'Wrong Turn': sectas, asesinatos y paletos en otra peli más de terror juvenil
  1. Cultura
  2. Cine
ESTRENOS DE CINE

'Wrong Turn': sectas, asesinatos y paletos en otra peli más de terror juvenil

El realizador Mike P. Nelson traslada a imágenes el guion de Alan B. McElroy, quien toma como punto de partida la trama que ya escribió en 2003 para 'Km 666: desvío al infierno'

placeholder Foto: Charlotte Vega y Adain Bradley, en 'Wrong Turn', de Mike P. Nelson. (Selectavision)
Charlotte Vega y Adain Bradley, en 'Wrong Turn', de Mike P. Nelson. (Selectavision)

Al mismo tiempo que el género se abre hueco en los grandes festivales desembarazado de los prejuicios y demuestra la versatilidad y la flexibilidad del terror para ofrecer las propuestas más radicales e innovadoras ('Titane', 'Saint Maud', 'She Dies Tomorrow', por poner algunos ejemplos), la icónica productora alemana Constantin Film (responsable de la saga 'Resident Evil' y de clásicos como 'La sangre de Fu Manchú' de Jess Franco) sigue encomendando sus habichuelas a secuelas, precuelas, 'remakes' y lo que surja en sus apuestas internacionales para el público más juvenil. Y 'Wrong Turn: Sendero al infierno' condensa la naturaleza de estas producciones de presupuesto medio dirigidas al mercado internacional en las que actores no muy conocidos interpretan refritos que suenan a muchas películas que ya hemos visto, popurrís simplemente entretenidos encomendados a directores jóvenes y entusiastas.

Tráiler de 'Wrong Turn: sendero al infierno'

El realizador Mike P. Nelson traslada a imágenes el guion de Alan B. McElroy, quien toma como punto de partida la trama que ya escribió en 2003 para 'Km 666: desvío al infierno' en lo que es un reinicio de aquella franquicia en la que un grupo de adolescentes se pierden en los bosques de Virginia del Sur para acabar topándose con un grupo de caníbales deformes después de años y años de endogamia. Los tiempos y las sensibilidades cambian y la brocha gorda que caracterizaba a las comunidades blancas sureñas pobres de incestuosas y genéticamente defectuosas resultan terriblemente reduccionistas, anticuadas y manoseadas.

placeholder Los protagonistas de 'Wrong Turn'. (Selectavisión)
Los protagonistas de 'Wrong Turn'. (Selectavisión)

Precisamente, el mismo guionista actualiza a los tiempos modernos esa lucha perenne entre el campo y la ciudad: por un lado, un grupo de veinteañeros procedentes de la gran ciudad llegan a Wrenwood, una pequeña localidad en Virginia, desde donde quieren recorrer a pie el sendero que atraviesa los Apalaches. Son lo que ahora se tilda desde el desdén como 'woke' —es decir, personas comprometidas y conscientes de los privilegios y las opresiones que determinan la organización de las dinámicas sociales—, pero también urbanitas que desprecian a los sureños por considerarles poco sofisticados e incultos. Aquello de las dos Españas con lo que tanto nos fustigamos ni siquiera es original de nuestro país: en Estados Unidos, donde transcurre la trama, la ruptura entre el sur confederado y esclavista y el norte unionista y abolicionista sigue existiendo como una herida abierta vista a golpe de color de piel.

Los seis protagonistas son un catálogo del estereotipo de millennial: una pareja de autónomos, homosexuales y racializados; una médica perteneciente a una tribu urbana, una bailarina e historiadora del arte que trabaja como camarera, un fundador de una empresa ecologista, etc. En los Apalaches —una región montañosa y depauperada típicamente relacionada con el estereotipo de 'hillbilly'—, los perciben como niños mimados, vagos privilegiados que, encima, les observan desde una condescendencia insoportable. Una trifulca de bar sirve como catalizador de una cinta de terror de supervivencia en la que los capitalinos se darán cuenta de que, sin tecnología y con excedentes de soberbia, la naturaleza agreste puede convertirse en la horma de su zapato.

placeholder Los Fundamentos son una secta ficticia escondida en los Apalaches. (Selectavisión)
Los Fundamentos son una secta ficticia escondida en los Apalaches. (Selectavisión)

Sin embargo, los autores caen en el mismo pecado señalado: al intentar denunciar las contraprestaciones del prejuicio, tropieza en el mismo: los sureños quedan representados como alcohólicos, racistas y paletos —parece que el agua corriente no ha llegado a la zona—, mientras que, a pesar de la prepotencia de alguno de los protagonistas, los jóvenes metropolitanos se muestran como un dechado de buenas intenciones: "Quiero construir una comunidad en la que la gente se valore por sus capacidades y su carácter, no por su cuenta bancaria ni su color de piel", verbaliza Darius (Adain Bradlei). Después de una serie de encontronazos con los habitantes del pueblo, los seis protagonistas inician la ruta a pie por la cordillera y, al poco tiempo, desaparecen.

Aunque en un inicio 'Wrong Turn' propone la idea de reconstruir la desaparición a través del punto de vista del padre de una de las excursionistas (interpretado por Matthew Modine), el director desecha rápidamente dicha posibilidad para recurrir a un 'flashback' en el que se desvela el periplo del grupo de mochileros para, más tarde, trazar en montaje paralelo la búsqueda del padre y el destino de su hija (a quien da vida la madrileña Charlotte Vega) y sus amigos. Este popurrí de puntos de vista anuncia lo que más tarde será una amalgama inconexa de ideas habituales del cine de terror: una especie de secta primitiva escondida en la naturaleza agreste, rituales paganos, especímenes caníbales que no parecen ni vivos ni muertos... Un festival inconexo de lugares comunes que acaba en una noria de puntos de giro y que sirve como pequeño divertimento para el bochorno estival.

Foto: Una imagen de 'Gomorra', de Mateo Garrone. (Karma Films)
Foto: Las protagonistas de 'Rocks', de Sarah Gavron. (Filmin)

Cartelera y estrenos de cine Días de cine Cine
El redactor recomienda