Es noticia
El orinal de bebé que necesitas en los primeros años de vida de tu hijo
  1. DeCompras
CADA NIÑO APRENDE A SU RITMO

El orinal de bebé que necesitas en los primeros años de vida de tu hijo

Un accesorio indispensable en toda familia a partir de la llegada de un bebé y que nos acompañará durante varios meses hasta que el pequeño aprenda sus rutinas diarias

Foto: Los mejores orinales para bebé del mercado: un modelo para cada necesidad (Dragos Gontariu para Unsplash)
Los mejores orinales para bebé del mercado: un modelo para cada necesidad (Dragos Gontariu para Unsplash)

El entrenamiento para ir al baño es un logro importante en el desarrollo de un niño y una señal de que el cambio de pañales será cosa del pasado para los padres. En algún momento entre los 20 y 30 meses, es probable que los padres noten que están cambiando menos pañales mojados, y esto sumado a otros signos, indicará que el pequeño está listo para aprender a ir al baño, por lo que se hace indispensable un orinal de bebé para facilitarle las cosas.

Uno de los mejores orinales de bebé que hay en el mercado es el retrete infantil Fisher-Price, que presenta todas las características de un inodoro de verdad, pero adaptado a las dimensiones del niño y, además, con todos los detalles para que se vaya acostumbrando a acudir al baño.

El mejor, nuestra elección: Retrete infantil Fisher-Price

Este orinal presenta todas las características de los inodoros de verdad, como una tapa que sube y baja, una cadena que hace ruido cuando se tira y un portarrollos que se puede poner y quitar. El aprendizaje del pequeño se premia con música y sonidos entretenidos. Para los más pequeños, el orinal se puede colocar en el suelo y cuando el niño esté listo para usar el retrete de los mayores, el asiento y la tapa se pueden retirar y añadir a la taza del retrete normal.

placeholder Retrete infantil Fisher-Price
Retrete infantil Fisher-Price

El 73% de las personas que lo han comprado a través de Amazon lo han valorado con cinco estrellas, como Miguel, que nos comenta que "nunca había visto un orinal tan espectacular. Bonito, estético y fácil de limpiar. Con el hecho de que el orinal es similar a un inodoro real, la transición al inodoro real sea más natural. Cuando el niño hace sus necesidades, canta hermosas canciones de premio. Pondría 6 estrellas, estoy encantado". La valoración es de 4,4 sobre 5.

Hoy en Amazon

Segunda opción: Orinal para bebés Cuá Cuá de +9 meses Fisher-Price

Orinal, asiento de aprendizaje y taburete: tres funciones en un mismo producto que acompaña al niño durante su aprendizaje. Permite usarlo como orinal para niños, pero también como asiento que se coloca en la taza del váter o de taburete para alcanzar la pila y poder lavarse las manitas. Emite 4 melodías que premian los "éxitos" del niño y viene con un protector antisalpicaduras extraíble. Dispone de un respaldo muy cómodo, con una graciosa cara de patito que encantará al pequeño. Funciona con 3 pilas alcalinas AA/LR6 de 1,5 V no incluidas.

placeholder Orinal para bebés Cuá Cuá de  9 meses Fisher-Price
Orinal para bebés Cuá Cuá de 9 meses Fisher-Price

Con una valoración de 4,5 sobre 5, este orinal es uno de los preferidos por los usuarios de Amazon. Mercedes comenta que "lo compramos por hacerle más fácil al peque ir al baño. De momento estamos en periodo de adaptación. La cubeta donde hacen pipí tiene una altura perfecta porque teníamos otro orinal, pero era mucho más alto y no le gustaba a nuestro bebé. Funciona con pilas no incluidas, que cuando hace pis suena una música de premio. Al niño le ha gustado muchísimo". El 67% de las personas que han comprado este producto lo han valorado con 5 estrellas.

Ver precio

Alternativa: Orinal infantil con tapa Euret

Este orinal es una réplica de un inodoro para adultos. Tiene forma ergonómica y cuenta con una bandeja extraíble para ser muy cómodo. El 73% de los clientes que han comprado este producto lo han puntuado con las 5 estrellas, por lo que ha conseguido una valoración de 4,5 sobre 5.

placeholder Orinal infantil con tapa Euret
Orinal infantil con tapa Euret

Una de ellas es Amanda, que explica que "lo compré por su similitud con un váter normal, ya que mi hija es muy de 'quiero lo real, no lo de juguete'. Cuando llegó, de inmediato se volvió loca por él. Es muy bonito, parece cómodo porque ella se ha sentado muchísimas veces desde que llegó y no se nota incómoda. De calidad supongo que igual a cualquier otro equivalente. Muy bonito realmente y lo que más me gusta es que ella está encantada".

Hoy en Amazon

Orinal para bebé con forma de WC

Es una réplica realmente convincente de un inodoro, pero en tamaño infantil, por lo que es ideal para tenerlo en el baño y garantizar una transición segura de uno a otro. El mango del inodoro tiene un sonido de descarga muy realista y dispone de un compartimento para toallitas incorporado que fomenta los buenos hábitos. Incorpora un cuenco extraíble y un protector contra salpicaduras para niños.

placeholder Orinal para bebé con forma de WC
Orinal para bebé con forma de WC

Este orinal tiene una altísima valoración: un 4,7 sobre 5. "Estéticamente es muy chulo ya que es una réplica de una baza original. La compré para iniciar a mi hija con el tema del control de esfínteres y creo que va a servir para ello, ya que mi hija se sienta encantada. Además, tiene el sonido de cisterna que le gusta muchísimo. Muy contenta con la compra", nos cuenta Marta, que puntuó este producto con las 5 estrellas, como el 80% de las personas que lo adquirieron.

Hoy en Amazon

Orinal clásico Pourty

Este diseño inteligente incorpora un conducto de vertido y un borde antigoteo, lo que hace que el orinal marca Pourty sea muy fácil de vaciar sin derrames y sin necesidad de sacar la parte interior del orinal. Tiene un asiento ancho y plano muy cómodo para sentarse y está disponible en dos colores, rosa y azul.

placeholder Orinal clásico Pourty
Orinal clásico Pourty

Verónica opina de este orinal que "es de material muy robusto, de plástico bueno. Las pegatinas de merchandising son de quitar y luce bien en el baño. Tamaño adecuado. A destacar que, como el material es consistente, la pared exterior es casi vertical, más cómodo para sentarse". Con una valoración de 4,1 sobre 5, el 57% lo han valorado con 5 estrellas.

Hoy en Amazon

Orinal de plástico Ikea

Este orinal de la famosa marca Ikea está fabricado con plástico inocuo, el mismo material con el que se fabrican los biberones, los pañales y los recipientes de comida. Fácil de vaciar y limpiar, está recomendado para niños a partir de 12 meses. Además, incorpora material antideslizante para que el niño no se resbale cuando lo use.

placeholder Orinal de plástico Ikea
Orinal de plástico Ikea

El 76% de las personas que han adquirido este orinal a través de Amazon le han dado la puntuación máxima, como es el caso de Ricardo: "La verdad es que es un orinal bien diseñado para los niños ya un poco mayores. Para el mío, que tiene 2 años, le va fenomenal y, además, se apoya la espalda al sentarse. Puede quitar la parte de arriba cuando hace sus necesidades sin tener que llevar todo el orinal. Es robusto, pesa poco y es muy funcional. Muy buen producto". La valoración es de 4,6 sobre 5.

Hoy en Amazon

Orinal musical Jané

Este orinal musical incorpora una parte interior extraíble para facilitar la limpieza. Dispone de un chip musical que se activa presionando un botón y que ayudará al niño a adquirir el hábito de ir solo la baño. Funciona con pilas, que están incluidas, y tiene una valoración de 3,8 sobre 5. El 49% de los clientes que lo adquirieron a través de Amazon lo puntuaron con las 5 estrellas.

placeholder Orinal musical Jané
Orinal musical Jané

Yanina es una de ellas y señala que "este orinal me parece genial para los niños que están aprendiendo, ya que se parece mucho a un váter normal, excepto que tiene un color más atractivo. Poder sacar el depósito después de que el niño haya hecho sus necesidades es un plus, a diferencia de otros orinales, que son incómodos de limpiar. También puede usarse de asiento: se baja la tapa y listo. A mi hija le encanta y yo lo encuentro muy práctico".

Ver precio

Orinal de viaje y reductor Nikidom

Este reductor de WC y orinal de viaje todo en uno es uno de los mejor valorados por los clientes de Amazon, ya que el 68% de ellos lo valoraron con 5 estrellas. Ana está encantada: "Me parece una de las cosas más útiles a comprar para una niña o un niño al que se le está quitando el pañal. Resulta muy práctico para llevarlo bajo el carro o en el coche. En un momento se despliega, y se coloca en el inodoro o bien se pueden poner las 4 patas y que se sienten como en un orinal tradicional". La valoración del orinal es de 4,5, sobre 5.

placeholder Orinal de viaje y reductor Nikidom
Orinal de viaje y reductor Nikidom
Hoy en Amazon

Reductor de inodoro plegable Pitaya

Este adaptador para inodoro portátil y plegable es ideal para llevar a la calle y a los viajes. Su alfombrilla de silicona antideslizante aumenta la zona de contacto entre el asiento y el inodoro, evitando eficazmente que los niños caigan dentro del inodoro. La valoración de este original producto es de 4,6 sobre 5, y es que el 73% de las personas que lo compraron están encantados.

placeholder Reductor de inodoro plegable Pitaya
Reductor de inodoro plegable Pitaya

María es el segundo que compra: "El primero fue para mi sobrina y el último, para mi hija. Me parece un súper invento para llevar a la calle y que los peques no se caigan en las tapas de los baños. Y, sobre todo, que no se apoyen en los baños públicos, donde la limpieza brilla por su ausencia. Se pliega en 4 partes que hace que entre en el bolso sin problema. Muy recomendable".

Hoy en Amazon

¿Cómo elegir un orinal de bebé?

Cuando se tenga que elegir un orinal para el bebé, hay que considerar, al menos, algunas de estas características que ayudarán a que el proceso sea más fácil y seguro para ambos.

  • Diseño y tamaño. El modelo debe tener un diseño duradero y que garantice que no volcará cuando el niño salte para comprobar su progreso. Muchos diseños llevan un soporte para papel higiénico incorporado, para que el niño tenga fácil acceso a su propio rollo. Algunos también tienen compartimentos para libros o juguetes, para que pueda entretenerse mientras espera a que algo suceda.
  • Interactivo o sencillo. Esto dependerá de la cantidad de dinero que se quiera invertir. Los interactivos suelen dar aliento al niño, felicitándole con voz o con música cuando hace sus necesidades, y eso suele animarle a regresar con mayor frecuencia posible.
  • Material. Un orinal debe ser cómodo y, para ello, se debe elegir entre el asiento acolchado o de plástico. Si el pequeño parece demasiado incómodo con el plástico, puede optar por los asientos acolchados. La desventaja de los asientos acolchados es que podrían requerir un poco más de esfuerzo en la limpieza, obligando a quitar el cojín de la base del asiento, limpiarlo y luego volver a colocarlo.
  • Seguridad. La estabilidad del orinal es uno de los criterios más importantes a tener en cuenta. Hay que fijarse muy bien en que lleve incorporado algo de goma en la base para que no resbale cuando el bebé esté en él.

¿Qué es un orinal para bebé y cómo funcionan?

Un orinal de bebé es un recipiente en forma de cuenco que se utiliza para enseñar a los niños a ir al baño y abandonar así los pañales. Sus diseños suelen ser divertidos y existen diferentes tipos de orinales, dependiendo de las necesidades de cada uno.

Tipos de orinal para bebés

Clásicos

Es el tipo de orinal más simple y frecuente. Su principal ventaja es que puede transportarse fácilmente. Son ligeros y casi siempre están fabricados de plástico, lo que los hace muy fáciles de limpiar. Su principal inconveniente es su notable falta de comodidad y estabilidad, por lo que hay otras opciones más recomendables para entrenar, aunque es imprescindible siempre tener uno para viajar.

Similares al WC

Este tipo de orinales se ajustan en tamaño y forma al niño y son réplicas de los WC de los adultos, que pueden llegar a tener desde manivelas que producen sonidos hasta dispensadores de toallitas. También se encuentran en el mercado otros con música y luces. Entre sus ventajas destaca, principalmente, la fascinación que pueden sentir los pequeños hacia estos aparatos por parecerse a los de los mayores y, además, son más seguros porque son más estables.

Reductores

Este modelo de orinal tiene como objetivo fijarse en la taza de los inodoros de casa de los "mayores". Sin lugar a dudas, es el modelo más cómodo y el que más le gusta al niño usar, puesto que es el mismo baño que usa papá, pero sin las incomodidades de subirse a los váteres de los mayores y tener que hacer fuerza con las piernas a la hora de hacer sus necesidades.

¿Es mejor un orinal o un reductor?

Cada uno de ellos tiene sus pros y sus contras. El orinal clásico es portátil, con lo que puede trasladarse de una habitación a otra para tenerlo siempre cerca cuando el niño tenga la necesidad. Además, es tan pequeño y liviano que se puede llevar en viajes y lo hace menos intimidante que el inodoro grande. Las piernas del bebé no cuelgan, es más cómodo y, además, el poder hacer fuerza con los pies en el suelo ayudará a sus movimientos intestinales.

Foto: Los mejores pañales de bebé con los que proteger al pequeño de la casa (Foto: Pexels)

Pero el orinal clásico también tiene inconvenientes como que no es tan fácil como tirar de la cadena para mantenerlo limpio y, además, no es lo suficientemente portátil para poder llevarlo en un avión o en tren.

El asiento reductor, en cambio, es más práctico en este sentido, porque se adhiere a cualquier asiento de inodoro de tamaño completo y es más cómodo de usar cuando se viaja o se sale de casa. Es como usar el inodoro grande, lo que hace que el pequeño se sienta más como su mamá o su hermano mayor. Además, si se tiene más de un baño en la casa, puede viajar de un inodoro a otro sin problema. Y lo mejor es que no hay que limpiarlo concienzudamente después de su uso.

Dependiendo de las necesidades de cada niño es recomendable un orinal tradicional o un asiento reductor

Uno de los inconvenientes de usar el asiento reductor es que debe quitarse cuando los adultos tengan que usar el baño. Pero, quizás, uno de los factores negativos más importantes es que puede moverse el trasero del bebé cuando está sobre él, lo que aumenta el miedo. Además, para algunos niños la posición elevada también puede dar miedo, por lo que será necesario comprar un taburete que pueda ayudar a los movimientos intestinales del niño.

¿Cuál es la manera correcta de usar un orinal para bebés?

Incluso antes de que el niño esté listo para usar el orinal, se puede preparar al pequeño enseñándole cosas sobre el proceso:

  • Usar palabras para expresar el acto de usar el baño como pipí, caca, orinal, popó, etc.
  • Pedir al niño que le avise cuando un pañal está mojado o sucio.
  • Identificar comportamientos ("¿vas a hacer caca?") para que el niño pueda aprender a reconocer la necesidad de hacer sus necesidades.
  • Hacerse con un orinal para que el niño practique sentado. Al principio puede sentarse sobre él con ropa o pañal, incluso puede hacer que se siente en él y mire mientras usted o un hermano usa el baño.
Foto: Arnés de seguridad para niños y bebés en sus primeros pasos

Si el pequeño da señales de estar preparado para usar el orinal, estos consejos pueden ayudar:

  • Reservar tiempo para dedicar al proceso de entrenamiento para ir al baño.
  • No hacer que el niño se siente en el orinal contra su voluntad.
  • Establecer una rutina y, al principio, solo poner al niño durante unos minutos un par de veces al día y dejar que se levante si lo desea. Hay que asegurarse de que todos los cuidadores del bebé conocen y cumplen esas rutinas.
  • Evitar la ropa difícil de quitar: los niños que están aprendiendo a ir al baño deben poder desvestirse solos.
  • Ofrecer al niño pequeñas recompensas y mantener un gráfico para realizar un seguimiento.
  • Elogiar todos los intentos de usar el baño, incluso si no sucede nada, y cuando sucedan accidentes (que irremediablemente ocurrirán), dejar claro que fue un accidente y ofrecer apoyo siempre.

¿Cuándo poner el orinal al bebé?

La mayoría de los padres comienzan a pensar en enseñar a su hijo a ir al baño cuando este tiene entre los dos años y los dos años y medio, pero no existe el momento justo y perfecto para todos. A algunas personas les resulta más fácil empezar en verano, cuando hay menos prendas que quitar y la ropa lavada se seca más rápido.

La mejor época para comenzar a usarlo es cuando el bebé esté preparado, aunque es importante que sea una etapa con pocos cambios en su rutina

Lo fundamental es que sea una época en que no hay grandes interrupciones o cambios en la rutina del niño o de la familia. Es importante mantener la coherencia y no confundir. Existen varios signos que indican que el pequeño está empezando a desarrollar el control de la vejiga:

  • Saben cuándo tienen un pañal mojado o sucio.
  • Llegan a saber cuándo están orinando y pueden decir que lo están haciendo.
  • El intervalo entre los pises es de, al menos, una hora.
  • Muestran que necesitan orinar moviéndose nerviosamente o yendo a un lugar tranquilo y oculto.
  • Saben cuándo necesitan orinar y pueden decirlo con anticipación.

¿Cómo acostumbrar a un bebé al orinal?

Es importante mantener el orinal en el baño y, si se tienen dos, colocar uno en cada baño para que pueda usarlo esté donde esté. La idea es hacer que sentarse en el orinal sea parte de la rutina diaria del pequeño.

Hay que animar a que se siente en el orinal después de las comidas, porque la digestión de los alimentos a menudo conduce a la necesidad de ir al baño. Tener un libro para mirar o juguetes a mano puede ayudar a su hijo a sentarse quieto en el orinal.

Foto: Los mejores calienta biberones para una alimentación sana de tu bebé (Foto: Pixabay)

Si el niño hace caca regularmente a la misma hora todos los días, no ponerle el pañal y sugerirle que vaya al baño. Si el pequeño está un poco molesto con la idea, simplemente vuelva a poner el pañal y déjelo unas semanas más antes de volver a intentarlo.

Tan pronto como vea que el niño sabe cuándo va a orinar, anímelo a usar el orinal. Si el pequeño se equivoca, límpielo y espere a la próxima vez. Les lleva su tiempo entenderlo. Si se les riñe, se sentirán ansiosos y preocupados. Cuando usen el orinal con éxito, hay que elogiar ese éxito, pero con moderación.

¿Qué hacer si un bebé no quiere usar el orinal?

Cuando un niño se niega a sentarse en el orinal, el primer pensamiento natural de cualquier padre es que su hijo es terco, o que algo están haciendo mal en el entrenamiento para ir al baño. La mayor parte de las veces, el niño se resiste a sentarse en el orinal porque se siente abrumado. Hay demasiados impulsos y una sensación de presión sobre él que no es capaz de gestionar.

Si el pequeño no desea usar el orinal, es probable que no esté listo aún, así que el primer paso de todo padre es asegurarse de que su hijo esté realmente listo y comprenda de qué se trata el aprendizaje para ir al baño.

Foto: Los mejores biberones para bebé (Lucy Wolski para Unsplash)

Por otro lado, si el niño no tiene interés en usar el orinal o si ha comenzado a aprender a usarlo y se ha convertido en una lucha de poder, es el momento de retirarlo por un tiempo ya que no se obtendrá ningún beneficio si el pequeño no está listo o no está dispuesto a usarlo. A veces es mejor volver a los pañales y volver a intentarlo en uno o dos meses.

¿Cómo limpiar un orinal de bebé?

Los orinales deben ser fáciles de limpiar, por lo que es importante buscar uno hecho de un material liso, sin grietas. Evidentemente, lo más limpio y seguro es el uso de los asientos, en vez de los orinales clásicos, pero muchos bebés no se sienten cómodos con ellos, sobre todo al principio. Los pasos para limpiar un orinal son sencillos:

  • Llevar el orinal al baño con cuidado de no derramarlo y verter la orina y las heces en el inodoro.
  • Usar papel higiénico o una toallita húmeda de bebés para limpiar cualquier material fecal visible adherida al interior del orinal, y tirar el papel higiénico y el contenido del orinal a una papelera.
  • Limpiar el área donde se sienta el niño con una toallita desinfectante para bebés después de cada uso para asegurarse de que no hay residuos de orina o heces.
  • Volver a colocar el orinal en su posición y lugar habitual para continuar usándolo.
Foto: Los moisés son útiles en los primeros meses de vida del bebé (Pixabay)

Al final de cada día se deberá realizar una limpieza más exhaustiva:

  • Limpiar el orinal con agua y jabón para lavar platos al final del día. Vaciar y llenar el orinal primero y, después, llenarlo con agua caliente y jabón.
  • Mover el agua jabonosa alrededor del interior del orinal con una toalla de papel.
  • Verter el agua y enjuagar.
  • Usar una toalla de papel limpia para limpiar el asiento y el exterior del orinal con agua tibia y jabón.
  • Enjuagar y secar al aire o secar con otra toalla de papel.

Es recomendable limpiar el orinal con una solución simple de lejía y agua para desinfectarlo al final de cada semana, o cada pocos días si su uso es muy intensivo.

  • Llenar el fregadero con agua y echar un poco de lejía. Sumergir el orinal en la solución y lavarlo con una esponja o toalla limpia de enjuague.
  • Dejar secar al aire por completo antes del próximo uso.

Con toda esta información, comprar el orinal para bebé que mejor se adapte a las necesidades del pequeño de la casa será un poco más fácil. Analiza pros y contras y elige la mejor opción para el niño.

Niños Compras
El redactor recomienda