Es noticia
Menú
Argentinos exiliados y amantes de la Pampa: cómo prepararte tu propio mate en cualquier sitio
  1. DeCompras
  2. Lifestyle
DOBLE DE ANTIOXIDANTES QUE EL TÉ

Argentinos exiliados y amantes de la Pampa: cómo prepararte tu propio mate en cualquier sitio

El mate es una bebida única que te dará ''la fuerza del café, los beneficios para la salud del té y la euforia del chocolate''.

Foto: Los mejores kits para tomar tu mate en cualquier lugar (Camila Seves Espasandin para Unsplash)
Los mejores kits para tomar tu mate en cualquier lugar (Camila Seves Espasandin para Unsplash)

Los guaraníes ya cultivaban y tomaban la yerba mate en la selva del Paraná antes de la llegada de los europeos. Prepararla era todo un ritual: se elegía como recipiente las calabazas de Lagenaria y se bebía con una especie de sorbete, la bombilla. Es una yerba que solo crece en esa región, a la que los indígenas denominaban ''caa'' y aseguraban que era un regalo del mismísimo dios Tupá.

¿Y cómo empezó a denominarse mate? La internalización hizo el resto. Los jesuitas que se asentaron en la zona empezaron a cultivarla en sus misiones y utilizarla como moneda de cambio. Pronto llegó al alto Perú, donde esta calabaza es denominada con el término quechua ''mati''.

Foto: Las mejores teteras para preparar todo tipo de infusiones sanas y saludables

Muchos futbolistas la han popularizado exponencialmente. No solo hablamos de los argentinos Leo Messi o Luis Suárez: en los últimos meses se ha fotografiado bebiendo mate a deportistas de todas las nacionalidades como Griezmann, Ronaldo o Harry Kane. Los nutricionistas de los equipos aplauden esta nueva moda, ya que son infusiones hipocalóricas, de bajo contenido en sodio y muy ricas en micronutrientes y vitaminas.

Beneficios de la yerba mate

Los indígenas ya lo tomaban porque se habían dado cuenta de que les revitalizaba y mejoraba los dientes. El mate ya cebado contiene un 90% más de antioxidantes que el té verde, tiene una alta concentración de polifenoles, que protegen del daño celular, y es una fuente de vitaminas, en concreto de las del grupo B.

Además, contiene potasio y magnesio, minerales que mejoran el funcionamiento del corazón y ayudan a la asimilación de las proteínas. No olvidemos que es un potente estimulante, gracias a las xantinas que contiene (entre ellas la cafeína).

Contiene un 90% más de antioxidantes que el té verde

Es una de las bebidas más recomendadas para reducir el colesterol. También es un tónico ideal para dietas y te ayudará a ingerir más líquidos cada día. En definitiva, como dicen en Argentina, el mate reúne lo mejor de las tres bebidas calientes más consumidas en el mundo: ''Aporta la fuerza del café, los beneficios para la salud del té y la euforia del chocolate''.

Cómo se prepara el mate

Hay más de 80 variantes de esta hierba y, básicamente, todas se preparan igual, excepto en la zona del Paraguay donde también se consume fría. Si has comprado el mate ya secado y molido, solo tendrás que colocarlo en un recipiente: tradicionalmente era la calabaza, de ahí que mantenga ese nombre. Se recomienda rellenar tres cuartas partes del vaso, siempre cubriendo la zona por la que la pajita (o bombilla) absorbe el agua.

Taparemos la boca del mate y lo agitaremos, para que la yerba fina y el polvo queden en la superficie y no tapen la bombilla. Después, haremos un agujerito con la misma pajita e iremos echando el agua. Primero verteremos un poco de agua tibia (aproximadamente a unos 40ºC). Se deja reposar unos 2 minutos, hasta que sale el aire y se empieza a rellenar con agua muy caliente, pero nunca hirviendo.

Foto: Conserva el calor, conserva el medio ambiente. Foto: Tyler Nix para Unsplash

Una vez que la bombilla está en el mate, ya no debe moverse más, ni remover con ella. A medida que vayamos bebiendo, hay que ir rellenándolo constantemente con agua caliente, por lo que se recomienda llevar un termo. Los expertos aseguran que tan solo hay que cambiar la yerba cuando pierda el gusto o cuando veamos que flota. Recuerda que el mate tiene un sabor ligeramente amargo, por lo que muchas personas lo preparan también con azúcar o miel.

El kit de experto para amantes del mate

Beber mate tiene mucho de ritual. Su preparación también es muy importante. No se puede echar un poco de hierba en una taza y calentar en el microondas. Eso sí, no es necesario irse a la jungla, coger una calabaza y cebarla para sellar sus poros. Tampoco es muy recomendable (y más en esta época del covid) que se comparta la misma bombilla entre distintas personas.

Reinventar la calabaza

No hace falta beber el mate como lo hacían los guaraníes para disfrutar de su sabor. Este vaso imita a la tradicional calabaza en la que se preparaba esta bebida milenaria, pero se puede meter en el lavavajillas porque es de acero inoxidable. Su tapa es de BPA, apta para el uso alimentario, y conserva mejor el calor gracias a su doble pared. Y, por supuesto, viene con la tradicional bombilla para beber.

placeholder
Ver precio

Hecho a mano en Argentina

Para los que extrañen estar allí, pueden saborear Argentina desde casa. El recipiente es la típica calabaza lagenaria (en algunas zonas también se le denomina del peregrino) que ha pasado un proceso de curación sellando sus poros. El color marrón se obtiene al quemarla. El fabricante ya avisa que el tamaño puede variar de unas unidades a otras, porque es el fruto. Más natural, imposible.

placeholder
Ver precio

Con controlador de temperatura

La tradición marca que el mate se bebe caliente y en grupo. Una persona es la encargada de ir añadiendo agua caliente (un proceso que se llama ''cebar''). Este kit te lo pone más fácil, ya que el vaso o calabaza incluye un controlador de temperatura. El kit incluye una calabaza mate moderna, dos bombillas y cepillo de limpieza, todo de acero inoxidable.

placeholder
Ver precio

Con termo

El mate debe irse ''cebando'' (añadiendo agua caliente) cada cierto tiempo. Por eso, en este kit también se incluye un práctico termo de 500 ml. También encontrarás el vaso o calabaza, la bombilla o pajita y un cepillo de limpieza. Todo es de acero inoxidable, duradero y apto para el lavavajillas.

placeholder
Ver precio

El yerbero

Puedes comprar la yerba del mate en multitud de tiendas y herbolarios. Cuando llegues a casa, si quieres que se conserve por más tiempo fresca, utiliza un recipiente como este: hermético, de acero inoxidable y fácil de lavar. Está diseñado para el mate, pero lo puedes usar para guardar otros alimentos.

placeholder
Ver precio

De madera jujube

La calabaza está realizada de jujube, una madera sólida, pero a la vez suave al tacto. Se trata de un material idóneo para preparar el mate, ya que tiene poros pequeños que no absorben los líquidos. Está tratada con laca natural ecológica y es segura para uso alimenticio. Según el fabricante, está diseñada para durar.

placeholder
Ver precio

Mate del siglo XXI

Los kits tradicionales tienen también muchos inconvenientes: los vasos de calabaza precisan un proceso de curación inicial, pueden quedar fibras internas sueltas, se pueden decolorar o salir moho… por no hablar de que pueden manchar las superficies donde se colocan. Todo esto no te ocurrirá con esta innovadora taza de un bonito color turquesa.

placeholder
Ver precio

Sin quemaduras

Este kit incluye un termo con pitorro rojo y un litro de capacidad. En la cultura del mate es un elemento básico para ir cebando correctamente la bebida (hay que añadir agua caliente, pero nunca hirviendo). Además, la taza no precisa ninguna preparación previa: enjuagar y listo. Un completo juego de mate a un buen precio.

placeholder
Ver precio

Para mate uruguayo

Aseguran que el mate uruguayo es una ''raza'' completamente distinta. A diferencia de los argentinos, se toma siempre de manera individual y, si se comparte, cada uno con su propia pajita o bombilla. Además, ellos toman la yerba sin el palo y las calabazas suelen ser más grandes.

placeholder
Ver precio

Con vaso ergonómico

En este juego completo de mate (con calabaza, bombilla y termo), el vaso presenta un diseño muy ergonómico. Está pensado para que lo lleves, por ejemplo, en el posavasos del coche. Conserva bien el calor, pero no quema cuando lo sujetas. No mancha, no desprende sabores y lo puedes meter en el lavavajillas.

placeholder
Ver precio

El mate es cuestión de estado en Argentina, el primer productor y consumidor del mundo. Forma parte de su ADN, como el tango, los gauchos o el mismísimo Maradona. Sirve para sociabilizar: en vez de ''a ver si nos tomamos un café'', un argentino te dirá ''¿preparamos un mate?''. Cuando un niño lo bebe por primera vez es un momento muy importante, porque se le considera que ya es casi un adulto.

Además, esta hierba es todo un tesoro: para que un buen mate se pueda consumir, han pasado un mínimo de cinco años. La planta necesita unos cuatro para crecer y poder ser cosechada y se almacena durante un año más para que alcance su calidad óptima.

En calidad de afiliado, El Confidencial obtiene ingresos por las compras adscritas que cumplen los requisitos aplicables. La inclusión de enlaces no influye en la independencia editorial de este medio: los redactores seleccionan y analizan los productos libremente, según su criterio y conocimiento especializado.

Los guaraníes ya cultivaban y tomaban la yerba mate en la selva del Paraná antes de la llegada de los europeos. Prepararla era todo un ritual: se elegía como recipiente las calabazas de Lagenaria y se bebía con una especie de sorbete, la bombilla. Es una yerba que solo crece en esa región, a la que los indígenas denominaban ''caa'' y aseguraban que era un regalo del mismísimo dios Tupá.

El redactor recomienda