31 edición

Los 'momentazos' más inolvidables de la historia de los Goya

Desde que en 1987 se celebrase por primera ver la gala de entrega de los premios de la Academia, los Goya nos han dejado decenas de anécdotas irrepetibles

Foto: XXIII EDICIÓN DE LOS PREMIOS GOYA
XXIII EDICIÓN DE LOS PREMIOS GOYA

¡Llegó la noche del cine español! El próximo sábado 3 de febrero se celebra la 32 edición de los Premios Goya, treinta y dos años de reivindicación del cine patrio, de fiesta del celuloide, de alfombras rojas y verdes, de ganadores y vencidos y, sobre todo, de muchos instantes inolvidables. En 1987, en su primera edición, Fernando Fernán Gómez fue el ganador de la noche con 'El viaje a ninguna parte'. Desde entonces, la ceremonia que organiza la Academia de Cine ha dado momentos televisivos impagables. Tres décadas de historia del séptimo arte [puede consultar aquí todas las películas que han ganado], que han acabado dando mucho de sí.

Un canto por los desahuciados

El año pasado, Silvia Pérez Cruz podía haber conseguido un doblete en los premios de la Academia, como nominada a Mejor actriz revelación y a Mejor banda sonora por su trabajo en 'Cerca de tu casa', el drama musical de Eduard Cortés. Al final se tuvo que conformar con el último, que no es poco, y cuando subió a recoger su cabezón quiso dedicárselo a quienes no tienen hogar. "Me gustaría cantar un cachito y dedicárselo a los desahuciados. Lo hago rápido, pero es que creo que aporta más". Con voz rota entonó: "Mentiras, sonrisas y amapolas. Discursos, periódicos, banqueros y trileros. Canciones, manos y pistolas. Bolson, confetti, cruceros y puteros te roban y te gritan. Y lo que no tienes, también te lo quitan. No hay tanto pan... Y es indecente, es indecente, gente sin casa, casas sin gente".

Amor de nieto

En 2016, Daniel Guzmán se hacía con su segundo goya, en esta ocasión como Mejor director novel por 'A cambio de nada'. Visiblemente emocionado, el actor y realizador se lo dedicaba a su abuela. "Te lo dedico sobre todo, a ti, abuela. Gracias a ti me he levantado año tras año, cuando estaba en el suelo y nadie quería esta película. Me he levantado por ti, para que tú estuvieras, porque de verdad eres mi estrella, abuela. Porque has conseguido con 93 años lo que yo nunca podré hacer. Te lo agradezco de corazón. Éste es el mayor homenaje que te puedo hacer". Ni Daniel Guzmán ni su abuela podían contener las lágrimas ante el aplauso unánime del anfiteatro. Antonia Guzmán se convertía además en la actriz más longeva de todas las nominadas en la historia de los premios.

Los 'momentazos' más inolvidables de la historia de los Goya

De campaña a los Goya

En la alfombra roja levantaron casi más expectación que los propios nominados. Se sumó el morbo de conocer la asignación de butacas durante la gala y ver cómo dos enemigos acérrimos compartían reposabrazos. Los políticos fueron las grandes estrellas de la pasada gala de los Goya, con permiso del gremio actoral, y cada una de sus elecciones de vestuario y de sus movimientos fue mirado bajo lupa por parte de la prensa. Pablo Iglesias con esmoquin, Pedro Sánchez sin corbata y luciendo sonrisa Profident y Alberto Garzón eclipsado por el centrismo de Albert Rivera. A pesar de estar sentado al lado del líder de Podemos, nadie llegó a las manos. ¡Lo que une el cine español, que no lo separen las urnas!

Los 'momentazos' más inolvidables de la historia de los Goya

Besos de tornillo para todos

La ubicua Carmen Machi -que este año está nominada a Mejor actriz protagonista por 'La puerta abierta'- fue la encargada de presentar la ceremonia de 2009. Con el gracejo habitual al que nos tiene acostumbrados, Machi flirteó en broma con algunos de sus compañeros de gremio. Primero besó a José Coronado. Más tarde a Santi Millán. Pero lo que el público no se esperaba es que al final fuesen Millán y Coronado los que sellasen su unión sobre el escenario con un morreo.

Los 'momentazos' más inolvidables de la historia de los Goya

Almodóvar gana su primer Goya

Con 'Mujeres al borde de un ataque de nervios' Pedro Almodóvar ganaba sus primeros goyas en 1989. Dos años antes ya se había dado a conocer en Europa con 'La ley del deseo', reconocida con el Teddy en Berlín. En esta primera ceremonia, Almodóvar no pudo asistir así que fue su hermano Agustín, productor de la cinta, quien recogió el cabezón a Mejor película. Curioso es que, en el discurso del director, también se señalase que en 1989 también se vivían "momentos de intranquilidad y desasosiego".

Los 'momentazos' más inolvidables de la historia de los Goya

Un goya en Cash Converters

Empezó como una anecdotilla en Twitter, pero se convirtió en el reflejo de la situación precaria de algunos trabajadores del cine cuya trayectoria no ha sido probablemente la esperada. En un Cash Converters de Vitoria aparecía a la venta un goya a Mejor guión fechado en 1992. Tras varias indagaciones, los medios dieron con el legítimo dueño: Eduardo Bajo Ulloa. Casi 25 años después de llevarse junto a su hermano Juanma la estatuilla por el guion de 'Alas de mariposa', Eduardo lo ponía a la venta por 4.999 euros. La nota amarga de este repaso a la historia de los premios.

Eduardo Bajo Ulloa recoge el Goya a Mejor guion original en 1992
Eduardo Bajo Ulloa recoge el Goya a Mejor guion original en 1992

Martes y 13, tela marinera

El dúo humorístico se preparó un 'sketch' absurdo de más de dos minutos de duración para presentar el Goya a Mejor actor. Además, Millán Salcedo lo hizo con los pantalones bajados hasta los tobillos. Lo mejor, el ganador, Juan Echanove, con el cabezón en una mano y un plátano bastante maduro en la otra, antes de pronunciar el discurso de agradecimiento. Un discurso con una gran carga política: "Me gustaría dedicar el premio a todas esas personas que han sufrido la persecución del personaje que yo interpreto [Franco] y que han hecho posible que yo pueda estar hoy aquí recogiendo este premio en vez de estar en la cárcel.

Los 'momentazos' más inolvidables de la historia de los Goya

¡Somos internacionales!

Aunque ahora ver a un actor español en una producción internacional sea de lo más habitual (Javier Bardem, Penélope Cruz, Paz Vega, Elsa Pataki, Ivana Baquero, Miguel Ángel Silvestre, Juan Diego Botto, Elena Anaya, Antonio de la Torre...), hubo un tiempo que encontrar un actor patrio entre el reparto de alguna película fuera de nuestras frontesras (o de Italia y Francia, como mucho), era una rareza. En 1995, María Barranco presentó un vídeo que homenajeaba a los españoles que entonces se estaban abriendo camino en Hollywood.

Los 'momentazos' más inolvidables de la historia de los Goya

La 'Tesis' de Amenábar

Con tan sólo 24 años, Alejandro Amenábar triunfaba en la gala de los Goya de 1997; con su ópera prima, 'Tesis', se llevaba a casa siete estatuillas, que eran todas a las que aspiraba salvo en la categoría de Mejor actriz, en la que Ana Torrent se fue con las manos vacías. Es entrañable ver a un Amenábar pipiolo dedicarle el Goya a sus "amigos que están en el Pepe Botella, que no han podido venir y que seguramente estén gritando y no se estén enterando de nada", a sus padres, a Mateo Gil su co-guionista y mejor amigo, a Torrent y a José Luis Cuerda, "la persona a la que se lo debo todo cinematográficamente".

Los 'momentazos' más inolvidables de la historia de los Goya

María Valverde, la flaqueza del lacrimal

Si Halle Berry protagonizó el llanto más famoso de la historia de los Oscar, una entrañable María Valverde no pudo evitar bajar las escaleras echa un mar de lágrimas. Con 'La flaqueza del bolchevique', el director Manolo Martín Cuenca descubría a una actriz que empezaría siendo un ídolo adolescente y que poco a poco ha ido construyendo una carrera con cabida tanto para el cine comercial como para el cine independiente.

Los 'momentazos' más inolvidables de la historia de los Goya

Rovira, presentador y premiado

Dani Rovira será el encargado de presentar la gala de los Goya por tercera vez consecutiva y muy a pesar de las críticas que recibió en 2016 desde las redes sociales. Entonces, el actor y humorista prometió no volver como presentador, pero al final ha decidido romper su promesa. Si su faceta como presentador le ha dado más penas que alegrías, en su carrera como actor fue llegar y prácticamente besar el santo: en 2015 el sevillano se hacía con el Goya a Mejor actor revelación por 'Ocho apellidos vascos'.

Los 'momentazos' más inolvidables de la historia de los Goya

Un Goya de ¡15 kilos!

En la primera gala de 1987 Fernando Fernán Gómez obtuvo tres Goyas a mejor película, dirección y guion que pesaban 15 kilos cada uno, además de otro como mejor actor por 'Mambrú se fue a la guerra'. La primera estatuilla, obra del escultor Miguel Ortiz Berrocal, combinaba el busto del pintor con una cámara de cine y pesaba 15 kilos. Los premiados, incluidos los Reyes Juan Carlos y Sofía, tuvieron que hacer músculo esta primera noche con sus premios.

Por cierto, esta primera gala, que se presentaba bajo el lema de 'Los Oscar del cine español', se celebró en el Teatro Lope de Vega de la Gran Vía madrileña y este fue el paseíllo de los invitados. No tiene desperdicio.

Los 'momentazos' más inolvidables de la historia de los Goya

Los más premiados

Carmen Maura y Verónica Forqué son las actrices que más 'cabezones' tienen en casa. En concreto, cuatro cada una. En el apartado masculino, Javier Bardem es el actor más premiado con cinco Goyas y en el de películas, 'Mar adentro' de Alejandro Amenábar ostenta el oro con 14 estatuillas. Aunque por encima de todos sobresale un nombre: Alberto Iglesias. El compositor tiene 10 estatuillas y ha estado 12 veces nominado.

Pero los Goyas tienen más récords: Andoni Erburu, fue el actor más joven premiado por 'Los secretos del corazón' con 10 años. No ha sido el único premiado hasta 2011, cuando la Academia de Cine cambió las normas y prohibió participar en las categorías de interpretación a actores menores de 16 años.

Los 'momentazos' más inolvidables de la historia de los Goya

No a la guerra

Los Goya siempre van parejos a la etiqueta de follón político pero, sin duda, la gala que siempre será recordada por ello es la conocida como la del 'No a la guerra'. Fue en 2003 y la condujo el grupo Animalario, en concreto por Willy Toledo, Alberto San Juan, Javier Gutiérrez o Roberto Álamo. Su protesta, junto a la de muchos premiados e invitados que lucían la pegatina con esta consigna contra la participación del Gobierno de José María Aznar en la Guerra de Irak.

Por cierto, ese año se impuso 'Los lunes al sol', de Fernando León de Aranoa, como la gran triunfadora.

Los 'momentazos' más inolvidables de la historia de los Goya

Manos Blancas

1998. ETA acababa de asesinar al concejal del PP Alberto Jiménez Becerril y a su esposa. José Luis Borau, entonces presidente de la Academia de Cine, cambió su discurso y levantó sus manos teñidas de blanco. "Son palabras que todos ustedes conocen porque la gente de buena voluntad las lleva dentro desde el principio aunque nos veamos con demasiada frecuencia, obligados a repetirlas una y otra vez. Creo representar los sentimientos de la mayoría de los miembros de esta Academia y, por ende, de buena parte del cine español al expresar nuestro profundo convencimiento de que nadie, nunca jamás, en ninguna circunstancia, bajo ninguna creencia o ideología, nadie nunca puede matar a un hombre", dijo antes de levantar sus manos.

Los 'momentazos' más inolvidables de la historia de los Goya

Zapatero, el primer presidente que dio la cara

Fue en 2005 y aunque parezca mentira, ningún otro presidente del Gobierno había acudido a una ceremonia de los Premios Goya. José Luis Rodríguez Zapatero fue el primero que lo hizo el año que ganó 'Mar adentro', de Alejandro Amenábar.

Zapatero recibe a la Junta Directiva de la Academia del Cine. (EFE)
Zapatero recibe a la Junta Directiva de la Academia del Cine. (EFE)


Cumpleaños feliz, alteza

Pedro Monroe en 2000. Pedro Almodóvar subió al escenario a recoger su premio como mejor director por 'Todo sobre mi madre' e hizo que todo el patio de butacas le cantara Cumpleaños Feliz al entonces príncipe Felipe, acompañado en la sala por el ministro de Educación y Cultura, Mariano Rajoy. En la primera gala fueron los Reyes y las infantas también habían pasado por la fiesta del cine. Este año se esperaba que los Reyes Felipe y Letizia acudieran con motivo de su 30 aniversario pero al final, y a pesar de su conocida afición por el cine, no será así.

Los 'momentazos' más inolvidables de la historia de los Goya

La primera vez... por fin

Victoria Abril había sido nominada seis veces consecutivas. En 1996 por fin se lo lleva por 'Nadie hablará de nosotros cuando hayamos muerto' pero (oh sorpresa) no estaba en la gala. Maribel Verdú fue otra de las eternas nominadas. Lo estuvo en cinco ocasiones y en 2008 se hizo con la ansiada estatuilla a mejor actriz protagonista por 'Siete mesas de billar francés'. Estaba exultante, como es normal. Algo similar le ha pasado a Javier Cámara, que tras seis nominaciones, se hizo con su primer Goya en 2014 por 'Vivir es fácil con los ojos cerrados'.

Los 'momentazos' más inolvidables de la historia de los Goya

Almodóvar, el hijo pródigo

Tras años de desencuentros, Pedro Almodóvar volvió a la gala de los Goya en 2010 y fue recibido con el patio de butacas puesto en pie. Este acercamiento tras años de enemistad fue posible gracias a la labor de Álex de la Iglesia, entonces presidente de la Academia de Cine. Fue, de hecho, para entregar el Goya a mejor película a 'Celda 211'.

Pero esta no es la única anécdota que lleva la firma de Almodóvar. Años antes, en 1990, protagonizó junto a Carmen Maura otro de los momentos de los premios. Tras más de un año de enemistad, el director manchego le llevó a su actriz una piedra del Muro de Berlín.

Los 'momentazos' más inolvidables de la historia de los Goya

Alfredo Landa

En 2008 el entrañable Alfredo Landa vivió uno de los momentos más complicados de los Goya. Al recoger su Goya de Honor la emoción y los nervios le jugaron una mala pasada y empezó a balbucear. "Me vais a perdonar que no me haya podido expresar como quisiera", terminó diciendo arropado por su familia y ante un patio de butacas puesto en pie. Poco después aseguraría que "fue el peor día" de su vida. "Un choque emocional". Y si hablamos de balbuceos, los de Isabel Coixet en 2004 también han quedado para la historia.

Los 'momentazos' más inolvidables de la historia de los Goya

El rap de Resines

Momento épico e hilarante insuperable. Situación: Goyas de 2012. El Langui sale al escenario, empieza a rapear y se le van uniendo distintos actores. Aparecen Javier Gutiérrez, Juan Diego -la cosa se va empezando a trabar-, Tito Valverde y el cantante presenta "desde Brooklyn" a Antonio Resines. No entendimos nada nada más que algo de Rafael y un carnicero castrado pero ha quedado para el recuerdo como un momento inclasificable.

Tal fue el momentazo que en los anuncios de la gala de este año, Rovira y Resines bromean sobre el. Menos mal que esta noche a Resines solo le toca hacer el discurso de la Academia.

¡El patio de butacas dice cine! (O algo así)

Los 'momentazos' más inolvidables de la historia de los Goya

La cola del INEM

2013 con la crisis en su apogeo. Candela Peña sube al escenario a recoger su Goya por 'Una pistola en cada mano' y pide trabajo. Un discurso en el que denunció del desmantelamiento de la sanidad pública y acabó pidiendo trabajo: "En estos tres años que hace que no trabajo ha salido de mis entrañas un niño que no sé que educación pública le espera y en estos tres años sin trabajar he visto cómo la gente se mata por no tener casa, así que esta alegría a mi no me la amarga nadie en el idioma que sea. Y desde aquí os pido trabajo, tengo un niño que alimentar".

Los 'momentazos' más inolvidables de la historia de los Goya

Tony Leblanc, mejor actor

Ha sido otro de los momentos más emotivos. Tony Leblanc recogía el Goya a mejor actor de reparto por 'Torrente, el brazo tonto de la ley' en 1999. Ya mayor, visiblemente emocionado pero sin faltar a su sentido del humor, agradecía el premio a Santiago Segura. Su destino no sólo estaba unido al Segura por hacerle volver al cine por la puerta grande. Ese mismo año Segura ganaba el Goya a mejor director novel (premio que le hizo pagar 10.000 pesetas de apuesta a Javier Fesser).

Años antes, en 1994 Leblanc recogía el Goya de Honor y Segura hacía lo propio con el primero de su carrera por el corto por 'Perturbado'

Los 'momentazos' más inolvidables de la historia de los Goya

¿Y el Goya? Pérdidas y gazapos

En el capítulo de gazapos, el más sonado fue el de Adriana Ugarte cuando en 2013 se equivocó al leer el ganador de la mejor canción original. El premio fue para 'Blancanieves' pero en un primer momento fue adjudicado a 'Los niños salvajes'.

Ya se sabe, la emoción de la noche y los premios tiene ciertos peligros. En 2009 Alberto Solé perdió su Goya en el bar en el que el equipo de 'Los crímenes de Oxford' celebraba su fiesta. La historia tuvo un final feliz: se lo devolvieron 24 horas después

Los 'momentazos' más inolvidables de la historia de los Goya

.

Pero, ¿esto se ve?

Digamos que las galas de cine no son lo más divertido del mundo. De las 29 vividas hasta la de esta noche, la de 2010 presentada por Andreu Buenafuente fue la más vista con 4,6 millones de espectadores. Le sigue la del 2015 de Dani Rovira, con 3,8 millones de espectadores. Junto a ellos, Eva Hache, José Corbacho, Lydia Bosch y Jorge Sanz, Aitana Sánchez-Gijón, José Coronado, Imanol Arias, Javier Gurruchaga, Manel Fuentes con eyeliner e incluso -seguramente no se acuerden- Diego Luna también se han encargado de la labor de aligerar los discursos de los nominados y entretener al respetable. Un apunte más, Antonia San Juan se enfadó y mucho cuando en 2000 no se llevó el Goya a mejor actriz revelación por 'Todo sobre mi madre' (fue para Ana Fernández). ¿Resultado? El resto de la gala la presentó de muy mala leche.

Eso sí, siempre Rosa María Sardá será una de las mejores presentadoras de la gala. La primera que presentó fue la de 1994, año en el que además ganó el Goya a mejor actriz de reparto por '¿Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo?'. ¡Pobre Antonia!

Los 'momentazos' más inolvidables de la historia de los Goya

Las alfombras y los discursos...

Roja, verde por motivos de patrocinio e incluso sin alfombra como en 2001. El glamour en los Goya ha sido de lo más peculiar en los últimos 30 años. Y si hablamos de discursos la cosa no es diferente. Ha habido de todo: santos, padres, parejas, hermanos, tíos, primos y compañeros. Entre todos, son dignos de recuerdo los discursos de nuestros actores más internacionales como el de Penélope Cruz en 1999 cuando ganó su primer Goya por 'La niña de tus ojos'; el de Javier Bardem en 1995 por 'Días contados' o el Goya de Honor que recibió el año pasado Antonio Banderas.

Y entre los más originales quizás esté el cantado de Jorge Drexler en 2001. También el que hizo Mercedes Samprieto, presidenta en 2004 de la Academia, acompañada de sus antecesores en el cargo en defensa de la libertad de expresión: “La Academia reitera una vez más su defensa incuestionable de la libertad de expresión y su rechazo absoluto a cualquier forma de censura de las obras de creación".

Los 'momentazos' más inolvidables de la historia de los Goya

Premios Goya

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios