Premios Goya 2018: Álex de la Iglesia, el rey de la taquilla no tiene quien lo nomine: No necesito los Goya. Noticias de Premios Goya
más de 21 millones de euros de taquilla

Álex de la Iglesia, el rey de la taquilla no tiene quien lo nomine: "No necesito los Goya"

Ha dirigido dos de las películas más exitosas del año, pero es el gran olvidado de los próximos Goya

Foto: Álex de la Iglesia, en el pasado Festival de Sitges. (EFE)
Álex de la Iglesia, en el pasado Festival de Sitges. (EFE)

Parecía que 2017 iba a sonar a batacazo en taquilla del cine español. Sin Bayona ni Almodóvar, ni ninguna película predestinada a reventar la caja registradora —salvo 'Tadeo Jones 2', que ya venía con la fórmula de la piedra filosofal aprendida—, los mandamases de la industria rezaban por una castaña, por lo menos, suave. Al final fue una caída mínima —del 0,7% respecto a 2017, según Comscore— y, en gran parte, gracias a un nombre en concreto: Álex de la Iglesia. Con dos películas estrenadas en el mismo año, el director bilbaíno ha aportado más de una quinta parte de la taquilla total del cine nacional estrenado el año pasado. Es decir, más de 21 millones de euros de recaudación —con los datos actualizados de las últimas semanas— frente a los 103 del total.

"'El bar' hizo tres millones y pico y 'Perfectos desconocidos', más de 18", celebra De la Iglesia, un día antes de que las cifras confirmen que 'Perfectos desconocidos' se ha convertido en el título más taquillero del año. Además, si mantiene el ritmo y supera los 20 millones, puede meterse entre las cinco producciones más exitosas de la historia del cine español. De momento, De la Iglesia ha conseguido quintuplicar en salas un presupuesto de 3,5 millones de euros, en un alarde de rentabilidad de esos que codicia la industria. Sin embargo, el director español más taquillero del año no tiene quien lo nomine.

El pasado 13 de diciembre, la Academia anunció los finalistas de los Goya 2018 —que se celebran el 3 de febrero— y llamó la atención que entre las dos películas de De la Iglesia solo hubiese una nominación a mejor sonido para 'El bar'. Nada para el director. Nada para los guiones de Jorge Guerricaechevarría. Y, lo más sorprendente, nada para los actores, sobre todo en el caso de 'Perfectos desconocidos', cuando la mayor parte de la crítica ha elogiado el reparto "sobresaliente" y "superlativo" y el "excelente trabajo de actores". Entonces, ¿qué ha pasado aquí?

Nosotros no necesitamos el apoyo de los Goya, así que me parece bien que no nos hayan nominado

"La Academia de Cine está ahí para montar unos premios que son los Goya. Entonces, los premios Goya en realidad no son más que una plataforma de apoyo y de promoción", disculpa De la Iglesia. "Yo entiendo que las películas que son nominadas y las películas que ganan necesitan ese apoyo. Nosotros no necesitamos el apoyo de los Goya, así que me parece bien que no nos hayan nominado. La Academia no está pensando en cuál es la mejor película, sino en cuál es la película que necesita que se diga que es la mejor película". En realidad, entre las 10 películas más taquilleras de 2017, si obviamos 'Verónica' —que compite en siete categorías—, solo reúnen tres nominaciones. También sorprende que 'El bar' tenga más presencia en los premios de la Academia de Argentina —arte, vestuario y maquillaje— que en su país de origen. Al menos, en su faceta como productor ha conseguido que 'Pieles', la ópera prima de Eduardo Casanova, compita en mejor actor y actriz revelación y mejor maquillaje.

'Perfectos desconocidos'.
'Perfectos desconocidos'.

De la Iglesia intenta quitar hierro y prefiere centrarse en la buena acogida de sus películas por parte del público, más allá de la ventaja que da tener detrás un gigante promocional como Mediaset. "Es la gente que habla muy bien de la película por lo que otra gente decide ir a verla", defiende. "'El viaje de 'Perfectos desconocidos' en los cines empezó muy bien, incluso luchando con 'Coco' y 'Star Wars', que son dos grandes monstruos. Pero la película se mantiene por la gente. Eso no lo mantiene ninguna campaña". "Y es una suerte que haya coincidido con que es una película que ha interesado a la gente e interpretada por grandes actores, lo que ha hecho que la película tenga más cobertura. El cine tiene mucho de ruleta, de apostar a un número, y cuando se acierta, el premio es mucho mayor".

La historia detrás de 'Perfectos desconocidos'

El caso de 'Perfectos desconocidos' es anómalo desde su trayectoria —una película que, después de varias semanas rondando el tercer o cuarto puesto, se convierte al mes siguiente en la película más vista de enero— hasta su propia concepción, puesto que parte de una idea para un filme italiano estrenado unos meses antes que el de Álex de la Iglesia. "No es un 'remake' exactamente, es una adaptación", explica. "Nosotros partimos del guion al mismo tiempo que los italianos estaban haciendo su película. Cuando empezamos el proyecto, los italianos todavía no habían acabado de rodar. Digamos que del mismo guion hemos hecho dos películas".

Esto nace de una idea de Paolo Vasile, productor de Mediaset, que me propuso el guion

"Esto nace de una idea de Paolo Vasile, productor de Mediaset, que me propuso el guion, me lo mandó y me dijo: '¿Quieres hacer esta película?'. Fue inmediato", admite. "Creo que le llamé esa misma noche para quedar a cenar y le dije que me parecía un guion extraordinario y quería rodarlo. La productora también estaba haciendo la película en Italia. Entonces Paolo encontró el guion, antes de que siquiera hubieran empezado a rodarla, y le gustó mucho y quería buscar a alguien para hacerlo aquí".

Fue acabar la posproducción de 'El bar' y meterse con la preproducción de 'Perfectos desconocidos', casi sin margen de descanso. "Fueron casi simultáneos. Ha sido mucho trabajo, pero es un privilegio. He tenido la suerte de poder hacer dos películas en un mismo año. El año que viene probablemente no ruede. No sé cómo se planteará, porque no me ha ocurrido nunca tener dos proyectos tan cerca el uno del otro. El mayor sufrimiento del director es tener muchos tiempos muertos".

El equipo de 'Perfectos desconocidos'. (EFE)
El equipo de 'Perfectos desconocidos'. (EFE)

Pero ¿qué le atrajo de un proyecto, al fin y al cabo, de encargo? "Yo acababa de hacer 'El bar' y, como en otras películas que he hecho, los personajes se encuentran encerrados en un entorno muy pequeño. Y 'Perfectos desconocidos' era un rodaje en una cena, prácticamente entero en un comedor. Como director, me supone un reto el cerrarme en un entorno pequeño, porque después de haber hecho 14 películas lo que te divierte son los retos, hacer cosas diferentes, sentir que puedes hacer un buen trabajo con unas condiciones más complicadas". "Sobre todo conseguir que [con prácticamente una sola localización] sea entretenida, que los diálogos sostengan la historia, que los planos no se repitan, que fluya. La cena comienza con una cámara 'steady' con la que llevamos a los personajes a la mesa; después hay 'travellings' circulares y un gran trabajo de plano-contraplano más complicado de lo normal porque, si hay ocho personajes mirando a otros ocho, son 64 posiciones de cámara. Fue un lío terrible, terrible; la 'script' no podía más. En el rodaje estuvimos una semana con cada plato: una semana con el primero, una semana con el segundo y una semana con el postre".

Como director, 'Perfectos desconocidos' me ha supuesto un gran reto

El éxito tan rotundo de la película ha sido inesperado y el director bilbaíno intenta encontrar la clave de por qué ha conectado tan bien con los espectadores. "Yo creo que es porque se lo pasan bien con algo que les angustia. Yo creo que el espectador está disfrutando de algo que en la vida real le da miedo o le preocupa. Esto hace el cine muy liberador, porque puedes pensar sobre algo tranquilamente sin la angustia o la preocupación de que sea un problema o un riesgo: el perder la intimidad, el que controlen quién eres y con quién hablas. Antes, al día, tenías 10 amigos a los que tenías que responder dónde estabas; ahora igual tenemos 50 o 100 personas a las que tenemos que decirles dónde estamos. Y que si no les contestas inmediatamente se enfadan. Yo no puedo estar sin móvil, es como parte de mi cabeza".

"La película trata de cómo las nuevas tecnologías y las redes sociales te cambian la vida". ¿Podría ser un capítulo de 'Black Mirror'? "Sí, podía serlo. Es una serie que me encanta y que estaba viendo mientras escribíamos y mientras rodábamos. Y decíamos: 'Jo, estamos hablando de lo mismo'. Pero lo que da más miedo es que esto no es el futuro: es el presente".

Premios Goya

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios