ESTRENOS DE CINE

'Lo nunca visto': más comedia costumbrista no, ¡por piedad!

El segundo largometraje de Marina Seresesky es otra más de las comedias costumbristas con las que el cine español intenta sanear sus cuentas

Foto: Carmen Machi y Pepón Nieto protagonizan 'Lo nunca visto'. (Filmax)
Carmen Machi y Pepón Nieto protagonizan 'Lo nunca visto'. (Filmax)

Promete lo nunca visto, pero no es verdad. El segundo largometraje de Marina Seresesky es otra más de las comedias costumbristas con las que el cine español intenta sanear sus cuentas. Fue hace tres años cuando Seresesky, argentina afincada en España, decidió poner en pausa su carrera como actriz de teatro y probar suerte como directora de cine. Con dos cortometrajes cómicos en su filmografía, Seresesky se bautizaba con 'La puerta abierta', un drama pequeño e intimista ambientado en el mundo de la prostitución, pero no el de los burdeles, sino en el del día a día de una 'madre' trabajadora, interpretada por Carmen Machi. La osadía le valió dos nominaciones a los Goya —para Machi y Terele Pávez— y la posibilidad de rodar una segunda película: 'Lo nunca visto'.

Sin embargo, es difícil encontrar el gesto delicado de la primera en esta comedia costumbrista que reproduce los peores vicios de este género pandémico de ineludible cita semanal en los últimos años. Desde el propio cartel, que recicla el característico tándem cromático de amarillo y azul —no sea que al espectador le dé por despistarse—, hasta el sempiterno recurso de la frase hecha como título. ¡Veto para los diccionarios de dichos en los despachos de las productoras ya! A lo que hay que añadir la imprescindible reivindicación identitaria, la lucha de sexos y algún que otro chiste picantón de la antigua escuela. En la plantilla, por defecto, también parece venir de serie Carmen Machi, aunque como es habitual vuelve a demostrar su capacidad de dar piel y relieve a sus personajes para escapar del estereotipo.

Marina Seresesky dirige su segundo largometraje, una comedia 'rural'. (Filmax)
Marina Seresesky dirige su segundo largometraje, una comedia 'rural'. (Filmax)

En vez de centrarse en los tópicos nacionalistas o regionalistas de títulos como 'Perdiendo el este' o 'Los Japón', estrenadas este mismo año, Seresesky ha tenido el buen olfato de trasladar al cine dos problemáticas sociales que ocupan gran parte del debate público hoy: la inmigración y la España vaciada. Seresesky partió de un estudio —sobre la acogida de refugiados sirios por parte de pueblos en peligro de despoblación— para plantear esta fábula moral en clave de humor que ataca los prejuicios que existen hacia el medio rural, por un lado, y desde el medio rural, por otro.

Seresesky ha tenido el buen olfato de trasladar al cine dos problemáticas sociales de hoy: la inmigración y la España vaciada

"Jornadas de puertas abiertas en Fuentejuela de Arriba. Ven a conocer nuestro pueblo y disfruta de sus maravillas", invita desde la megafonía de una furgoneta Jaime, el personaje interpretado por Pepón Nieto, nada más empezar 'Lo nunca visto'. A su paso, un cartel de 'Se vende' en el lateral de una casa de piedra situada al borde de un camino estrecho y empinado y vestido de nieve. Las casas en venta se suceden, como aviso del peligro de despoblación a que se enfrenta el pequeño municipio en el que vive Teresa (Machi), amenazado con ser fagocitado por un ayuntamiento más grande. Y ahí se perderían tanto la entidad como la identidad de Fuentejuela. Mientras tanto, un grupo de inmigrantes africanos llega al pueblo huyendo de las autoridades, que les obligarían a volver a su país de origen. Y Teresa encuentra en ellos la solución para la pervivencia del pueblo.

La llegada de inmigrantes pondrá patas arriba el pueblo. (Filmax)
La llegada de inmigrantes pondrá patas arriba el pueblo. (Filmax)

Seresesky, autora también del guion, apunta a lo absurdo del racismo confrontando las tradiciones de unos y de otros, y subvirtiendo el punto de vista. En una escena, los cuatro inmigrantes asisten atónitos a un baile regional con palos bastante menos sofisticado que cualquiera de sus ritos. La hilaridad de las costumbres depende de los ojos que miren. Y la sensibilidad hacia la crítica o la mofa es universal. "Los bailes regionales son horribles todos. El tuyo, el mío, todos", admite Latisha (Montse Pla). 'Lo nunca visto' retrata también la desatención de las administraciones al mundo rural, las carencias de las localidades más aisladas frente a la gran ciudad y la condescendencia de la población urbana hacia los pueblos, pero también la cerrazón de comunidades que se resisten al cambio. Y como explica la teoría de la evolución, la supervivencia pasa por la capacidad de adaptación: "Solo hay dos opciones: integrarse o morir", resume el personaje de Machi.

Cartel de 'Lo nunca visto'.
Cartel de 'Lo nunca visto'.

A Machi la acompaña un reparto amplio y coral con nombres como Jimmy Castro, Jon Kortajarena, Kiti Mánver y Paco Tous, entre otros. Entre todos, representan las dinámicas de ese microcosmos que son los pueblos más retirados, donde persisten ciertas dinámicas de poder, como el caciquismo. También los roles masculinos y femeninos, que empiezan a cambiar con las nuevas generaciones de mujeres, en este caso representadas por el personaje protagonista, que decide presentarse a alcaldesa. Pero a pesar de sus buenas intenciones, la película cae en lo mismo que denuncia, basando su humor en los tópicos y estereotipos mil veces revisitados. Al menos, y es de agradecer, no hay chistes escatológicos, ni de tullidos ni de gitanos. Y eso sí que es un avance.

Cine

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios