estrenos de cine

'La torre oscura': Hollywood destroza la obra magna de Stephen King

Con un argumento indescifrable, dos grandes actores que no pueden ocultar su desidia y una producción de lo más tormentosa, la película es un desastre rutinario e impersonal

Foto: Idris Elba en 'La torre oscura'. (Sony)
Idris Elba en 'La torre oscura'. (Sony)

Stephen King estará ya acostumbrado a que sus libros inspiren películas terribles —de hecho, él mismo dirigió una de ellas, 'La rebelión de las máquinas' (1986)—, pero aun así lo de 'La torre oscura' le tiene que haber dolido. Después de todo, se basa en un relato épico de ciencia-ficción/fantasía/wéstern que empezó a escribir en 1979 y que encarna su obra magna —suma ocho volúmenes, y es más largo que 'En busca del tiempo perdido'—. Y después de un tormentoso proceso de producción que se ha prolongado durante una década, ahora la criatura se ha convertido en una película inexplicable, llena de efectos especiales aparentemente inacabados, escenas insuficientemente iluminadas y dos actores a menudo infalibles que aquí se muestran incapaces de esconder su desidia.

Quizá la experiencia de quienes han leído los libros sea distinta, pero para quien no lo ha hecho el argumento probablemente resultará indescifrable, en buena medida porque a lo largo de sus escuetos 95 minutos de metraje la película planea a vista de pájaro sobre él despojándolo de todo significado o propósito. Explicarlo es trabajo en balde, pero en fin: un chaval llamado Jake (Tom Taylor) sufre pesadillas sobre un mundo paralelo en el que un pistolero llamado Roland (Idris Elba) está enzarzado en una batalla eterna contra un villano conocido como Hombre de Negro (Matthew McConaughey), que controla un ejército de mostrencos 'minions' dedicados a secuestrar niños de la Tierra con el fin de usar su poder cerebral para destruir el mamotreto del título, un gran punzón que protege el universo del mal.

Idris Elba y Tom Taylos, protagonistas de 'La torre oscura'. (Sony)
Idris Elba y Tom Taylos, protagonistas de 'La torre oscura'. (Sony)

Tras cruzar un portal hacia esa realidad alternativa, Jake se encuentra con Roland, y ambos deciden ir a por el Hombre de Negro; en el proceso se dan un paseo por Nueva York, donde el pistolero hará gala de su vis cómica al entrar en contacto con cosas como la Coca-Cola y los perritos calientes. En ningún momento a lo largo de la historia se nos dan razones que justifiquen por qué, a pesar de que Roland es el personaje central del libro y de que está encarnado por una superestrella, la película prefiere poner el foco en un irritante mocoso.

A pesar de que Roland es el personaje central del libro, la película prefiere poner el foco en un irritante mocoso

En general, 'La torre oscura' funciona como el episodio piloto de una teleserie: esencialmente se nos presenta a los personajes centrales, se nos esboza el universo y se establecen las normas que imperan en él. Pero esas reglas son tan increíblemente complicadas que los diálogos expositivos acaban sumando más minutos de metraje que las escenas de acción. En todo caso, la película parece asumir que toda su audiencia conoce ya los libros y por tanto será capaz de sobreentender la relevancia de todas las piezas de información que nos son arrojadas de forma indiscriminada. Asimismo, la película está increíblemente mal escrita —nada tan ilustrativo en ese sentido como los risibles diálogos de McConaughey— y la estructura narrativa es un desastre, a pesar de que no hay contexto ni desarrollo de personajes, o quizá sea precisamente por eso.

Matthew McConaughey e Idris Elba. (Sony)
Matthew McConaughey e Idris Elba. (Sony)

Dada la amplitud de miras de la obra original, el encargado de llevarla a la pantalla debería ser un director capaz de proyectar universos enteros sobre la pantalla. El danés Nikolaj Arcel, que nunca antes había trabajado en Hollywood y probablemente nunca vuelva a hacerlo, no es ese director.

Cartel de 'La torre oscura'.
Cartel de 'La torre oscura'.

Aunque técnicamente atraviesa múltiples planos de existencia, da la sensación de que toda la película transcurre en un rocoso erial, un pueblo cercano, un espacio futurista en el que el Hombre de Negro maneja unas bolas relucientes, y poco más de una manzana en un barrio de Manhattan. Y lo peor de todo es que, a pesar de que está llena de niños videntes, y magos diabólicos, y viajes interdimensionales, y vaqueros cuyas armas están fabricadas con la espada Excalibur, 'La torre oscura' se las arregla para ser una película rutinaria e impersonal. Su mera existencia resulta desconcertante; la posibilidad de que varias películas más y alguna teleserie vayan a ser producidas a partir de ella es directamente cosa de locos.

Marta MedinaMarta Medina

Cine

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios