Otomanas, bancos o taburetes versátiles para almacenar cosas y sentarse o viceversa
  1. DeCompras
GANA ESPACIO Y CONFORT CON TABURETES MODERNOS

Otomanas, bancos o taburetes versátiles para almacenar cosas y sentarse o viceversa

Combina las ventajas del almacenaje y el descanso en un mismo mueble. Descubre por qué las otomanas están de moda y conforman una práctica solución a la falta de espacio en casa

placeholder Foto: Otomanas o taburetes versátiles para almacenar cosas y sentarse al mismo tiempo
Otomanas o taburetes versátiles para almacenar cosas y sentarse al mismo tiempo

Una otomana es un mueble muy práctico y versátil dentro del hogar. Ofrece una buena capacidad de almacenaje y sirve como asiento, cama, sofá o mesa. Además, posee un diseño elegante gracias a su tapizado en piel o en tela y queda estupenda en el salón, en el dormitorio o en el recibidor, por ejemplo.

Esta funcionalidad queda patente en esta otomana Songmics. Aguanta hasta 300 kg de peso, tiene una capacidad de almacenamiento de 80 litros y cuenta con una tapa desmontable de apertura fácil. Por ello, y teniendo en cuenta las valoraciones que le dan sus usuarios, la hemos elegido como el mejor otomano dentro de esta comparativa. Eso sí, no podemos olvidarnos de este taburete otomano Suhu. Es un puff con patas de madera maciza antideslizantes muy resistentes y capaz de soportar hasta 150 kg. Dos opciones muy interesantes por su estilo y utilidad dentro de casa.

El mejor, nuestra elección: Banco otomano de almacenamiento SONGMICS

Según las opiniones de los usuarios de Amazon, que le dan un 4,7 sobre 5 de nota media y un 78 % de valoraciones de 5 estrellas, esta es la mejor otomana de la marca Songmics. “Es una otomana moderna con tapa desmontable en la que guardar casi de todo. La tengo en el dormitorio y la uso para almacenar cómodamente la ropa de cama” nos cuenta sobre ella Noa. A esto añade Jeyre que “la tengo en el salón para cuando vienen visitas y necesito un par de asientos adicionales. Es muy práctica y versátil”.

Hoy en Amazon
placeholder Banco otomano de almacenamiento SONGMICS
Banco otomano de almacenamiento SONGMICS

Esta otomana tiene una capacidad de almacenaje de 80 litros y soporta 300 kg en total. Su tamaño compacto y su diseño hace que sea ideal para el dormitorio, el salón y el recibidor. Posee un confortable acolchado tapizado en tela azul, roja, beige, gris clara o gris oscura, según el modelo, y una tapa desmontable con sistema de apertura fácil. No posee patas ya que su estructura se posa delicadamente y de forma directa sobre el suelo.

Segunda opción: Otomano plegable de almacenamiento Relaxdays

Ahora vamos con la mejor otomana de la marca Relaxdays para los clientes de Amazon. Ellos le dan un 4,3 sobre 5 y un 65 % de máximas puntuaciones. Según Víctor, “es un otomano con respaldo de estilo nórdico y moderno que, estando cerrado, parece un sofá”. En cambio, Rosana destaca que “es plegable, incluye un práctico cojín y ofrece un gran espacio de almacenamiento”.

Hoy en Amazon
placeholder Otomano plegable de almacenamiento Relaxdays
Otomano plegable de almacenamiento Relaxdays

Esta otomana plegable cuenta con respaldo y posee unas dimensiones de 114 x 73 x 38 cm (alto, largo, ancho). Está disponible en gris claro y gris oscuro y posee un buen nivel de acolchado para garantizar el confort del usuario. Además, su tela es transpirable, fresca y fácil de limpiar. No requiere de montaje pero se aconseja colocarlo junto a una pared para que el respaldo tenga un buen apoyo.

Alternativa: Taburete asiento otomano Suhu

Concluimos con la que, según las reseñas de los usuarios de Amazon, es la mejor otomana de la marca Suhu. Su valoración es de 4,7 sobre 5 y luce un 80 % de máximas calificaciones. Una de ellas se la da Natalia, que nos cuenta que “es un otomano tipo puff con patas de madera maciza. Me ha sorprendido la calidad de sus materiales teniendo en cuenta su bajo precio”. Otra la firma Lucía, que se centra en que “es una otomana clásica y con un toque vintage que me encanta”.

Hoy en Amazon
placeholder Taburete asiento otomano Suhu
Taburete asiento otomano Suhu

Aquí hablamos de una otomana con patas antideslizantes de madera maciza lacada en negro y capaz de soportar hasta 150 kg sumando el peso del usuario que se siente y de lo almacenado en su interior. Tiene un tamaño de 40 x 39 x 39 cm (alto, largo, ancho) y su tapa superior posee un excelente nivel de acolchado. Además, ha sido tapizada en tela fácil de limpiar y resistente a la abrasión de color gris.

¿Cómo elegir un otomano y qué tener en cuenta antes de comprar uno?

Para encontrar el otomano recomendado para nuestro hogar es necesario considerar los siguientes aspectos de compra:

  1. Materiales de la estructura: generalmente, madera. También hay otomanas de metal igual de resistentes y duraderas.
  2. Tapizado: la piel natural es el tejido de mayor calidad para el tapizado de este tipo de muebles. La piel sintética es una alternativa más económica. Lo mismo sucede con la tela antimanchas, el algodón y, en menor medida, el lino. Este último es muy elegante pero bastante delicado.
  3. Relleno: solo es importante si la otomana nos va a servir como asiento. Debe ser de espuma de alta densidad de entre 25 y 30 kg/m2.
  4. Capacidad de almacenaje: obviamente, no es la misma en una otomana tipo puff que en un sofá o una cama otomana. Deberemos elegir en función del espacio disponible y de nuestras necesidades.
  5. Estilo: hay otomanas clásicas, modernas, de estilo nórdico, vintage, etc. La clave es comprar aquella que mejor encaje con la decoración de la estancia en la que se va a poner.
  6. Tapa: puede ser abatible si se abre manteniéndose unida a la estructura, aunque lo usual es que pueda quitarse y ponerse libremente.
  7. Precio: por entre 40 € y 80 € hay un amplio abanico de otomanos de todos los estilos y de materiales de muy buena calidad.
  8. Mejores marcas de otomanas: Songmics, Relaxdays y Suhu han sido las firmas mejor valoradas por los usuarios en esta comparativa por la buena relación calidad-precio de sus muebles otomanos..

¿Qué es un otomano?

Un otomano no es (solo) un habitante del antiguo y extinto Imperio Otomano. Es también un mueble de tipo diván que fue importado a Europa desde Oriente a mediados del siglo XVIII. Se trata de una especie de sofá en cuanto a que posee una superficie acolchada que nos permite sentarnos sobre él. Sin embargo, no tiene parte posterior ni cabeza en la mayoría de los casos. También ofrece en su interior un amplio espacio de almacenamiento, puede tener multitud de formas y está completamente tapizado, es decir, no deja ningún elemento de madera de su estructura a la vista.

¿Para qué sirve y cómo se usa?

Un mueble otomano tiene dos usos:

  1. Asiento: en una otomana sofá podemos sentarnos cómodamente para ponernos los zapatos o, simplemente, descansar cuando lo necesitemos. Si se trata de una otomana cama hasta podremos tumbarnos en ella.
  2. Almacenamiento: el interior de una otomana con tapa está hueco para poder guardar en él cualquier cosa que necesitemos.
Foto: Las mejores mesas auxiliares altas para tu salón

Para disfrutar de la versatilidad de las otomanas de diseño elegante solo tenemos que montarlas siguiendo las instrucciones del fabricante en el lugar de la casa que queramos. Después, si la mantenemos cerrada podremos usarlas como asiento. Y, cuando necesitemos guardar algo, solo tendremos que retirar su tapa superior.

Tipos de otomanos

Podemos diferenciar todos estos tipos de otomanas:

  1. Mesa otomana: una versión actualizada del diseño original cuyo objetivo principal es servir como complemento de un sofá. De hecho, suele servir como otomana y centro de mesa.
  2. Sillón con otomana u otomana sofá: el tradicional. Es un asiento en forma de baúl, generalmente, de forma rectangular y superficie acolchada.
  3. Banqueta otomana: o taburete baúl. Es similar al tipo anterior pero con un tamaño mucho más reducido y con capacidad para solo un usuario.
  4. Cama otomana: muchas personas la usan como cama para invitados para aprovechar mejor el espacio. Ofrece una gran capacidad de almacenamiento y es muy cómoda. De ella han surgido las camas canapé.
  5. Reposapiés otomana: otro complemento perfecto para el sofá o el sillón. Nos permite mantener los pies en alto y guardar en su interior lo que necesitemos.
  6. Otomana puff: similar a la banqueta otomana pero con un diseño más moderno y minimalista.

¿Es solo la otomana un elemento decorativo?

Por supuesto que no. Por definición, una otomana ofrece una determinada capacidad de almacenamiento en su interior. Además, se puede usar como asiento, reposapiés o cama. Por tanto, no solo decora, sino que también nos permite aprovechar mejor el espacio disponible en casa.

¿Qué tonalidades tener en cuenta para una otomana?

Dependerá del estilo decorativo de la estancia en la que coloquemos nuestra otomana tapizada y del objetivo que queramos conseguir:

  1. Estilo nórdico y minimalista: blancos y tonos claros en general.
  2. Estilo retro y vintage: tonalidades alegres como, por ejemplo, amarillos, rojos y azules.
  3. Estilo clásico: marrones intensos y negros. También serán muy útiles los otomanos de terciopelo.
  4. Estilo moderno: colores neutros y, sobre todo, grises.

¿En qué espacio puede usarse este tipo de mueble?

Las otomanas con almacenamiento son muy versátiles y pueden colocarse en multitud de lugares dentro del hogar. De hecho, podemos distinguir:

Este mueble moderno es tan versátil que puede utilizarse para ganar espacio en varias habitaciones de nuestro hogar

- Otomanas para dormitorio.

- Otomanas para salón.

- Otomanas para sala de estar.

- Otomanas para despacho.

- Otomanas para pasillo y recibidor.

- Otomanas impermeables para jardín o terraza.

Ventajas que ofrece una otomana en el hogar

Según las opiniones en otomanas analizadas, estos muebles brindan los siguientes beneficios dentro del hogar:

  1. Mejor aprovechamiento del espacio ya que brindan asiento y almacenaje en un solo mueble.
  2. Permiten mantener más fácilmente el orden dentro del hogar.
  3. Aportan un toque elegante y distinguido a la decoración.
  4. Son ideales para conseguir un asiento adicional si vienen visitas.
  5. Admiten diseños muy variados.
  6. Resultan muy versátiles ya que también pueden usarse como mesas y como baúles o divanes.

Formas extrañas en las que se puede conseguir un otomano

En esta comparativa de otomanas nos hemos dado cuenta de que lo más habitual es encontrar:

- Otomanas cuadradas.

- Otomanas redondas.

- Otomanas rectangulares.

Foto: Mesas de centro para decorar y sacar más partido a tu salón (Pixabay)

Sin embargo, también hay otomanas mucho más exóticas en términos de diseño:

- Otomanas triangulares.

- Otomanas con formas geométricas irregulares.

- Otomanas con formas de animal para el dormitorio de los niños.

¿Cuál es la mejor textura para una otomana?

Una auténtica otomana no deja a la vista ningún elemento de su estructura de madera. De hecho, la cubren completamente con un tapizado determinado. Podemos encontrar:

Las otomanas de cuero suelen utilizarse para interiores pero es muy habitual encontrárselas hechas de piel sintética o tela

  1. Otomanas de cuero o piel natural: probablemente, las mejores otomanas en términos de calidad. Este tipo de piel es muy resistente y posee un acabado muy elegante y sofisticado. Eso sí, es necesario hidratarla con cremas, al menos, dos veces al año y secarla muy bien después de limpiarla. Tampoco se debe dejar nunca en contacto directo con el sol para evitar que se cuartee.
  2. Otomanas de piel sintética: imitan la estética del cuero. Sin embargo, el precio de las otomanas de poliéster u otros materiales artificiales es mucho más bajo. También requieren de menos cuidados de mantenimiento, aunque ofrecen peor calidad.
  3. Otomanas de tela: generalmente, de algodón. Este es un tejido transpirable y fresco muy fácil de limpiar y con un acabado bastante vistoso. Sin embargo, también es posible adquirir un otomano forrado con lino con un acabado más exclusivo.

¿Cómo hacer un otomano casero?

Aunque no es difícil encontrar otomanos baratos en el mercado, muchos amantes del bricolaje prefieren haceros ellos mismos. En primer lugar, hay que fabricar la caja de almacenaje que actuará como base. Las medidas de estos elementos las decidiremos según nuestras necesidades:

- Una plancha de contrachapado rectangular para la parte inferior.

- En base a ella, otras cuatro planchas de contrachapado para los laterales. Deben ser más estrechas.

Solo tenemos que usar un martillo y algunos clavos para unir esos elementos. No debemos preocuparnos por la estética ya que no se va a ver. Después, compramos en una carpintería o en una tienda de muebles unas patas que nos gusten y las colocamos en la parte inferior.

Necesitaremos una plancha de madera de pino más resistente para la tapa. Esta debe ser un poco más grande que la de contrachapado usada para la base. Cuando la tengamos, ponemos en su parte superior espuma de relleno de tapicería pegada con cola o pegamento especial para madera. A continuación, colocamos la tela del tapizado. Podemos unirla a la plancha de madera en su parte posterior usando grapas.

Ya solo nos quedará tapizar el resto de la caja de la otomana del mismo modo. Sin embargo, no hace falta colocarle espuma de relleno de tapicería si no queremos, aunque puede quedar bien.

¿Cuáles son los mejores otomanos del mercado?

Las mejores otomanas en relación calidad-precio pertenecen a los siguientes fabricantes:

  1. Songmics: la opción recomendada para comprar una otomana minimalista que colocar en el dormitorio y a los pies de la cama. Ofrece diseños bastante modernos y de buena calidad tapizados en tela muy resistente.
  2. Relaxdays: se ha especializado en la elaboración de otomanos con respaldo, lo que no es muy habitual. Esto hace que tengan una estética similar a la de cualquier sofá.
  3. Suhu: una buena alternativa para conseguir un puff otomano que sirva como banco de almacenamiento y como asiento auxiliar a la vez.

Con toda esta información lo tendrás muy fácil para encontrar y comprar la mejor otomana para tu hogar.

Compras
El redactor recomienda