el club. Ya no es que se esté dejando de cuidar a los jugadores, sino que, en muchos casos, se especula con ellos y no se los valora como bien merecen por lo que han ofrecido, ofrecen y pueden ofrecer en las filas azulgranas. Quizá deberían pensar que el bienestar del jugador en el club es fundamental para su buen rendimiento. Si no, es posible que la desbandado continúe.

Ronaldinho Deco Xavier Henry Leo Messi