Las mejores decapadoras y pistolas de aire caliente
  1. DeCompras
HERRAMIENTA MULTIUSOS VERSÁTIL

Las mejores decapadoras y pistolas de aire caliente

Decapar con una pistola de aire caliente es una tarea fácil y útil tanto para uso doméstico como profesional. Descubre las mejores decapadoras y sus excelentes valoraciones

Foto: Las mejores decapadoras y pistolas de aire caliente
Las mejores decapadoras y pistolas de aire caliente

Con un decapador no solo podemos eliminar el barniz y la pintura de puertas y muebles de madera o metal. Además, una pistola de aire caliente de este tipo nos será muy útil para aflojar todos esos tornillos que se nos atascan, moldear plásticos y goma EVA o retirar la silicona u otros adhesivos de forma rápida y fácil.

La versatilidad de este tipo de herramientas queda reflejada en el Bosch Professional 06012 que, gracias a sus 2000 W de potencia, su pantalla de 1,4 pulgadas y su selector de temperatura ajustable en un rango de 50-630 ºC, ha sido elegido como el mejor decapador dentro de esta comparativa realizada en base a las opiniones de los usuarios de Amazon. Mención especial merece también la decapadora Tacklife HGP72AC por su excelente relación calidad y precio y por su rendimiento tanto en el ámbito del bricolaje casero como en el profesional.

El mejor, nuestra elección: Decapadora profesional Bosch Professional 06012 A6200

Empezamos hablando del que, según las valoraciones de usuarios de Amazon, es el mejor decapador de la marca Bosch. “Se trata de un decapador de alta potencia con mango antideslizante realmente práctico y fácil de usar” dice de él Ángel, mientras que Marcos nos cuenta que “permite regular su potencia y caudal de aire cómodamente gracias a su pantalla digital”.

Decapadora Bosch
Decapadora Bosch
Comprar en Amazon

Este decapador profesional ofrece hasta 2000 W de potencia y permite regular la temperatura del flujo de aire en un rango de entre 50 y 630 ºC. Cuenta con una pantalla digital de 1,4 pulgadas mediante la cual ajustar todos los parámetros de su funcionamiento. Su caudal se puede ajustar también en tres niveles y posee sistemas de seguridad de desconexión automática y contra sobrecalentamiento.

Segunda opción: Decapadora avanzada con pantalla LED Tacklife HGP72AC

Ahora nos centramos en la mejor decapadora de la marca Tacklife según las opiniones de los clientes de Amazon. Su nota media es de 4,7 sobre 5 con un 77 % de reseñas de 5 estrellas. Una de ellas se la da David, que afirma que “me dedico a decapar puertas y, gracias a su selector de temperatura con memoria, he agilizado mucho mi trabajo. Por su lado, Jordi indica que “es un decapador con una excelente relación calidad-precio” y que “cuenta con tantas boquillas y accesorios que no he necesitado comprar nada adicional para sacarle el máximo partido”.

Pistola de aire caliente Tacklife
Pistola de aire caliente Tacklife
Comprar en Amazon

Aquí hablamos de un decapador de motor potente (2000 W) capaz de operar a temperaturas de entre 50 y 650 ºC. Su caudal de aire es regulable en dos posiciones (250 y 500 l/min). Todo ello se puede ajustar fácilmente a través de su pantalla LCD. Esta da acceso, además, a la memoria del dispositivo. Gracias a ella, podremos almacenar valores para tareas concretas y seleccionarlos automáticamente cada vez que vayamos a realizar una en concreto. Es un decapador con mango de raspador, cable de 2 metros de largo, 4 boquillas intercambiables, espátula y 3 cuchillas de raspado.

Alternativa: Pistola de Aire Caliente Tacklife HGP70AC

Como alternativa, queremos hablar de otro de los mejores decapadores de la marca Tacklife a tenor de los comentarios de usuarios de Amazon. Luce una valoración de 4,5 sobre 5 con un 68 % de reseñas de 5 estrellas. Entre ellas, nos parece destacable la de Pedro, que dice “es una pistola de calor para decapar pintura y barniz barata pero perfecta para tareas de bricolaje casero y manualidades”. En cambio, Laura hace hincapié en que “es un decapador portátil y ligero. Lo llevo siempre conmigo y, hasta ahora, funciona a la perfección”.

Decapadora Tacklife Heat Gun
Decapadora Tacklife Heat Gun
Comprar en Amazon

Este decapador opera en tres posiciones: 550 ºC – 500 l/min, 450 ºC – 36, l/min y 50 ºC – 250 l/min. Cuenta con 4 boquillas intercambiables pensadas para eliminar la pintura de madera y metal, encoger tuberías y tubos de cobre y PVC, aflojar tornillos e, incluso, encender la barbacoa. Dispone de un motor de 1800 W de potencia con sistemas de resistencia al calor que garantiza poder usarlo de forma continuada durante más de 500 horas sin problemas.

¿Cómo elegir un decapador y qué tener en cuenta antes de comprar uno?

Puede que una oferta en decapadores nos seduzca por su precio. Sin embargo, antes de lanzarnos a por ella, debemos tener los siguientes aspectos en cuenta para asegurarnos de acertar:

  1. Alimentación: los decapadores funcionan enchufados a la red eléctrica, con batería o a gas. Estos últimos alcanzan mayores temperaturas, pero su uso es más peligroso. Solo para profesionales.
  2. Regulador de temperatura: el selector de temperatura de los mejores decapadores es ajustable en un rango de entre 50 ºC y, al menos, 600 ºC.
  3. Potencia: esto marca la temperatura que puede alcanzar el decapador. Habitualmente, suele oscilar entre los 1500 W y los 2000 W.
  4. Diseño ergonómico: para facilitar el agarre y la utilización de forma segura.
  5. Boquillas intercambiables: para poder realizar cualquier trabajo. Al menos, el decapador elegido debe contar con una boquilla de superficie, una de reducción y una reflectante.
  6. Consumo energético: debido a su alta potencia, la eficiencia energética del dispositivo debe ser alta para que no nos llevemos un susto con nuestra factura de la luz si lo usamos con asiduidad.
  7. Seguridad: un decapador con antiquemaduras, con función de enfriamiento y con sistema de desconexión automática nos brindará mucha seguridad y confianza la hora de usarlo.
  8. Caudal: debe poderse regular, al menos, en un rango de entre 150 y 500 litros/minuto.
  9. Accesorios: como mínimo, nuestro decapador debe incluir un rascador para quitar pintura y barniz. Y, si viene con taladro, mejor.
  10. Transporte: un maletín o bolsa nos permitirá llevar cómodamente de un sitio a otro la herramienta y, además, almacenarla de forma segura.

¿Qué es un decapador?

Un decapador térmico, también conocido como pistola de calor debido a su diseño, es una herramienta que expulsa aire a presión a temperaturas superiores a 500 ºC para remover pintura y barniz sobre planchas de madera y de metal. De hecho, es un dispositivo imprescindible en la restauración de muebles.

¿Para qué y cómo funciona un decapador?

Los mejores decapadores del mercado pueden servirnos para quitar la pintura y/o el barniz de la madera y del metal, para soldar, desoldar y moldear plásticos y tela asfáltica y para descongelar tuberías de cobre, por ejemplo. Incluso es útil para resaltar las vetas de la madera, para retirar fácilmente elementos adhesivos como la silicona o el vinilo y para secar cualquier superficie de forma rápida y cómoda.

Foto: Las mejores pistolas de calor y aire caliente

El decapador trabaja emitiendo un chorro de aire a una temperatura elevada. Esto es posible gracias a que, en su interior, hay un motor que calienta una resistencia y que se ocupa de que el aire sea expulsado a gran velocidad. Este, al impactar con el material de trabajo, lo reblandece y nos permite conseguir el resultado que deseamos.

¿Cuál es la forma correcta de usar un decapador?

La forma correcta de uso de un decapador multifuncional es la siguiente:

  1. Nos colocamos las pertinentes protecciones (mascarilla, gafas protectoras y guantes anti térmicos).
  2. Con el decapador apagado, colocamos la boquilla que necesitamos.
  3. Conectamos el decapador y lo encendemos.
  4. Regulamos la temperatura y el caudal en función del trabajo a realizar.
  5. Esperamos el tiempo indicado por el fabricante para que se caliente.
  6. Aplicamos el aire caliente del decapador siempre a una distancia de entre 2 y 3 cm de la superficie de trabajo.
  7. Al terminar, dejamos reposar el decapador sobre una superficie resistente al calor y, cuando se enfríe, retiramos la boquilla y lo volvemos a colocar en su estuche.

Tipos de decapadores

Podemos distinguir los siguientes tipos de decapadores:

  1. Decapador a batería: se trata de un tipo de decapador portátil y versátil. Es pequeño, ligero y, al no requerir de cable, permite ser usado con total libertad.
  2. Decapador eléctrico: igual que el anterior, pero con un cable que debe enchufarse a la red eléctrica. Es menos móvil pero ofrece una potencia mayor.
  3. Decapador a gas: emplea cartuchos de gas acoplados a su estructura para expedir el aire caliente. La pistola de calor a gas es tan versátil y transportable como el de batería, pero conlleva algunos cuidados y riesgos adicionales al utilizar gas inflamable.
  4. Decapador industrial: un decapador de alta capacidad recomendado para uso profesional y trabajar sobre maquinaria y grandes superficies de material. Alcanza temperaturas más elevadas que cualquier otro tipo y suele funcionar con cartuchos de gas o conexión eléctrica por cable. También es más grande, robusto y pesado

Partes que conforman un decapador

Un decapador universal está formado por los siguientes componentes:

  1. Mango ergonómico: a través del cual sujetamos y dirigimos la herramienta y el flujo de aire caliente.
  2. Motor: es el responsable de calentar la resistencia que, a su vez, calienta el aire y de expedirlo a presión.
  3. Resistencia: se encarga de calentar rápidamente el aire expulsado por la herramienta.
  4. Control de cantidad de aire ajustable: para regular la potencia, el volumen y la cantidad de aire emitida.
  5. Alimentación: si se trata de un decapador sin cable, será una batería incrustada. En cambio, si se trata de un decapador eléctrico, será un cable de alimentación conectable a la red eléctrica. En el caso de los de gas será un cartucho de gas comprimido.
  6. Boquilla para dirigir y regular el aire caliente.

Las decapadoras inalámbricas aportan comodidad y movilidad para trabajos de bricolaje y electrónica profesional

El tipo de trabajo que podremos hacer con nuestro decapador regulable vendrá marcado por la boquilla que le equipemos. En concreto, existen las siguientes:

  1. Boquilla de superficie: la más utilizada y versátil. Sirve para calentar la superficie de trabajo y así poder quitar la pintura o el barniz de un mueble, así como adhesivos de todo tipo.
  2. Boquilla de reducción: es la que se emplea para soldar y desoldar y para moldear el plástico. Tiene un diámetro de solo 9 mm, lo que le permite dirigir el aire con mayor precisión.
  3. Boquilla reflectora: sirve para calentar toda la superficie de trabajo en su conjunto. Por ello, suele emplearse para soldar y descongelar tuberías de cobre y de materiales termorretráctiles.
  4. Boquilla de soldadura: parecida a la boquilla de reducción, pero con todavía menos diámetro. Es la que emplean los profesionales de la electrónica.
  5. Boquilla de ranura: se usa siempre acompañada de una boquilla de reducción. Es ideal para soldar lona de PVC y reparar tela asfáltica.
  6. Boquilla de protección de cristal: a veces necesitamos retirar la pintura del marco de una ventana o el adhesivo que une el vidrio o la madera. Sin embargo, el aire caliente, al dilatarlo, puede hacer que se rompa. Este accesorio posee la forma adecuada para que esto no suceda, motivo por el que, para llevar a cabo esta tarea, siempre debemos usar un decapador con boquilla para protección de cristales.

¿En qué tipo de trabajos se usa un decapador?

Los decapadores son herramientas muy versátiles capaces de permitirnos hacer todas estas tareas:

  1. Eliminar la pintura de la madera: un decapador de pintura térmico, equipado con una boquilla de superficie, ablanda el barniz o la pintura utilizada sobre la madera sin dañarla para poder retirarla fácilmente usando una espátula. Eso sí, no debe usarse sobre piezas delicadas ni de ebanistería.
  2. Dar canto a un tablero: ya sea por protección o por estética, cantear la madera es algo básico si hacemos trabajos de bricolaje con este material. La pistola de calor es mucho más efectivo que una plancha.
  3. Descongelar tuberías exteriores de agua: un problema habitual en muchos lugares en los que, por la noche, se alcanzan temperaturas bajo cero. Deben usarse siempre temperaturas muy bajas (entre 50 y 80 ºC) para no dañar el cobre y provocar una fuga.
  4. Resaltar las vetas naturales de la madera: deben emplearse temperaturas bajas sobre madera virgen con una boquilla de superficie para conseguirlo. Si ya se ha pintado previamente, será imposible conseguirlo.
  5. Retirar silicona, masilla, vinilos y adhesivos sin dejar marcas: el decapador reblandece el pegamento y permite quitar estos elementos en segundos. Para ello, necesitaremos una boquilla reflectora.
  6. Dar cera a la madera: un decapador de aire caliente con boquilla de superficie permite aplicar cera protectora sobre la madera de forma uniforme para que esta penetre mejor en el material y le proporcione mayor brillo. Esto suele hacerse habitualmente sobre tablas de snowboard y esquíes, por ejemplo.
  7. Moldear plásticos termoplásticos (polietileno, PVC, polipropileno, polibutileno, polimetilmetacrilato, politereftalato de etileno y poliestireno): nunca usar el decapador sobre caucho, resina, epoxi y poliuretano ya que probablemente arderán. Las boquillas de reducción y las reflectoras son las más útiles para esta tarea.
  8. Reparar tela asfáltica: básico para impermeabilizar techos y terrazas y evitar goteras. Esta tarea es bastante delicada, por lo que necesitaremos un decapador de temperatura ajustable equipado con una boquilla de ranura y regular su potencia en función de las características del material.
  9. Secar: muchas personas denominan a los decapadores como secadores. Esto se debe a que es ideal para secar yeso, escayola o madera para poder pintarla antes y acelerar el trabajo.
  10. Aislar uniones de cables eléctricos: para ello, la unión debe haber sido realizada con tubos termorretráctiles.
  11. Quitar la carcoma de muebles antiguos: con un decapador de pintura para madera también podemos realizar esta tarea de rehabilitación y restauración acompañándolo de un rascador suave.
  12. Desinfectar y limpiar objetos metálicos: debemos tener cuidado de no sujetar el metal con las manos desnudas para no quemarnos. Suele bastar con un paño para retirar la suciedad quemada.
  13. Aflojar tornillos y tuercas: a veces, apretamos tanto estos elementos que resulta imposible sacarlos manualmente. El calor de un decapador versátil los ablanda y dilata para permitirnos sacarlos más cómodamente
  14. Soldar y desoldar circuitos electrónicos: para aficionados a la electrónica. En estructuras complejas, un soldador con función de desoldar resultará más útil. Necesitaremos una boquilla de reducción o de soldadura para hacer esta tarea.
  15. Realizar embalajes de plástico: el aire caliente reduce el tamaño del envoltorio y lo fija mejor al paquete. Esto es muy útil en el mundo de las manualidades y al hacer, por ejemplo, cestas de regalo.

Sugerencias a tomar en cuenta mientras se trabaja con un decapador

  1. Limpiar la pistola de calor después de cada uso: así impediremos que los restos de pintura, barniz o cualquier otro material desprendidos durante el decapado obstruyan la herramienta y hagan que se recaliente. Para ello, necesitaremos un cepillo seco y pequeño de cerdas flexibles. Una vez al año es recomendable desmontarla y limpiar también sus componentes internos.
  2. Mantener el decapador alejado de elementos combustibles: el calor desprendido por la pistola puede provocar su inflamación accidental.
  3. Esperar a que se enfríe: preferiblemente, sobre una superficie cerámica o similar que destaque por su resistencia al calor. Nunca guardar en el estuche mientras está caliente.
  4. Almacenar en un lugar seco y no usar sobre líquidos: la humedad puede dañar gravemente los componentes electrónicos del decapador.

¿Qué riesgos puede haber mientras se trabaja con un decapador?

Según las opiniones en decapadores analizadas aquí, y teniendo en cuenta nuestra propia experiencia, estas son herramientas muy fáciles de usar. Sin embargo, esto no implica que su utilización esté exenta de riesgos. Estos son los que debes tener en cuenta y cómo evitarlos:

Foto: Las mejores pistolas eléctricas para pintar (Pixabay)
  1. Quemaduras en las manos: el aire caliente expedido puede provocarnos graves lesiones en la piel de los dedos. Además, materiales como el estaño empleado en las soldaduras se puede derretir y, al gotear, quemarnos también. Debemos sujetar siempre la herramienta por el mango y provistos de guantes de seguridad.
  2. Radiación: algunos materiales, al ser calentados, emiten radiaciones molestas para la vista, por lo que es recomendable usar también gafas protectoras.
  3. Inhalación de vapores tóxicos: la madera y el barniz al derretirse liberan vapores nocivos para la salud. Al decapar, hay que utilizar siempre una mascarilla.
  4. Cortocircuitos: bajo ninguna circunstancia debemos emitir el caudal de aire caliente del decapador a sustancias líquidas.

¿Puedo usar un secador de pelo como un decapador?

Tanto los secadores de pelo como los decapadores emiten flujos de aire caliente, así que, en teoría, la respuesta es que sí. Sin embargo, no es recomendable. Estos son los motivos:

La temperatura que alcanzan las decapadoras hacen que no sean recomendables para usar como secador de pelo

  1. Temperatura máxima: los secadores de pelo alcanzan, como máximo, los 220 ºC, una temperatura insuficiente para soldar o retirar pintura o barniz de madera. En cambio, los mejores decapadores del momento superan la barrera de los 600 ºC. Por tanto, con un decapador podemos hacer muchas más tareas.
  2. Orientación del flujo de aire caliente: con un decapador regulable podremos dirigir el chorro de aire caliente al punto exacto que necesitamos gracias al uso de boquillas concretas.
  3. Seguridad: un secador de pelo no está diseñado para decapar, motivo por el que conlleva más riesgos para el usuario.
  4. Diseño: la comodidad que brinda el decapador al realizar tareas de bricolaje no es comparable a la ofrecida por los secadores.

¿Cómo puedo decapar madera o metal?

Esta es una guía paso a paso para retirar pintura o barniz de madera y metal:

  1. Encendemos el decapador y esperemos a que alcance la temperatura de trabajo óptima. Si es de cable, lo enchufaremos en un lugar que nos garantice que podremos llegar a cualquier parte de la superficie sobre la que vamos a trabajar.
  2. Colocamos una boquilla de superficie.
  3. Sujetamos el decapador con nuestra mano 'mala' y una espátula con la 'buena'.
  4. Acercamos el decapador al material y lo mantenemos a una distancia de entre 2 y 3 cm.
  5. Cuando empiecen a aparecer burbujas en la pintura o el barniz, pasamos la espátula manteniéndola en un ángulo de 30º, aproximadamente. Debemos tener cuidado de no arañar la superficie.
  6. Al acabar, desconectamos la decapadora y la colocamos en un lugar seguro hasta que se enfríe. Mientras tanto, podemos usar un poco de lana de acero para retirar los últimos trozos sueltos de pintura o barniz.

¿Cómo poner membrana asfáltica con un decapador?

Otra de las tareas para las que se suele comprar un decapador multifuncional es para colocar tela asfáltica sobre tejados y terrazas. Aquí explicamos cómo hacerlo:

  1. Limpiar a conciencia la superficie sobre la que vamos a colocar la membrana asfáltica ya que cualquier resto de suciedad puede hacer que las uniones y soldaduras realizadas por el decapador no sean efectivas y no se produzca una impermeabilización total.
  2. Extender las láminas de tela asfáltica por la superficie hasta cubrirla en su totalidad. Debemos prestar atención a que no se formen pliegues y a que las esquinas encajen bien.
  3. Encender el decapador, colocar una boquilla de ranura y esperar a que se caliente. Debemos seleccionar una potencia media.
  4. Soldar las uniones de las diferentes láminas de tela asfáltica y asegurar que están perfectamente unidas.
  5. Repasar con cuidado las esquinas y, en general, todas aquellas áreas delicadas y más susceptibles a dejar zonas sin soldar.
  6. Desconectar el decapador y dejar que se enfríe en un lugar seguro (¡nunca sobre la propia tela asfáltica!).
  7. Limpiar la superficie de la membrana asfáltica.
  8. Si lo necesitamos, ya podremos colocar mortero sobre ella o instalar baldosas, por ejemplo.

¿Cuáles son las mejores marcas de decapadores según calidad y precio?

Al llevar a cabo esta comparativa de decapadores, nos hemos dado cuenta de que estas son las marcas más reputadas entre los usuarios debido a la excelente relación calidad-precio de sus principales modelos:

  1. Einhell: se trata de una de las mejores marcas de decapadores para amantes del bricolaje. Sus principales modelos son fáciles de usar, versátiles y ofrecen una potencia suficiente para realizar tareas de carpintería y de soldadura a nivel doméstico.
  2. Tacklife: una marca de similares características a Einhell que, además, es una opción muy recomendable para quienes buscan un decapador barato. Calidad, sencillez y funcionalidad son los términos que mejor definen a sus herramientas.
  3. Bosch: sin duda, una de las marcas más prestigiosas dentro del mercado. Los usuarios destacan que los decapadores de este fabricante alemán son sinónimo de resistencia y durabilidad. Además, cuenta con una amplia gama de pistolas de calor de uso profesional e industrial.
  4. Black & Decker: la principal competidora de Bosch. Sus decapadores, aunque más enfocados al bricolaje que al uso profesional, disponen de multitud de avances técnicos en materia de rendimiento y seguridad. Especial mención merece la intuitividad y precisión de sus selectores de temperatura.

Con todo esto, estamos seguros de que ya tienes los conocimientos suficientes para comprar el mejor decapador según tus necesidades de uso, para utilizarlo de forma adecuada a la hora de realizar cualquier trabajo y para realizar un correcto mantenimiento sobre él.

Compras
El redactor recomienda