Es noticia
Menú
'Wonder Woman': entre el empoderamiento femenino y el objeto sexual
  1. Cultura
  2. Cine
estrenos de cine

'Wonder Woman': entre el empoderamiento femenino y el objeto sexual

Patty Jenkins demuestra que los filmes de superhéroes dirigidos y protagonizados por mujeres pueden ser tan calculados y formularios como los de los hombres

Foto: Gal Gadot protagoniza 'Wonder Woman'. (Warner Bros)
Gal Gadot protagoniza 'Wonder Woman'. (Warner Bros)

Esta película no es solo una película, sino casi un referéndum que decidirá si el público actual está dispuesto a llenar los cines para ver una aventura de superhéroes protagonizada por una mujer. Y al fijarnos tanto en lo que representa corremos el riesgo de ignorar lo que realmente es; una película cuya existencia te hace sentir bien no es lo mismo que una buena película.

Convengamos en que describir 'Wonder Woman' como la mejor película del Universo DC hasta la fecha no es precisamente el más rotundo de los halagos. Podríamos dejar al crío toqueteando la cámara del iPhone mientras echamos la siesta y lo más probable es que el resultado fuera mejor tanto que 'Batman v Superman: El amanecer de la justicia' (2016) o 'Suicide Squad' (2016).

Foto: Gal Gadot es Wonder Woman | Warner Bros. Opinión

Pero el caso es que es mejor. Después de todo, de entrada, es capaz de verle cierto lado gracioso a un mundo en el que la gente con superpoderes habita entre nosotros. Y esta vez al menos se nos permite ver las imágenes y escuchar los diálogos con claridad, y sentir algo más que indiferencia por los personajes —en 'Batman v Superman' era más fácil sentir empatía por Lex Luthor que por los dos héroes titulares—. Nos ofrece una historia coherente y en todo momento nos permite retener la noción del espacio y la geografía. Podría decirse que casi parece una película de Marvel —de hecho, tiene elementos argumentales en común con 'Thor' (2011) y 'Capitán América: El primer vengador' (2011)—, y eso es un cumplido: muchos de nosotros seríamos felices si Marvel jamás rueda otra de sus películas, pero reconózcase que comparadas con las de DC en general son obras de arte.

placeholder Elena Anaya y Chris Pine en 'Wonder Woman'. (Warner Bros)
Elena Anaya y Chris Pine en 'Wonder Woman'. (Warner Bros)

La historia arranca en la isla secreta de Themyscira, bendecida por los dioses, en la que una comunidad de guerreras amazónicas vive al margen de la humanidad; entre esas mujeres semidivinas se encuentra la joven e impetuosa Diana (Gal Gadot), predestinada a ser la más legendaria de todas ellas. La tranquilidad del lugar se quiebra cuando un piloto americano se estrella en la orilla.

placeholder Gal Gadot protagoniza 'Wonder Woman'. (Warner Bros)
Gal Gadot protagoniza 'Wonder Woman'. (Warner Bros)

En cuanto oye las historias acerca de los horrores de la Primera Guerra Mundial, Diana decide que son obra de Ares, el Dios de la Guerra, a quien ella misma debe derrotar para poner fin al ciclo eterno de violencia que asola a la humanidad. Con ese fin la veremos avanzar al frente de un pìntoresco escuadrón de soldados no sin antes, eso sí, pasar media hora de película tratando de acostumbrarse al mundo moderno y a su propio kit de poderes y responsabilidades.

Diana debe derrotar a Ares para poner fin al ciclo eterno de violencia que asola a la humanidad

Tanto en página como en pantalla, el personaje tradicionalmente ha sido un híbrido entre el icono de empoderamiento femenino y el objeto sexual; una guerrera del todo reacia a seguir las normas que imperan en el mundo de los hombres y al mismo tiempo diseñada para poner burro a su público de jóvenes machotes. Aquí Patty Jenkins —que, no olvidemos, es la primera mujer que dirige una película de superhéroes— no hace nada por esconder que la extraordinaria belleza es un rasgo esencial del personaje, pero por otro lado la cámara en ningún momento devora con la mirada a la actriz Gal Gadot a pesar de que el vestuario de la heroína parece haber sido específicamente diseñado para provocar esa reacción.

placeholder Robin Wright es Antíope. (Warner Bros)
Robin Wright es Antíope. (Warner Bros)

Y en todo momento la película enfatiza hasta qué punto el personaje contraviene convenciones sexistas: la vemos repartir leña en un escenario eminentemente viril; se pasa la película dejando en evidencia a los hombres que la rodean simplemente siendo mejor que ellos y, en concreto, en su relación con el piloto, Steve Trevor (Chris Pine), nunca adopta un rol sumiso, todo lo contrario: es él quien en todo momento necesita ser rescatado, y quien babea contemplando las habilidades de ella.

Wonder Woman se pasa la película dejando en evidencia a los hombres que la rodean simplemente siendo mejor que ellos

Puede que la personalidad de su protagonista distinga 'Wonder Woman' de películas de superhéroes previas, pero aun así la película tropieza en las mismas piedras. Su mitología es excesivamente complicada, y su villano resulta ser tan aburrido como en cualquier película de Marvel; asimismo uno podría pensar que 141 minutazos de metraje dan tiempo suficiente para desarrollar a los personajes, y estaría equivocado: las circunstancias de Diana nunca dejan de ser vagas, y obviamente Steve y compañía salen peor parados. Y, después de ofrecernos la típica superbatalla final que entierra a Wonder Woman bajo una montaña de tediosos efectos digitales, la película acaba recordándonos varias veces que "solo el amor puede salvar el mundo" a pesar de que por entonces está claro de que lo que quien lo salvó fue la Mujer Maravilla quitándose alemanes de encima como si fueran los restos de pan de la merienda.

placeholder Cartel de 'Wonder Woman'
Cartel de 'Wonder Woman'

En suma, la Wonder Woman de 'Wonder Woman' probablemente inspire a las niñas a querer ser más que hermosas princesas ansiosas por encontrar su príncipe azul, y les dé la oportunidad de imaginarse a sí mismas como las heroínas de su propia historia. Pero, considerada al margen de su condición simbólica, demuestra las películas de superhéroes dirigidas y protagonizadas por mujeres pueden ser casi tan calculadas y formularias como las dirigidas y protagonizadas por hombres.

Foto: Jessica Chastain protagoniza 'La casa de la esperanza'.
Foto: Ethan Hawke y Sally Jenkins en 'Maudie:el color de la vida'. (Karma Films)

Esta película no es solo una película, sino casi un referéndum que decidirá si el público actual está dispuesto a llenar los cines para ver una aventura de superhéroes protagonizada por una mujer. Y al fijarnos tanto en lo que representa corremos el riesgo de ignorar lo que realmente es; una película cuya existencia te hace sentir bien no es lo mismo que una buena película.

Críticas de cine Cartelera y estrenos de cine
El redactor recomienda