'Ama': ¿quién dijo que ser madre soltera era fácil?
  1. Cultura
  2. Cine
estrenos de cine

'Ama': ¿quién dijo que ser madre soltera era fácil?

El meritorio debut de Júlia de Paz y Tamara Casellas resigue el abrupto camino de una madre soltera para sacar adelante su vida

placeholder Foto: Leire Marín y Estefanía Casellas, en 'Ama'. (Filmax)
Leire Marín y Estefanía Casellas, en 'Ama'. (Filmax)

El primer largometraje de Júlia de Paz parte de una propuesta de riesgo: centrarse en una protagonista que a priori no despierta demasiada simpatía ni confianza. Pepa (Tamara Casella) es madre soltera y sale de juerga por la noche mientras su hija de seis años Leila (Leire Marín) duerme en casa. Harta de situaciones irresponsables de este tipo, su colega Ade (Ana Turpin), que las acogía en su piso, las echa a la calle. Pepa y Leila se encuentran sin un techo bajo el que dormir. Tampoco tiene demasiada suerte la protagonista con su trabajo precario vendiendo entradas a comisión por la playa para una discoteca de la zona. Y algún que otro "amigo" cercano no se muestra dispuesto a hacerse cargo de ellas. Pepa tiene que espabilarse para salir adelante y, en su caso, la maternidad le supone más una carga que un consuelo. Pero, en medio de estas tribulaciones, también encontrará la ocasión para estrechar lazos con una hija con quien apenas se había relacionado emocionalmente.

No se ofrecen demasiadas explicaciones en 'Ama' sobre por qué Pepa ha acabado en esta situación. Por las conversaciones entre la protagonista y su hija, deducimos que un abuelo de Leila ya no está y que con la abuela las cosas se complicaron, hasta el punto de que solo se la considera un último recurso desesperado. El hecho de que no exista un pasado concreto que justifique sus circunstancias contribuye a otorgar al personaje una dimensión más universal. Pepa podría ser cualquier madre a quien se le han descarrilado las previsiones de vida. La película perfila el retrato de una mujer de carne y huesos alejada de ese arquetipo ideal de maternidad que concibe la experiencia de tener hijos como una forma de devoción, felicidad y entrega absolutas sin debilidades, ni errores ni quejas.

Tráiler de 'Ama'

'Ama' se inscribe en la nueva ola de mujeres directoras que están debutando en los últimos años en el cine español para enriquecerlo con una serie de historias y miradas que se echaban en falta. Muchos de estos títulos de nuevas cineastas, como 'Estiu 1993' de Carla Simón, 'La inocencia', de Lucía Alemany, 'Las niñas', de Pilar Palomero, o la recientemente estrenada en la Semana de la Crítica del Festival de Cannes 'Libertad', de Clara Roquet, suelen centrarse en el tránsito de la infancia a la adolescencia o de la adolescencia a la juventud desde la perspectiva femenina, una experiencia que por razones obvias resulta más próxima a las autoras. De Paz se aproxima sin embargo a la cuestión de la maternidad asumida con una coyuntura a la contra.

El desamparo de madre e hija contrastan con el ruido del ocio sin pausa del lugar

Su filme conecta sobre todo con 'La hija de un ladrón', de Belén Funes, otra ópera prima reciente volcada en el seguimiento de una joven madre soltera que lucha por sacar adelante su vida. Si en esta película el contexto geográfico, el de los barrios periféricos de grandes centros metropolitanos, se asocia muy a menudo a las dificultades sociales, en 'Ama' el paisaje de fondo resulta menos habitual y a la vez más oportuno. La película tiene lugar en su mayor parte en una de esas tantas localidades de la costa española en que la mayoría de la población vive del turismo, ya sea interior o exterior. Poblaciones que a priori no se vinculan a las problemáticas sociales como otros entornos más obvios, y que sin embargo presentan altos índices de precariedad económica. Pepa y Leila por un lado quedan disimuladas en medio de un paisaje en que no es extraño ver a dos personas duchándose en la playa (en su caso, porque no tienen otro lugar donde hacerlo) y por el otro su desamparo contrastan con el ruido del ocio sin pausa del lugar.

'Ama' también supone el (casi) debut en el largometraje de su protagonista, Tamara Casellas, que había intervenido en el corto homónimo anterior de Júlia de Paz que ha sido el germen de este largo. Por lo tanto, directora y actriz llevan trabajando el personaje de Pepa desde hace al menos un par de años. En este aspecto, 'Ama' se inscribe en la tradición cinematográfica que parte del Neorrealismo hasta desembocar en el cine de los hermanos Dardenne y que se desvía momentáneamente en las películas de John Cassavetes, una forma de entender el cine que no interpone máscaras ni filtros entre el objetivo y la actriz protagonista a fin de arrancar de ella una interpretación lo más despojada de artificios posible. La cámara no se aparta en casi ningún momento de Casellas, que se expone totalmente desnuda (a veces de forma literal) ante nuestros ojos. La actriz acarrea sobre sus hombros buena parte del peso del filme y además consigue mostrarse sólida en toda su vulnerabilidad. 'Ama', por tanto, debería suponer el despegue de una carrera estable no solo para su directora Júlia de Paz sino también para su actriz principal, Tamara Casellas.

Foto: El mexicano Everardo Valerio Gout dirige la quinta entrega de la saga de 'La purga'. (Universal)
Foto: Kim Min-hee, a la derecha, protagoniza la última película de Hong Sang-soo. (Capricci)
Cine Cine español Películas Cartelera y estrenos de cine
El redactor recomienda