estrenos de cine

'El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares': Burton se marca un gótico 'light'

Con esta adaptación de la novela de Ramson Riggs, el cineasta retorna a un territorio familiar pero demasiado seguro

Foto: 'El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares'.
'El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares'.

No hace falta haber leído el libro de Ransom Riggs que inspira la nueva película de Tim Burton para intuir hasta qué punto era un material perfecto para el director de 'Eduardo Manostijeras'. 'El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares' dispone de un protagonista típicamente burtoniano, Jake, un niño que se siente diferente de su entorno y se refugia en un mundo de fantasía donde su peculiaridad no resulta extraña sino todo lo contrario.

Como también sucede en casi toda la filmografía de Burton, la película opone dos universos. Aquel de la gente 'normal', luminoso pero monótono, aburrido y discriminador, que encarna sobre todo el padre de Jake y se introduce en el filme a través del cartel que nos sitúa en “Florida, the Sunshine State”; y el de los peculiares, que se ajusta a las características más generales del imaginario gótico y al que Jake accede a través de la figura del abuelo Abraham, con sus cuentos y sus fotografías misteriosas.

'El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares': Burton se marca un gótico 'light'

Así, 'El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares' entronca con la tendencia de Burton a actualizar desde cierta posmodernidad la ficción gótica. Los protagonistas infantiles del filme se situarían a medio camino entre los personajes reales de 'Freaks - La parada de los monstruos' de Tod Browning y las versiones juveniles de 'La patrulla X'. Pertenecen a esta tradición reciente del fantástico que convierte la diferencia no en un estigma sino en un superpoder igualmente mal visto por la sociedad. Esas particularidades que caracterizan a los niños y niñas de Miss Peregrine, desde la muchacha que vuela o el chico invisible al jovencito Frankenstein, y que les obligan a vivir apartados del resto, devienen dones sobrenaturales que les permiten enfrentarse a poderosos archienemigos. A la historia no le falta el 'mad doctor' de turno que ejerce de villano, en este caso un Samuel L. Jackson un tanto fuera de registro que parece reciclar para mal su personaje de 'El protegido'.

Sin gamberrismo ni encanto

'El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares' acaba resultando la incursión por parte de Tim Burton en el exitoso terreno de la ficción 'young adult'. Por ello, aunque contenga a primera vista tantos elementos burtonianos y el director lleve en buena parte la historia a su territorio, se echan en falta dos de los rasgos más atractivos del cine del director de 'Bitelchús'. Por un lado, esa vena gamberra tan típica del inicio de su carrera, que volvió a asomar en la imperfecta pero disfrutable 'Sombras tenebrosas'. Por el otro, el encanto oscuro y melancólico que le proporcionó millares de seguidores gracias a filmes como 'Eduardo Manostijeras' o su producción 'Pesadilla antes de Navidad'.

Sin llegar a ser un producto vacuo, el filme desprende este tono desangelado propio de las producciones de Hollywood de acabado perfecto

Sin llegar a ser un producto vacuo, 'El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares' desprende este tono un tanto desangelado propio de las producciones de Hollywood de acabado perfecto. La historia avanza con ritmo, a la manera de relato de aventuras juvenil encabalgado entre dos líneas temporales. Pero se ha llevado a cabo un proceso de vaciado del poso más tormentoso y conflictivo del imaginario gótico para reducirlo a un conjunto de arquetipos sin fondo. Lo que no impide que la película proporcione momentos tan interesantes como esa batalla en el parque de atracciones, que se convierte en un claro homenaje a la lucha de esqueletos que coreografió Ray Harryhausen en 'Jasón y los argonautas', de Don Chaffey.

'El hogar de Miss Peregrine'.
'El hogar de Miss Peregrine'.

Este texto hubiera querido funcionar también a modo de oda a Eva Green, la reina del gótico posmoderno. La actriz francesa, que se dio a conocer con 'Soñadores', de Bernardo Bertolucci, ya trabajó con Burton en 'Sombras tenebrosas', donde se ponía en la piel de porcelana de la trágica amante despechada que convertía la vida del protagonista en un suplicio. Pero ha sido en la más que reivindicable serie 'Penny Dreadful' donde Green se ha consolidado como la gran actriz del fantástico contemporáneo, sobre todo por su capacidad para, tal y como manda el género, desbordar los límites de una interpretación racional. Esa Eva Green que se erige en legítima heredera de Barbara Steele en 'Penny Dreadful' también estaba presente en 'Sombras tenebrosas'.

Pero en cambio no acaba de brillar en 'El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares'. Enfundada en ese traje gótico-glamuroso que ya se ha convertido en una seña de identidad del cine de Burton, Green encarna esta vez a una especie de institutriz con su propio super don: cuidar a esos niños tan especiales como desamparados transformándose en ave si es necesario. Es cierto que las características de Miss Peregrine no invitaban a que la actriz diera rienda suelta a su vena más desfasada. Pero la contención de su personaje da la medida del tono de la película. El atuendo gótico le sienta de maravilla. Pero lo oscuro no va más allá del vestido.

Cine

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios