entrevista con juan carrión

El maestro que abrió los ojos a David Trueba

Juan Carrión viajó en 1969 a Almería para conocer a John Lennon. Su historia inspiró 'Vivir es fácil con los ojos cerrados', la triunfadora de los Premios Goya

Foto: Juan Carrión en la presentación del libro 'Juan y John' (EFE)
Juan Carrión en la presentación del libro 'Juan y John' (EFE)

La gala de los Goya ya había terminado. David Trueba y Javier Cámara contestaban a los periodistas mientras la gente comenzaba a recoger sus cosas. En un extremo de la sala, sentado en una silla, un hombre de unos 80 años disfrutaba mirando en silencio todo lo que acontecía. Llevaba un goya en sus brazos, cogido como si fuera un bebé, aunque no había subido a recoger ninguno. Sin embargo, muchos se acordaron de su nombre a la hora de recibir el suyo. Se trataba de Juan Carrión, el profesor de Cartagena en el que se basa la película ganadora de la noche: Vivir es fácil con los ojos cerrados.

Carrión cogió su petate en 1966 y viajó hasta Almería para conocer a John Lennon. Quería conseguir que su ídolo comenzara a escribir las letras de las canciones en sus discos, letras que Carrión usaba para enseñar inglés a sus alumnos.

Este maestro, que ha hecho que David Trueba consiga sus primeros goyas, no tiene ningún reparo en hablar con todo aquel que se siente a su lado y le dedique un poco de su tiempo, aunque lo primero que se atreva a decir es, “¿pero qué quieres que te cuente, si sólo soy un viejo?”. Pese a ello, su cara se ilumina cuando recuerda su historia, y la película en la que se ha convertido.

“Me siento emocionado y orgulloso”, cuenta a El Confidencial, refiriéndose tanto a los premios como a un filme que ya había visto dos veces y piensa "ver muchas más”.

Juan Carrión nunca pensó que su pasión por enseñar le llevaría a una entrega de premios y a sostener un goya entre sus manos. “Lo había visto muchas veces, pero no me lo imaginaba. Además este premio es de David Trueba, por el que siento un gran aprecio”, recuerda.

Entre ellos ha surgido una amistad especial, tanto que el propio Carrión aceptó la invitación del director de sentarse en primera fila del auditorio: “Haría cualquier cosa que me pidiera David”.

Ojalá hubiera nacido esta amistad hace mucho tiempo y yo fuera más joven. David Trueba es un hombre al que yo admiro. Es un fuera de serie“Ojalá hubiera nacido esta amistad hace mucho tiempo y yo fuera más joven. David Trueba es un hombre al que yo admiro. Tiene todo lo necesario, es muy trabajador, muy honrado, pero también muy sentimental. Es un fuera de serie. Y su hermano, Fernando, también. Uno no destaca por casualidad”, explica Carrión sobre la familia de cineastas.

Él tampoco triunfó por casualidad. Sus innovadoras clases de inglés revolucionaron Cartagena a finales de los 60. La clave: utilizar canciones de los Beatles para enganchar a los alumnos. En aquella época el grupo no incluía las letras de sus canciones en los discos, y este profesor no conseguía entender todas las palabras de las composiciones. Por ello se plantó en Almería y pidió al mismísimo John Lennon que le ayudara a “completar los espacios en blanco”.

“Me prometió que en el futuro pondría las letras en las caratulas de los discos, y me mandó todas las partituras de ese momento. Cumplió como un caballero. Fue muy buena persona, encantador. Todo lo que prometió, lo hizo”, comenta Juan Carrión, que no duda en definir al grupo británico como “mis amigos”.

Escena de 'vivir es fácil con los ojos cerrados', de David Trueba
Escena de 'vivir es fácil con los ojos cerrados', de David Trueba
Gracias a canciones como "All my loving" o "Help", sus clases se llenaron de chavales que cantaban entusiasmados mientras aprendían inglés, una técnica que Carrión cree fundamental para enseñar. Sobre la educación actual prefiere no ser pesimista, aunque reconoce que “estamos en una época difícil, en un momento de cambio”.

Más crítico se muestra con la poca importancia que se da a los idiomas en España: "Se valora muy poco, y es una equivocación. Si tú ahora te quieres ir fuera… bueno tú tienes suerte de ser español, pero imagínate que eres rumano, o noruego, ¿quién habla noruego? Si no hablan inglés, ¿con quién van a hablar?”.

Juan Carrión todavía no sabía que el Goya que cuidaba con mimo iría finalmente a su casa. David Trueba decidió que el maestro que le abrió los ojos merecía el premio tanto como él. Al despedirnos, no dudó en preguntar si podíamos mandarle un periódico con esta entrevista. Al explicarle que saldría sólo en internet su respuesta no pudo ser otra: “Tranquilo, me lo mandará uno de mis alumnos”.

Premios Goya
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios