'Truman' triunfa en unos premios Goya soporíferos e interminables
  1. Cultura
  2. Cine
'La novia' ha sido la gran perdedora

'Truman' triunfa en unos premios Goya soporíferos e interminables

La cinta de Cesc Gay ha sido la vencedora de la noche: Mejor película, Mejor director, Mejor guion original, Mejor interpretación masculina protagonista y Mejor interpretación masculina de reparto

'Truman', deCesc Gay,se ha impuesto sin aspavientosenla XXX gala de los Premios Goya, con cinco galardones: Mejor película, Mejor director, Mejor guion original, Mejor interpretación masculina protagonista yMejor interpretación masculina de reparto. Un éxito modesto en una gala soporífera e interminableque repartió mucho sus premios y en la que nadie brilló; tampoco su protagonista, el presentador DaniRovira, más denso y errático que nunca. 'La novia', de Paula Ortiz,fue la gran derrotada de la velada: de los 14 galardones a los que aspiraba sólo logró rascar dos: Mejor interpretación femenina de reparto y Mejor dirección de fotografía.

[Consulte la lista completa de ganadores de los PremiosGoya]

El runrún de 'La novia' creció en los últimos meses a golpe de buenas críticas y de los firmes cimientos clásicos sobre los que se levanta la película, nada menos que una adaptación de las icónicas 'Bodas de sangre', de Federico García Lorca. Inma Cuesta, su actriz protagonista, parecía acariciar el Goya a la mejor actriz pero se lo ha arrebatado en el último momento Natalia de Molina por 'Techo y comida'. El reconocimiento a su fotografía y al gran papel de Luisa Gavasa como actriz de reparto saben a poco. No hubo sorpresas, sin embargo, en los premios al tándem de actores masculinos protagonistas: Ricardo Darín y Javier Cámara por 'Truman'.

La gala con más políticos mediáticos de la historia de los Goya anduvo, sin embargo, muy corta de "política". Si en la alfombra rojaPablo Iglesias, con su inesperado esmoquin, Pedro Sánchez, Albert Rivera, Alberto Garzón o Manuela Carmena (más tarde ovacionada) eclipsaban a actores, figurantes y advenedizos, ya en el patio de butacas las habituales reclamaciones de otras ocasiones han sido pocas y tibias.Antonio Resines, presidente de la Academia del Cine, mencionaba en su atropellado y fugaz discurso el IVA y la piratería para inmediatamente aclararque tampoco quería "dar el coñazo". Sólo al final arrancaba una de las pocas sonrisas sinceras al público al homenajear a 'Amanece que no es poco': "Espectadores: Nosotros somos contingentes pero vosotros sois necesarios".

"Me has dado una vida"

La gala arrancaba con emoción tan sincera como engañosa. Sincera porque el discurso de agradecimiento de ese estupendoactor revelación que es Miguel Herrán, con 19 años, tocó el corazoncitode los asistentes y sobre todo el de Dani Guzmán, su director. Guzmán se topó un díacon la mirada de aquel chaval por la calle, se empeñó en que tenía que protagonizar 'A cambio de nada' , le sometió a varias pruebas con nefastos resultados y, sin embargo, poco a poco, golpe a golpe, pulió el diamante en bruto."Has conseguido que un chaval sin ilusiones, sin ganas de estudiar, sin nada que le ilusione ahora quiera hacerlo. Me has dado una vida, Daniel".

Y entre bailes nostálgicos, invocaciones a San Valentín y trucos de magia de primero de Hogwarts, lagala avanzó renqueante. Dani Rovira se paseó más de la cuenta entre el público interpelando a unos y a otros sin mucho que decir mientras Alaska, Rosario, Cayetana Guillén Cuervo o Juan Echanove anunciaban lospremios. En esos primeros compases sutocayoDani Guzmán se emocionaba nuevamente al recibir al Goya a la Mejor dirección novel: "Es muy duro hacer cine en este país. Se lo dedico, sobre todo, a mi abuela. Gracias a ti abuela, me he levantado por ti, eres mi estrella. Mi abuela tiene fechas libres. Cobra mucho pero llena las salas". Antonia Guzmán, feliz entre el público a sus espléndidos 93 años se quedaría más tarde sin el Goya a la Mejor actriz revelación, que ganóIrene Escolar por 'Un otoño sin Berlín'.

¿Y el ministro? Íñigo Méndez de Vigo, dueño de la cartera en funciones de Educación, Cultura y Deportes, pasóuna noche tranquila sólo levemente importunada por el presentador cuando éste le leyó su interminable lista de cargos y baronías: "Usted de menú no ha comido nunca, ¿verdad?". Antes,Rovira se había referido a otro miembro del actual gobierno en fuga con el único picotazo de cierto alcance de la gala a cuenta de la gran reivindicación de la industria: "Yo entiendo que no se baje el 21% del IVA cultural. Si no bajan el IVA de un yate a mí me da igual porque no tengo. Pues lo mismo le pasa a Montoro con la cultura".

"Yo entiendo que no se baje el 21% del IVA cultural. Si no bajan el IVA de un yate a mí me da igual porque no tengo. Lo mismo le pasa a Montoro con la cultura"

Todo se precipitó tras la entrega del Goya de Honor a Mariano Ozores, con 89 años y 96 películas a sus espaldas. La última parte de la gala aceleró el ritmo de entrega de premios sin que en realidad pareciese que pasaba el tiempo. Los galardonados eran expulsados del escenario a mitad del discurso, Serrat cantaba a los fantasmas del Roxy -e intentaba tal vez espantar a algunos de los presentes- y una tamborrada en homenaje a Luis Buñuelcasi al final logró sobresaltar a los espectadores sin desperezarlos. Cuando Mario Vargas Llosa y Elvira Lindohicieron su aparición para desvelar a los mejores guionistas y la escritora advirtió al Nobel que la verdadera protagonista de ese momento era su novia Isabel Preysler -inmediatamente enfocada en su asiento por la cámara'-, la comediaderrapó finalmente en farsa. Ni los dos 'cabezones' finales para elMejor Director y la Mejor Película, que apuntalaron el éxito de Cesc Gay y su 'Truman', lograron borrar el mal sabor de boca.

Premios Goya Cine español
El redactor recomienda