el director estrena ' un día perfecto'

Fernando León de Aranoa: “La etiqueta de cine social no me define”

El realizador vuelve cinco años después de 'Amador' con su película más ambiciosa. Una tragicomedia en la guerra de los Balcanes con Tim Robbins y Benicio del Toro

Foto: Photocall de 'Un día perfecto'.
Photocall de 'Un día perfecto'.

De un barrio de Madrid a la guerra de los Balcanes. Del cine social con el que triunfó a una tragicomedia con mucho humor negro y toques de road movie. Fernando León de Aranoa da un giro de 180 grados a su carrera y estrena su película más ambiciosa con un plantel de actores internacional (con Benicio del Toro y Tim Robbins a la cabeza), un presupuesto más abultado y aspiraciones de estrenar en todo el mundo tras su paso por el Festival de Cannes, donde no convenció a la crítica.

Y aunque haya dejado atrás las historias de la calle, de los ciudadanos de a pie, el director sigue comprometido con las causas que le mueven. En este caso la de la labor de los cooperantes internacionales, a los que conoció en su faceta de documentalista y a los que regala Un día perfecto.

Fernando León cree que es normal que su cine cambie, ya que él también ha cambiado durante este tiempo. “Si siempre contara las cosas desde la misma posición sería horrible, significa que la vida no pasa por mí”, cuenta a El Confidencial tras confesar que las etiquetas con las que siempre se ha definido su cine no le gustan. “Esa etiqueta de cine social o cualquier otra me parece una reducción, yo no me siento definido por ellas, ni siquiera por esa, que es un cine que me gusta. Es verdad que intento hablar de la realidad, pero también me gusta la ficción, jugar con ella, buscar el humor”, explica el realizador.

Un día perfecto nace hace cinco años, aunque realmente es un proyecto que fue forjándose dentro del director desde hace mucho más, cuando conoció la rutina de los cooperantes y le pareció “muy cinematográfica”. “El día más más tranquilo pasan cosas. Hay drama, pero hay mucho humor, que usan como una herramienta para poner distancia sobre lo que están viviendo y poder seguir trabajando”, recuerda León de Aranoa. Pero tuvo que llegar la novela de Paula Farias, Dejarse llover, basada en sus propias vivencias para que todo cristalizara en un guion. Del libro de Farias se quedó la premisa argumental, a la que añadió las emociones y sensaciones que recordaba de su propia experiencia.

La película no habla de ese conflicto en particular, sino de cualquier guerra, de cómo la primera víctima es el sentido común

Así nace una película que desarrolla su historia en los Balcanes, aunque “podría desarrollarse en cualquier sitio”. “La película no habla de ese conflicto en particular, sino de cualquier guerra y de cómo la primera víctima es el sentido común. Eso es aplicable a todas”, justifica. En la película no hay tiros, ni bombas, y el único enemigo al que se enfrentan Mambrú y compañía es la burocracia que les impide cumplir su misión. “Lo que pretendo contar es que todo, en un contexto así, está corrompido. Todos tienen un motivo equivocado para no ayudar o para no hacer las cosas”, analiza León de Aranoa.

De Podemos a Pablo Escobar

Para poder producir Un día perfecto tuvieron que llegar sus actores protagonistas. Robbins y Del Toro apoyaron un proyecto demasiado ambicioso para la industria española y demasiado personal para Hollywood. Entre todos consiguieron un rodaje en el que eran “un grupo de expatriados” que trataban de entenderse entre diferentes lenguas y culturas.

La rutina de los cooperantes es muy cinematográfica. Hay drama, pero hay mucho humor, que usan como una herramienta para poner distancia sobre lo que están viviendoEn los hombros de los oscarizados actores descarga el compromiso de trasladar al espectador la lucha interna entre la vocación y el desencanto. Cada personaje es una cara diferente de la misma moneda, la vida de estos trabajadores tan poco reconocidos..

Tras la guerra de los Balcanes León de Aranoa volverá a sus orígenes, a las calles, para contar el auge de Podemos en el último año. El director sigue rodando el documental sobre el partido político con el que prevé seguir hasta después de las elecciones, aunque avanza que ya se está editando parte del ingente material grabado. "Tratamos de cubrir lo más importante y la idea es llegar a las elecciones, más allá. Como no tienen fecha, no sabemos cuando acabará el rodaje”, cuenta sobre el proyecto.

Tim Robbins y Benicio del Toro en 'Un día perfecto'
Tim Robbins y Benicio del Toro en 'Un día perfecto'

Después de Podemos vendrá Pablo Escobar, el biopic sobre el narcotraficante para el que tiene reparto de lujo (Javier Bardem y Penélope Cruz) y con el que sigue “ajustando cosas de guion” con la idea de rodar a principios de 2016. Se materializa así su anhelado proyecto, con el que volverá a alejarse del barrio que le puso en el mapa del cine español.

Premios Goya

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios