Telecinco Cinema y Atresmedia se disputan el trono de los Goya
  1. Cultura
  2. Cine
dos modelos de explotación, en busca del premio

Telecinco Cinema y Atresmedia se disputan el trono de los Goya

Los dos filmes más nominados, 'El niño' y 'La isla mínima' han sido producidos por las televisiones. Sus encargados analizan su modelo de explotación

Foto: Alberto Rodríguez junto a Javier Gutiérrez y Raúl Arévalo en el rodaje de 'La isla mínima'
Alberto Rodríguez junto a Javier Gutiérrez y Raúl Arévalo en el rodaje de 'La isla mínima'

Rápido repaso a las películas españolas más taquilleras del 2014. En primer lugar, Ocho apellidos vascos, producida por Telecinco Cinema. Segundo puesto para El niño, también en manos de Telecinco Cinema. El bronce lo consiguió Torrente 5, coproducida por Atresmedia Cine, y si miramos un lugar más abajo nos encontramos con La isla mínima, realizada por la misma compañía.

La conclusión es fácil: el cine producido por las televisiones privadas españolas arrasa en la taquilla. Este año Telecinco le ha ganado la partida en las salas a su competidora, pero en los Goya se vivirá una revancha en estaparticular guerra. La isla mínima parte como favorita con 17 nominaciones, mientras que El niño sale desde la segunda plaza con una candidaturamenos.

Ghislain Barrois, consejero delegado de Telecinco Cinema, y Mikel Lejarza, presidente de Atresmedia Cine, creen que el término guerra no responde a la realidad. “No hay guerra en el cine. Es excesivo. En la televisión cada día competimos a muerte porque si un espectador ve Antena 3 deja de ver Telecinco, pero en el cine no es así. Porque alguien vaya a ver La isla mínima no deja de ver El niño”, explica Barrois a El Confidencial, algo que corrobora Lejarza: "¿Guerra? Este es el sector del entretenimiento y las guerras no son entretenidas".

Fumada la pipa de la paz entre ambos, sólo queda que las cabezas pensantes de los dos modelos cinematográficos que triunfan en la industria española analicen las claves de su éxito y del sector.

placeholder Rodaje un monstruo viene a verme


Para el responsable de Atresmedia Cine, el sector es mucho más amplio que productores, directores y actores. “Ellos forman parte del cine, pero no son el cine. El cine son los grandes empresarios que son capaces de mover, producir, lanzar y promocionar las películas en colaboración con ellos”, aclara.

A primera vista podría parecer que ambas productoras comparten un mismo modelo de explotación cinematográfica basadoen grandes estrenosacompañados de una gran promoción. Si bien es cierto que comparten unas herramientas, también lo es que sus estilos difieren, y así lo manifiestan sus responsables.

Dentro de esas 11 obras Lejarza explica que no todas pueden ser como La isla mínima, ya que en la televisión la gente quiere ver todo tipo de historias: dramas, comedias, películas para adolescentes… y esa es la finalidad de su grupo.

En Telecinco Cinema resumen su estilo en una máxima: “Cine de éxito, nada más”. “No tenemos una preferencia ni de género ni de nada. Hacemos desde grandes películas a pequeñas como Carmina y Amén, incluso documentales como Paco de Lucía: la búsqueda. No sería sano apostar siempre por el mismo tipo de cine”, analiza Ghislain Barrois.

Durante los últimos años, Telecinco Cinema ha optado por un estreno de gran presupuesto cada curso: en 2014 ha sido El niño;este año será la coproducción rodada en inglés Regresión, la vuelta de Alejandro Amenábar tras el descalabro de Ágora, ypara 2016 Un monstruo viene a verme, de Juan Antonio Bayona, con la que Barrois no descarta estar presente incluso en los Oscar.

placeholder Mikel Lejarza, Presidente de Atresmedia Cine (Antena 3)

“Ese tipo de cine sólo lo puedes hacer en inglés, y en inglés tenemos dificultades, ya que el Ministerio no le da el mismo trato que al rodado en español. Esto es muy problemático para poner en marcha estos proyectos”, cuenta Barrois haciendo referencia al famoso 5% de producción nacional (realmente un 3%, ya que el restante pueden ser series de televisión) al que están obligados por ley, y para el que las obras rodadas en inglés no computan.

Barrois cree que este año también se ha demostrado que al público español le apetece que le cuenten historias suyas, como Ocho apellidos vascos, pero que las condiciones de cada producción dependen del proyecto: “La peli de Bayona rodada en castellano no funcionaría”, añade.

El sábado tendrá lugar la última batalla entre ambas productoras: los Premios Goya. Viendo los galardones entregados hasta ahora, parece que será La isla mínima la que se lleve el gato al agua, pero ¿cómo de importantes son estos eventos para Telecinco y Atresmedia?

Su oponente en la lona de los premios, Ghislain Barrois, cree que es agradable que se reconozca su labor, pero que, “sin sonar codicioso, lo que nos motiva es el reconocimiento del público”.

Parece que ninguno quiera un Goya que para otros filmes como Magical Girl o Loreak supondría un impulso brutal en la taquilla.

La famosa ley que obliga a las cadenas de televisión a producircine español es, desde su instauración, uno de los frentes en los que los grandes grupos coinciden. Ni Telecinco Cinema ni Atresmedia Cine apoyan una ley que Ghislain Barrois califica de “perversa e injusta”.

“Debería ser una participación libre, y no desde la obligación. Esto crea angustia, porque si un año no encontramos un proyecto digno de producir deberíamos poder no hacerlo. Ahora tenemos que cumplir con la obligación. Esto no pasa en otros países. A pesar de ello, intentamos hacerlo lo mejor posible. No nos escondemos, vivimos con esta obligación e intentamos poner en marcha proyectos que merecen la pena”, añade mientras explica que, a pesar de los éxitos de la empresa (El orfanato, Lo imposible, Ocho apellidos vascos), todavía no hanrecuperadolo invertido en cine durante los últimos años.

Mikel Lejarza comparte este rechazo a la obligación de producir. “Pedimos libertad de criterio editorial, que decida el editor en qué invierte su dinero. Queremos poder decidir cuánto invertimos, en qué contenido audiovisual, en qué género.A nuestro grupo nos gusta el cine. Nos parece un contenido audiovisual de primer nivel para su explotación, pero estamos en contra de la obligación”, zanja.

A pesar de arrasar en taquilla durante los últimos años, Ghislain Barrois y Mikel Lejarza no se atreven a describir la clave del éxito, un éxito que este año ha tocado techo y que ahora hay que intentar repetir.

Con el público no hay receta; sería un error pensar que metiendo un poco de esto y un poco de lo otro vale. Esto no es 'MasterChef', esto es cine, y en cine nunca puedes predecir lo que va a pasar

“Hasta que sacamos Ocho apellidos vascos podías dudar sobre si se podían conseguir estas cifras; ahora sabemos que se puede y nuestro cometido va a ser repetirlas o acercarnos. Pero con el público no hay receta, sería un error pensar que metiendo un poco de esto y un poco de lo otro vale. Esto no es MasterChef, esto es cine, y en cine nunca puedes predecir lo que va a pasar, hay elementos que no controlas”, cuentan desde Telecinco Cinema.

Para Atresmedia Cine el hecho de que sean las cadenas de televisión las que acumulan los éxitos de taquilla no es extraño, ya que ocurre lo mismo en el cine norteamericano: “Allí hay cuatro o cinco grupos que son los que dominan el sector, los grupos empresariales más fuertes. Lo lógico en España es que haya dos o tres grupos de comunicación audiovisual que lideren”, explica Mikel Lejarza.

Dos formas de hacer cine, y un denominador común: la búsqueda del éxito. Y si de paso se llevan unos cuantos Premios Goya mejor que mejor.