'El médico de Budapest': un doctor contra la corrupción de un cacique
  1. Cultura
  2. Cine
ESTRENOS DE CINE

'El médico de Budapest': un doctor contra la corrupción de un cacique

El director húngaro Itsván Szabó, ganador del Oscar a mejor película extranjera por 'Mephisto' en 1981, se reencuentra con Klaus Maria Brandauer en este drama crepuscular

placeholder Foto: Klaus Maria Brandauer es el doctor S en 'El médico de Budapest'. (AContracorriente)
Klaus Maria Brandauer es el doctor S en 'El médico de Budapest'. (AContracorriente)

Aunque en un principio pudiera parecer que una suerte de brecha cultural complica el acercamiento a 'El médico de Budapest', la última película del director húngaro Itsván Szabó —ganador del Oscar a mejor película extranjera en 1981 por 'Mephisto'—, pronto una recuerda que el lenguaje del cine es universal y que Béla Tarr y Miklós Jancsó son dos nombres indiscutibles del cine centroeuropeo para darse cuenta de que se enfrenta a una película con vocación de cine pero factura de televisión, simplemente.

Sin las credenciales de ningún festival europeo y con la propuesta de un drama intimista de senectud, el filme de Szabó rellena una parrilla de languidez estival casi año y medio después del estreno en su país de origen y sin haber conseguido distribución más allá. Como reclamo, la reunión del director con el actor austriaco Klaus Maria Brandauer, con quién había rodado ya tres títulos y con quien no había coincidido desde 1988. Aunque, al parecer, Brandauer tiene conocimientos de húngaro, la sensación es que la voz de su personaje pertenece a un actor de doblaje húngaro. También es curioso que en 'El médico de Budapest' se da la extraña paradoja de que el actor protagonista, Brandauer, es un año mayor que la actriz que interpreta a su madre, Maria Csomós, provocando un pensamiento recurrente de extrañeza cada vez que aparecen juntos en plano: "¿es la madre o la hermana?".

Tráiler de 'El médico de Budapest'

Szabó, que inició su carrera en los primeros sesenta, ha perdido el pulso narrativo que le llevó a Cannes en los setenta y ochenta, pero en su último trabajo recurre a una puesta en escena marcadamente televisiva, sin intención en los planos y con interpretaciones y diálogos subrayados y superficiales. Ni siquiera Brandauer demuestra su tamaño; también es cierto que desde su participación en 'Tetro' (2009), de Francis Ford Coppola, la mayor parte de los proyectos de los que ha formado parte se han estrenado directamente en la pequeña pantalla.

placeholder Otro momento de 'El médico de Budapest'. (AContracorriente)
Otro momento de 'El médico de Budapest'. (AContracorriente)

'El médico de Budapest', el título en castellano del original 'Zárójelentés', que vendría a significar 'último informe', se ha escogido para llegar a un público mayor asiduo, grupo objetivo para cierto tipo de cine dramático que apela a los buenos sentimientos. En este caso, Szabó propone una historia de segundas oportunidades, un relato crepuscular que incita a dejarse llevar por las pasiones después de una vida dedicada al sacrificio por el prójimo y a las decisiones prudentes que acabaron no siendo las correctas.

Brandauer interpreta al doctor Ivan Stephanus, un médico de un hospital de la capital húngara que en su fuero interno desea convertirse en tenor. Casado con una cantante de ópera con la que no parece que le conecte mucha química —ella le reprocha que en su amplia colección de discos no haya ninguno interpretado por ella—, su vida ordenada da un vuelco cuando por falta de fondos el centro donde trabaja cierra. Tras asistir al homenaje que dedican a su padre fallecido, también médico, en su pueblo natal, Stephanus decide volver a casa de su madre y retomar su carrera como médico de familia en el mismo puesto que ostentó su padre durante años. Allí se reencuentra con viejos amores y con las rencillas internas propias de las localidades pequeñas. Sin embargo, el alcalde ha decidido construir un hotel-balneario justo en el edificio donde Stephanus tiene la consulta. La idea es atraer tanto a turistas como subvenciones. Sin embargo, el proyecto se encontrará con la negativa del médico y el cura del pueblo (Károly Eperjes) lo apoyará en su enfrentamiento son el político, que parece esconder intenciones aviesas.

placeholder El húngaro István Szabó escribe y dirige este drama. (AContracorriente)
El húngaro István Szabó escribe y dirige este drama. (AContracorriente)

Szabó toca de refilón las cuestiones políticas que marcaron la historia de Hungría como país satélite de la Unión Soviética. El alcalde representa esa figura caciquil que busca manejar los hilos de la comunidad en la sombra. Tanto el padre Krystóf como el doctor Stephanus y Erzsi (Éva Kerekes), la directora del coro del pueblo, tendrán que soportar cómo las viejas fuerzas del lugar les excluyen y les boicotean, lo que hace que la relación personal entre ellos se refuerce. Sin demasiadas pretensiones, con sinceridad, pero sin tampoco riesgos, 'El médico de Budapest' es una película amable y complaciente, una película pequeña en su naturaleza, que, al menos, sirve de puente para acercarse a la visión del director sobre la cultura tradicional húngara, que, mirándolo por otro lado, no es poco.

Foto: Mads Mikkelsen protagoniza este 'thriller' danés. (La Aventura)
Foto: Matt Damon es Bill Baker, un trabajador de una plataforma petrolífera de Stillwater. (Focus)
Críticas de cine Cartelera y estrenos de cine Cine
El redactor recomienda