exposición

Harry Potter, como un rayo: mapa para ver las estatuas en Madrid en 40 minutos

Las cuatro estatuas de elementos de la película están ubicadas en diferentes puntos de la ciudad hasta el 10 de diciembre

Foto: El Ford Anglia, ubicado en la Puerta de Alcalá
El Ford Anglia, ubicado en la Puerta de Alcalá

Ya lo hizo Marvel con sus superhéroes. El recibimiento de Madrid a Harry Potter va más allá de la exposición que alberga Ifema desde el 18 de noviembre, y es que el Ayuntamiento de Madrid, junto a Sold Out y a Encore, promotores de la exhibición en España, han llenado el centro de la capital con estatuas gitantes de algunos de los ¿personajes? de la saga literaria de J. K. Rowling llevadas a la gran pantalla.

Las réplicas, un total de cuatro colocadas en diferentes puntos de la ciudad, están hechas a mano y podrán visitarse hasta el próximo 10 de diciembre —aunque la exhibición estará en la capital hasta, al menos, finales de enero—.

Desde el Ayuntamiento de Madrid han explicado que esta iniciativa sigue la estela de su colaboración con distintas compañías para "mantener la fuerte apuesta por el cine, la cultura y por la proyección nacional e internacional de la ciudad". "Y sobre todo, aprovechando el escenario de las calles madrileñas para disfrute de la ciudadanía", señalan. Tanto es así que lugares emblemáticos como la Puerta de Alcalá ya han sido escenario de otros acontecimientos culturales relacionados con el cine.

Mapa de localización de estatuas de Harry Potter en Madrid
Mapa de localización de estatuas de Harry Potter en Madrid

Con esta muestra, Madrid se convierte en la primera ciudad del mundo en realizar este avance de la exposición, que ya cuenta con más de cuatro millones de visitantes en las diferentes ciudades por las que ya ha pasado. Pero lo vital de todo esto es saber exactamente dónde están ubicadas estas estatuas, cuáles son y un detalle importantísimo: ¿cuánto tiempo necesitaremos para verlas todas? En El Confidencial os recomendamos un recorrido para poder ver las cuatro réplicas caminando en menos de 40 minutos.

1. Punto de partida: el punto de partida es la Glorieta de Bilbao —también el número 1 en el mapa de la izquierda—. Aquí es donde está uno de los personajes más entrañables de la película. "Dobby no tiene amo. Dobby es un elfo libre". Es la frase que más hemos querido escuchar todos los seguidores de las historias del joven mago Potter saliendo de la boca de este pequeño elfo doméstico que, al final, acaba consiguiendo su libertad. El Dobby de Bilbao mide 1,60 metros.

2. Plaza de Colón. A poco más de diez minutos caminando de la localización del joven elfo encontramos la segunda parada de la ruta, la Plaza de Colón —número 2 en el mapa oficial—, donde se encuentra situado el sombrero seleccionador, el encargado de determinar a cuál de las casas —Gryffindor, Hufflepuff, Ravenclaw o Slytherin— deben pertenecer los estudiantes. Todos recordamos cómo el sombrero, con más de diez siglos de antigüedad, dudó sobre la cabeza de Potter o la cara de temor de su mejor amigo, Ron Weasley, en la ceremonia de selección de su primer año.

Ahora podemos ver en directo una réplica a tamaño bastante ampliado del original: con tres metros de altura y 4,5 de ancho, pero con la misma cara amarga que en las películas.

3. Puerta de Alcalá. ¿Quién no ha querido volar alguna vez? ¿Y si se hace en un Ford Anglia, mucho mejor, verdad? Para llegar a él solo hay que caminar unos nueve minutos hasta llegar a la céntrica Puerta de Alcalá —el número 4, en el mapa original—, lugar elegido para el 105E Anglia de color azul que el padre de los Weasley modificó para poder, entre otras muchas cosas, volar.

La réplica del vehículo tiene un tamaño considerable también: casi 4 metros y medio de largo y 1,4 de ancho.

4. Plaza de Callao. La última parada, o la primera si se quiere hacer en dirección contraria, está a unos 18 minutos caminando de la Puerta de Alcalá. En pleno meollo céntrico de la capital, la plaza de Callao alberga la última joya de la muestra de réplicas de Harry Potter. Y la corona la pone, nada más y nada menos que la Nimbus 2000, la más ansiada escoba voladora, un estupendo ejemplar digno de un buen jugador de 'quidditch' con un precioso mango de caoba. Eso sí, la réplica podría llevar no a uno sino a varios Harrys, ya que mide 2,4 metros de largo.

En total, el recorrido para visitar las cuatro réplicas de elementos de Harry Potter como antesala a la inauguración de la exposición dura unos 40 minutos, más si le sumamos el tiempo que cada uno necesita para tomar las fotos necesarias y compartir este momento con el resto de seguidores de Potter.

Cine

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios