estrenos de cine

'Amityville, el despertar': la casa del terror cada vez aterroriza menos

La enésima entrega dedicada a la mansión maldita, una cinta de terror tan efectiva como excesivamente pulcra, es la primera cinta ligada a Miramax que se estrena tras el caso Weinstein

Foto: Imagen de Amityville.
Imagen de Amityville.

El prólogo de la nueva entrega de la inagotable saga de Amityville recupera imágenes de archivo de los acontecimientos que inspiraron una de las historias de terror más fructíferas del cine contemporáneo. En 1974, Ronald DeFeo Jr. asesinó a sangre fría a sus padres y a sus cuatro hermanos en la residencia familiar. El joven argumentó en su defensa que había actuado siguiendo el dictado de unas voces que se oían en la casa. La patraña no tendría que haber pasado de aquí. Pero la familia que se alojó posteriormente en esa misma localización, los Lutz, siguió alimentando el bulo cuando huyeron del lugar por los supuestos fenómenos extraños y apariciones diversas que allí se producían. El escritor Jay Anson dio cuerpo de relato de terror a la experiencia de los Lutz en 'Horror en Amityville', la novela que inspiró el primer filme de la serie, 'Terror en Amityville' (1979), con James Brolin y Margot Kider. Los hechos reales ya poco importaban, porque teníamos una casa de leyenda en una zona residencial de ensueño del estado de Nueva York en la que convergían todo tipo de elementos fantásticos, desde habitaciones rojas malditas a espectros pasando por exorcismos y 'poltergeists'.

La mansión encantada de Amityville ya ha alojado 18 películas, la última de las cuales se estrena esta semana. El director y guionista francés Franck Khalfoun actualiza la historia a partir de una nueva familia, los Walker, que se instala en el lugar en busca de tranquilidad. La madre, Joan (Jennifer Jason Leigh), ha escogido la casa, que siempre se encuentra a buen precio, porque parece adecuada para cuidar a su hijo James, postrado en la cama con muerte cerebral. La hermana gemela de James, Belle (Bella Thorne), una adolescente de estética gótica (de esta guisa, Thorne recuerda de forma muy oportuna la imagen de la actriz que encarna a su madre de joven), lleva mal que su progenitora esté siempre pendiente del chico, al que ella da definitivamente por perdido. Esta familia compuesta mayoritariamente por mujeres la acaban de formar la hermana pequeña Juliet y su tía Candice.

Khalfoun resigue la difícil adaptación de las protagonistas a este nuevo hogar desde el punto de vista de la traumatizada Belle, que al menos consigue confraternizar con dos colegas en el instituto que la ponen al día del historial de su nueva casa. El caso es que la presencia diabólica que reside en el lugar encuentra en el cuerpo de un chico como James el receptáculo perfecto para reencarnarse por enésima vez.

'Amityville, el despertar'.
'Amityville, el despertar'.

'Amityville, el despertar' se ha estrenado bajo la sombra del escándalo Weinstein. La producción y el estreno del filme ha sufrido múltiples cambios y retrasos desde que en 2011 Dimension Films, la división dedicada al cine de género de Miramax, y Blumhouse Productions, una de las productoras claves en el cine de terror contemporáneo, anunciaron su intención de reanimar la saga. El proyecto fue acumulando cambios y retrasos, hasta el punto de que el resultado final se aleja de la primera idea de acercarse a la casa maldita desde una perspectiva parecida a la de uno de los grandes éxitos de Blumhouse, 'Paranormal Activity'. La accidentada producción del filme chocó además con el estallido del caso Weinstein y el consiguiente hundimiento de sus empresas. De hecho, 'Amityville, el despertar' es le primer filme ligado a los Weinstein que se estrena después del escándalo de la temporada en Hollywood.

El resultado es una cinta de terror funcional y correcta, pero demasiado pulcra y falta de personalidad

El resultado es una cinta de terror funcional y correcta, pero demasiado pulcra y falta de personalidad. La principal aportación de Khalfoun consiste en ofrecer una vertiente dramática muy ligada a ese triángulo que forman la madre, la hija y el hijo en coma. Jason Leigh encarna a una de esas matriarcas capaz de cualquier cosa para salvar a su retoño moribundo. Hasta el punto de que, desde su perspectiva, una posesión diabólica no tiene por qué ser algo negativo si supone reanimar al muchacho. Belle, por el contrario, optaría por desconectar de una vez por todas a su queridísimo hermano. Inspirado por su diabólico inquilino, el chico, por su parte, parece dispuesto a rememorar las hazañas del joven DeFeo.

Cartel de 'Amityville'.
Cartel de 'Amityville'.

Un cineasta con más inspiración o con más libertad creativa que Khalfoun hubiera sabido sacar mucha más punta a unas figuras con todo este potencial de delirio como son la madre amantísima y el hijo poseído, así como a todo el debate en torno a la decisión de mantener enchufada o no a una persona a la que se le ha declarado en estado de muerte cerebral. Sin embargo, aquí el desarrollo es el mínimo para permitir que acontezcan los eventos esperados: la posesión demoníaca, los 'poltergeists' a la hora de la masacre original, los intentos de asesinar de nuevo a una familia y la incursión en la habitación maldita. Al menos, el director homenajea los títulos que iniciaron la serie a través de los comentarios que les dedican los amigos del instituto de Belle.

Cine

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios