ESTRENOS DE CINE

'Jumanji: siguiente nivel': reciclaje de clichés superficial y predecible

El dúo Johnson y Hart funciona hasta que la película se ve absorbida por un maremágnum de escenas de acción

Foto: Dwayne Johnson, Jack Black, Karen Gillan y Kevin Hart. (Sony)
Dwayne Johnson, Jack Black, Karen Gillan y Kevin Hart. (Sony)

Aunque 'Jumanji' (1995) fue un éxito de taquilla razonable en su día, lo cierto es que nadie esperaba que 'Jumanji: bienvenidos a la jungla' (2017) fuera capaz de recaudar casi 1.000 millones de dólares en todo el mundo. De ningún modo era una gran película pero sí, al menos, una pasable aventura de acción y fantasía que rendía servil homenaje a su modelo y sacaba buen provecho del carisma de su elenco de intérpretes, al tiempo que suministraba de forma saludablemente excéntrica mensajes sobre la importancia de ser feliz con uno mismo y la de mantener a los buenos amigos. Por todo ello, era inevitable que tarde o temprano tuviera una continuación. Ahora, 'Jumanji: siguiente nivel' se esfuerza por justificar su propia existencia a pesar de que resulta obvio que ha sido diseñada específicamente para replicar la fórmula que tan bien le funcionó a su más inmediata predecesora.

Han pasado dos años desde que los cuatro chavales de aquella película fueron absorbidos por la realidad alternativa de un viejo videojuego llamado Jumanji y que, en su mayoría, regresaron de esa peripecia siendo mejores amigos y personas más seguras de sí mismas. En ese sentido, la excepción es Spencer (Alex Wolff), que no se adapta a la universidad y añora la fuerza y el heroísmo que sintió en la piel de su avatar. Es un sentimiento tan intenso que, cuando regresa a casa por vacaciones, vuelve a adentrarse en el juego y se pierde en él; y sus amigos no tardarán en acudir a su rescate. Lo que sucede después, aunque nominalmente esté en otro nivel, es esencialmente la misma búsqueda; hay una joya robada a los nativos, un malo malísimo y todo tipo de criaturas desagradables y obstáculos que superar en el camino.

Jack Black y Karen Gillan, en un momento de 'Jumanji: siguiente nivel'. (Sony)
Jack Black y Karen Gillan, en un momento de 'Jumanji: siguiente nivel'. (Sony)

Si 'Bienvenidos a la jungla' usó a modo de gag la aparente discordancia física entre los adolescentes protagonistas y sus encarnaciones virtuales, aquí la gracia está en que, en esta ocasión, a los jugadores se les han asignado los avatares intercambiados, y eso por supuesto afecta sus capacidades. Para empeorar las cosas, accidentalmente, Jumanji también ha arrastrado a su interior al abuelo de Spencer, Eddie (Danny DeVito) —en el juego, reconvertido en el viejo 'alter ego' de Spencer, Smolder Bravestone (Dwayne Johnson)— y al viejo amigo de este, Milo (Danny Glover), que recala en el cuerpo del zoólogo Frankling Finbar (Kevin Hart). A partir de esa premisa, los personajes idealizados del juego ya no sirven para que un grupo de adolescentes medite sobre los adultos que aspiran a ser sino para reflejar cómo la edad traiciona nuestros cuerpos. De hecho, mientras el director Jake Kasdan se toma su tiempo para contemplar a Johnson y a Hart comportándose como viejos gruñones, la película resulta sorprendentemente efectiva. Lástima que esos momentos sean rápidamente absorbidos por el maremagno de las escenas de acción.

Los personajes idealizados del juego sirven para reflejar cómo la edad traiciona nuestros cuerpos

El andamiaje narrativo sobre el que la misión de los personajes se apoya es más endeble aún que en la película anterior, pero al menos conlleva una sucesión de cambios de escenario, desde castillos en el hielo hasta medinas del norte de África, pasando por mares de dunas acechadas por cientos de avestruces mortales; en una secuencia especialmente elaborada, los personajes se mueven a través de un laberinto de segmentos de puentes suspendidos que en su mayoría no conducen a ninguna parte y, justo cuando están a punto de darle sentido al rompecabezas, topan con unos mandriles cabreados.

Awkwafina, Dwayne Johnson, Jack Black, Karen Gillan y Kevin Hart en 'Jumanji: siguiente nivel'. (Sony)
Awkwafina, Dwayne Johnson, Jack Black, Karen Gillan y Kevin Hart en 'Jumanji: siguiente nivel'. (Sony)

El problema es que Kasdan demuestra no tener buena mano para coreografiar persecuciones trufadas de efectos visuales. En ellas, no se transmite una sensación de escalada; cada secuencia se convierte de forma inmediata en ruido, furia y caos y, por tanto, ninguna de ellas logra adquirir verdadera envergadura dramática. Como resultado, 'Siguiente nivel' es más aparatosa que 'Bienvenidos a la jungla', pero al mismo tiempo tiene aún menos alcance en términos de historia y personajes. A ello contribuyen tanto el hecho de que buena parte de los chistes en realidad no son más que alusiones a chistes de la película anterior como la aparente negativa de Kasdan a asumir que hasta la historia más absurda necesita ser contada con base en cierto grado de lógica interna.

Cartel de 'Jumanji: siguiente nivel'.
Cartel de 'Jumanji: siguiente nivel'.

En última instancia, estos 123 minutos de metraje no contienen rastro de los miedos existenciales reflejados por la saga en su lejana primera entrega ni de la vaga voluntad satírica esbozada en la segunda; se limitan a reciclar clichés de los 'blockbusters' y de los videojuegos de la forma más superficial y predecible. Lo mismo que 'Bienvenidos a la jungla', decimos, pero peor. Casi hace a uno tenerle ganas al estreno de la próxima entrega, que —si las pistas que se dan al respecto durante los títulos de crédito de 'Siguiente nivel' son de fiar— se saldrá de la fórmula. Casi.

Cine

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios