estrenos de cine

'La Llorona': el terror puro de la madre fantasma que quiere robarte a tus hijos

La sexta entrega del universo de 'Expediente Warren' adopta una leyenda mexicana para brindar un filme de terror efectivo pero formulaico en torno a un espectro acosador de familias

Foto: 'La Llorona'.
'La Llorona'.

La leyenda de la Llorona juega en México un papel parecido a la del hombre del saco o el coco en nuestro país. Encarna a esa figura terrorífica que aparece por la noche para llevarse a los niños lejos de su hogar hacia un destino oscuro. Pero este mito mexicano tiene una particularidad que le otorga especial interés. En lugar de tratarse de un tipo anónimo y malvado que representa los valores opuestos a la maternidad, la Llorona es ella misma una madre que pretende restituir con hijos ajenos aquellos que ella perdió. Algunas variantes de la leyenda cuentan que la mujer y su retoño murieron durante el parto. Otras aseguran que fue la misma Llorona quién ahogó a su prole como venganza extrema contra el padre, un colonizador español que la había abandonado para casarse con una mujer de su misma condición. Es esta versión más cruel, trágica y terrible la que, por supuesto, adopta la nueva entrega del universo de 'Expediente Warren'.

El filme arranca con un prólogo que nos sitúa en el México del siglo XVII para esbozar el origen de la maldición de la Llorona a partir del personaje de una madre, vestida de blanco como una novia, que ahoga a sus hijos en el río. Seguidamente, nos trasladamos a la ciudad de Los Ángeles en los años setenta. Como la mayoría de títulos de la saga producida por James Wan, 'La Llorona' se ambienta en un contexto de vocación realista alterado por una incursión sobrenatural que acongojará a los protagonistas (y a los espectadores). En este caso, la conexión con el resto de películas que gravitan en torno a 'Expediente Warren' es mínima a nivel argumental y se lleva a cabo a partir de un personaje secundario sin demasiado recorrido, el padre Pérez (Tony Amendola), que también aparecía en 'Annabel'.

La protagonista de 'La Llorona' es Anna Garcia (Linda Cardellini), una asistente social que cuida de sus dos hijos, Samantha (Jaynee-Lynne Kinchen) y Chris (Roman Christou), ella sola desde que su esposo policía falleció. Garcia se encuentra en medio de un caso difícil. Hay sospechas de que una de las personas a quienes atiende, Patricia (Patricia Alvarez), una madre de origen mexicano también sin pareja, podría estar maltratando a sus hijos.

Anna descubre que Patricia ha encerrado a los dos niños en un armario. Los libera ante las protestas desesperadas de la madre y los pone a disposición de los servicios sociales. Esa misma noche, una llamada la avisa de que los pequeños han sido encontrados ahogados en el río. Anna empieza a sospechar que quizá Patricia no sea la responsable de su muerte, sobre todo a partir del momento en que sus propios críos muestran síntomas de ser acosados por una entidad espectral. La Llorona ha emigrado a Estados Unidos...

Sin ahondar en su potencial dramático y político, la película se limita a cumplir con su objetivo: mostrar una trama de terror en un entorno limitado

El planteamiento inicial de 'La Llorona' resulta de lo más interesante del filme, al significar todo aquello que tiene que ver con la idea de maternidad frustrada y paranoica que acarrea el mito. Al fin y al cabo, Anna y Patricia son también madres abandonadas de una forma u otra por sus parejas que sufren por no ser capaces de cuidar de sus hijos como desearían y se enfrentan al mayor miedo de una progenitora: que alguien les quite a los chicos y acabe con ellos.

En la presentación del personaje de Anna, se hace hincapié en sus dificultades para conciliar la educación de Sam y Chris con el ejercicio de su trabajo. Además, el hecho de que ambas tengan orígenes latinoamericanos apunta a un subtexto en torno al desamparo de los hijos y nietos de la inmigración en Estados Unidos.

Aunque esta sea la película más explícitamente ligada a la cultura latina del universo de 'Expediente Warren', sus responsables han preferido no explotar esta lectura inevitable en torno a los niños mexicanos como víctimas de las terroríficas políticas sobre migración del Gobierno Trump, el monstruo que también separa a criaturas indefensas de sus padres.

Cartel de 'La Llorona'.
Cartel de 'La Llorona'.

Sin ahondar en su potencial dramático y político, la película se limita a partir de un momento a cumplir con su objetivo: desarrollar una trama de terror en un entorno limitado y sin necesidad de un gran despliegue de medios. Así, 'La Llorona' se centra en la lucha de Anna para impedir que el fantasma en cuestión secuestre a sus hijos en su propia casa. Para ello, cuenta con la ayuda de un curandero y exsacerdote, Rafael (Raymond Cruz), el único con cierto conocimiento sobre los protocolos para ahuyentar a la infanticida que llora.

Así, el filme mezcla elementos de las películas de casas encantadas con otros de las de exorcismos, para desplegar su repertorio en exceso formulaico de suspense y sustos. El guion, escrito por Mikki Daughtry y Tobias Iaconis, resulta a partir de cierto momento demasiado plano y poco ambicioso a la hora de ofrecer cierto empaque o trasfondo dramático a los personajes.

La dirección del debutante Michael Chaves, en cambio, denota cierta elegancia y efectividad a la hora de poner en escena situaciones mil veces vistas en el cine de terror, sobre todo en aquella secuencias protagonizadas por los niños y narradas desde su punto de vista. 'La Llorona' representa su puesta de largo y no resulta extraño que James Wan le haya encargado la dirección de la tercera entrega de 'Expediente Warren', donde confiemos que Chaves pueda trabajar con un libreto con más enjundia.

Cine
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios